,

10 usos que desconocías para las bolsitas de gel de sílice

Quizás no lo conozcas como gel de sílice, pero estamos haciendo referencia a un producto con el que nos cruzamos a diario. Específicamente, son las pequeñas bolsas que están dentro de las cajas de zapatos o dentro de nuestros bolsos nuevos, con el objetivo de evitar la humedad.

Lee también: “10 usos que no conocías sobre las aspirinas que te harán amarlas aún más”

El gel de sílice es una forma granulada y porosa de dióxido de silicio, fabricado a partir de silicato sódico, un compuesto de vidrio. Es envasado en pequeñas bolsas frágiles transpirables y luego conservadas dentro de nuestros productos nuevos. Los especialistas recomiendan retirar las bolsas una vez que usemos el producto. Pero ¿qué hacer con el gel de sílice? ¡Existen muchos usos que puedes aprovechar antes de desecharlo!

Otros usos que puedes darle al gel de sílice.

Este gel puede reciclarse y utilizarse para muchas funciones. Vale aclarar que el sílice no es tóxico en sí mismo, sino que suelen mezclarlo con sustancias tóxicas, como el cloruro de cobalto, para potenciar sus efectos.

Lee también: “10 usos medicinales que no conocías del Vicks VapoRub”

Si al abrir las bolsas de sílice notas que las perlas son de color azulado, tienen agregados de toxinas y se volverán rosas al hidratarse. Las perlas seguras son aquellas que tienen una tonalidad transparente o blanquecina. Presta mucha a atención a las inscripciones que vienen en la bolsa, ya que allí deben aclarar si existe un añadido tóxico.

1. Para secar las flores:

Si deseas conservar intacta esa bella flor que te regalaron, puedes hacerlo con los geles de sílice. Para ello, coloca una capa de geles de sílice en un recipiente hermético. Sumerge la flor en ellos y cúbrela con más geles hasta taparla por completo. Cierra el recipiente y deja reposar por dos días aproximadamente (nunca más de 5).

2. Para proteger la plata:

Si tienes muchos accesorios de plata, debes saber que con el tiempo y el poco uso, tienden a mancharse por la humedad del ambiente. Evita esto colocando una bolsita de geles de sílice en tu joyero.

3. Para proteger las fotos:

El papel donde se revelan las fotos se daña con el paso del tiempo. Puede ajarse, resquebrajarse y decolorarse. Para evitar el daño, introduce una bolsa de gel de sílice donde conservas tus fotos.

4. Para prevenir el olor a humedad:

Esto puede funcionarte si tienes niños que practican deportes o natación, incluso para ti mismo. Cuando guardamos ropa mojada, o húmeda, en los bolsos o mochilas, el mal olor a humedad se impregna en las paredes de esta. Para prevenir el mal olor, coloca una bolsa de geles de sílice.

5. Para evitar el óxido.

Si tienes piezas metálicas guardadas por allí, evita que el tiempo las cubra de óxido conservándolas con una bolsa de gel de sílice.

6. Para conservar semillas.

Si conservas semillas, sabes que no pueden estar expuestas al aire libre ya que la humedad y el viento pueden perjudicarlas y hasta pudrirlas. Consérvalas adecuadamente junto con estas bolsitas.

Lee también: “7 usos del bicarbonato de sodio que te volverán una persona más atractiva”

7. Para secar el móvil.

Si tu teléfono ha sufrido algún tipo de accidente y se ha mojado por completo, debes buscar la manera de secarlo rápidamente antes de que el agua dañe el aparato. Una de las maneras más conocidas es sumergir el teléfono móvil en arroz. Sin embargo, si deseas evitar el polvillo que quedará adherido, también puedes cubrirlo de perlas de sílice; las cuales absorberán la humedad completamente.

8. Para evitar la condensación en el carro.

Si quieres evitar que los vidrios de tu carro se “empañen”, evita la condensación colocando unas cuantas perlas de sílice cerca de las ventanillas y en el parabrisas.

9. Para las cajas de los gatos.

Si deseas que las piedras sanitarias te duren por más tiempo, esparce unas perlas de sílice en la caja y se encargarán de absorber la humedad de forma más rápida.

10. Para guardar los lentes de las cámaras fotográficas.

Evita que las lentes de la cámara se estropeen guardándolas con una bolsita de sílice en el interior del estuche.

Lee también: “7 usos para la sal común que probablemente desconoces”