, ,

10 alimentos increíbles que te ayudarán a prevenir el cáncer de mama.

Hablar de enfermedades como el cáncer, resulta muy difícil para algunas personas. El temor a padecerlo y la poca información preventiva clara que circula, nos vuelve temerosos.  Sin embargo, es necesario estar informados y adoptar hábitos saludables que pueden ayudar a mantener,  este tipo de enfermedades, lo suficientemente lejos de nosotros.

El cáncer de mama es el tipo de cáncer más común entre las mujeres, aunque hay casos en hombres también. Hemos hablado,  con anterioridad, que una detección temprana puede salvar vidas y existen varios indicios que te ayudarán con el diagnóstico. Pero resulta más beneficioso saber que existen métodos para no padecer de cáncer de mama jamás.

Lee también: “10 señales que pueden indicar un cáncer de mama

Si bien existe cierta predisposición genética según la historia clínica familiar, también puedes tener en cuenta algunos factores determinantes. La vida sedentaria y una alimentación basada en productos procesados y grasas, aumentan los riesgos de contraerlo. Realizar ejercicio y llevar una vida medianamente saludable son suficientes para mantener una salud fuerte. Aunque de ningún modo se debe descuidar la alimentación.

La sabiduría de la madre naturaleza, nos acerca los elementos necesarios para curarnos, pero también para prevenirnos. Por este motivo, hoy te traemos 10 alimentos que no pueden faltar en tu dieta cotidiana si quieres mantener el cáncer de mama alejado de ti.

10 alimentos poderosos para prevenir el cáncer de mama. 

Lee también:10 consejos para prevenir el cáncer de mama

1.Zanahorias.

Estudios recientes han confirmado que la ingesta regular de alimentos ricos en beta carotenos, como la zanahoria, reduce en un 17% las probabilidades de padecer cáncer. La investigación hizo foco en mujeres de diversas edades, confirmando que la ingesta de beta caroteno debía ingerirse tres veces a la semana. Otros alimentos ricos en beta carotenos son las batatas y la calabaza.

Dosis recomendada: una taza de zanahoria cruda, al menos tres veces por semana.

2.Brócoli.

El brócoli es un alimento que no puede faltar en tu dieta nunca, debido a la gran cantidad de nutrientes esenciales para la salud que posee. Es fácil de cocinar y delicioso. Se lo considera uno de los vegetales más anticancerígenos que existe debido a que contiene sulforafano. El sulforafano es un compuesto capaz de combatir y eliminar las células cancerígenas. También, evita su crecimiento y reproducción, atacándolas desde la raíz. Todas las verduras crucíferas (ahora denominadas Brasicáceas) contienen sulforafano.

Dosis recomendada: Una taza de brócoli crudo o cocido al vapor, tres veces a la semana.

3.Repollo.

Según un estudio publicado hace algunos años atrás, se estudió el caso de mujeres que consumían repollo de forma regular, comparadas con aquellas que lo hacían de forma esporádica. Se descubrió que las mujeres que ingerían repollo cuatro veces a la semana, eran 72% menos propensas a padecer cáncer de mama. Esto se debe a que el repollo es rico en mirosinasa, enzimas y glucosinolatos capaces de mantener la salud del organismo en óptimas condiciones.

Dosis recomendada: Media taza de repollo cocinado, cuatro veces a la semana.

4.Tomate.

El tomate es un alimento maravilloso y muy fácil de preparar. En cualquiera de sus presentaciones, el tomate puede ayudar a su salud considerablemente; ya sea en salsas, crudos, asados, etc. Esto se debe a que el tomate es rico en antioxidantes capaces de prevenir enfermedades crónicas y excelentes para combatir el cáncer de mama. La mayor concentración que presenta, es de un antioxidante denominado licopeno. El licopeno evita el desarrollo de los tumores y detiene la reproducción celular de las células cancerígenas.

Dosis recomendada: Un tomate al menos tres veces a la semana.

5.Ajo.

El ajo, tan utilizado en la medicina natural por ser un excelente antibiótico y antiviral, también es recomendable para prevenir el cáncer de mama. El principal compuesto del ajo se denomina ajoeno y es muy eficaz para combatir y prevenir el cáncer de mama. Agrega ajo picado a tus ensaladas o finamente picado en tus aderezos.

Dosis recomendada: Media cucharada de ajo fresco, dos veces a la semana.

6.Nueces.

Las nueces son una fuente rica de ácidos grasos Omega 3. Junto con los fitoesteroles que aporta, son muy buenas para fortalecer la salud cardiovascular. Además, entre sus múltiples propiedades, las nueces son capaces de relentizar el crecimiento de las células cancerígenas, evitando la formación de tumores.

Dosis recomendada: 30 gr de nueces, tres veces a la semana.

7.Setas.

Según las investigaciones, los hongos son capaces de reducir el riesgo a padecer cáncer. Esto se debe a que los ácidos grasos que aportan las setas son capaces de detener la producción de estrógeno. El estrógeno es una de las principales causas que permiten el desarrollo de los tumores.

Dosis recomendada: Una taza de champiñones crudos, dos veces a la semana.

8.Arándanos.

Los arándanos son el alimento natural con más antioxidantes que existe. Posee antocianinas que refuerzan el sistema inmunológico, combaten los radicales libres y evitan el crecimiento de las células cancerígenas. Para aprovechar al máximo sus propiedades, ten en cuenta que los arándanos silvestres y los orgánicos poseen el doble de antioxidantes que los arándanos comunes del mercado.

Dosis recomendada: Una taza de arándanos, tres veces a la semana.

9.Melocotón.
El melocotón posee flavonoides y fitonutrientes capaces de fortalecer la salud en general e impidiendo el crecimiento de las células cancerígenas. Los antioxidantes de esta fruta combaten sólo a las células dañinas, sin atacar las células benignas. Otra fruta que actúa de forma similar es la ciruela.

Dosis recomendada: Un melocotón, dos veces a la semana.

10.Salmón.

El salmón es rico en ácidos grasos Omega 3. El Omega 3 reduce las células del cáncer de mama; también es antiinflamatorio y disminuye el daño celular. Ingiere sólo el salmón que conozcas su origen, ya que puede estar contaminado con mercurio u otras sustancias tóxicas que resultan cancerígenas.

Dosis recomendada: Una porción de salmón, dos veces a la semana.