11 Hábitos que aceleran tu metabolísmo

Como acelerar el metabolísmo en 11 simples habítos

Un buen metabolísmo, hace que los nutrientes y proteínas lleguen de la manera adecuada a nuestras células, manteniéndo así nuestra buena salud en general. Cuando nuestro metabolísmo es demasiado lento, las fucniones del organísmo se entorpecen, perjudicando así a nuestra salud y ocasionando sobrepeso. Hoy te mostraremos 11 sencillos hábitos mediante los cuales podrás acelerar el metabolísmo y cuidar sí tu salud en general.

11 Hábitos para acelerar el metabolísmo

 

1. Come en hora

Nuestro organísmo es demasiado inteligente, tanto que es capaz de saber a qué hora comeremos nuestra próxima comida, de tal manera que gastará todas las energías reservadas teniéndo en cuenta estos horarios de comidas.

Cuando nuestros horarios de comidas no son precisos, el organísmo no sabrá de manera exactacuanta energía deberá gastar o reservar, ya que no sabrá cuando llegará la próxima comida para reponer la energía gastada.

Comer cada 3-4 horas en porciones pequeñas, es la mejor manera de acelerar el metabolísmo y de enseñar a nuestro cuerpo a administrarse correctamente en cuanto a reservas de energía.

2. Toma líquido en abundancia

Cuando el organísmo se encuentra deshidratado, nuestro hígado se encargará de reestablecer reservas de líquido en lugar de quemar calorías, por lo que cuanto menos líquido tomes, más lento se quemarán tus calorías.

3. Consume lácteos

El calcio es elemento fundamental a la hora de acelerar el metabolísmo. Los nutrientes proporcionados por el calcio a nuestro organísmo, juegan un papel primordial al momento de quemar grasas y desarrollar nuestros músculos.

4. Realiza ejercicio

Cuando estamos en movimiento, nuestro metabolísmo se acelera y nuestras grasas se queman de forma más rápida. Los ejercicios de pesas suelen ser los más efectivos al momento de quemar grasas, ya que los músculos consumen un gran número de calorías, haciéndo así que nuestro metabolísmo funcione de manera más ágil.

Corre, camina, baila, utiliza aparatos en el gimnasio…¡Mantén una vida activa!

5. Levántate temprano

¿Sabías que los primeros rayos de luz de la mañana pueden ayudar a acelerar el metabolísmo?

La luz matutina ayuda de manera muy efectiva a que tu organísmo regule sus procesos biológicos relacionados con el día y la noche, lo que hace que la energía de tu cuerpo sea controlada de manera más fácil.

6. No olvides los carbohidratos

Los carbohidratos estimulan de gran manera la producción de serotonina en el cerebro (la hormona de la felicidad), por lo que cuando consumes pocos carbohidratos, tu organísmo se mostrará mucho más desconforme, haciéndo así que tus niveles de placer bajen y el estrés y el cansancio aumenten.

Un organísmo cansado y estresado, realizará sus funciones de manera mucho más lenta a lo habitual.

7. No comas golosinas entre las comidas

Cuando comes entre comidas alimentos poco sanos, como las golosinas y la comida chatarra, tu metabolísmo se enlentecerá, ya que habrá mucho más grasa para consumir.

Comer entre comidas, contribuye de gran manera al aumento de peso.

8. Utiliza sal yodada

¿Sabías que la falta de yodo en el organísmo afecta de manera directa a la glándula tiroides, la cual se relaciona directamente con el proceso de metabolísmo? Intenta consumir sal yodada en lugar de sal marina, para proteger a tu salud en general y acelerar el metabolísmo.

9. Consume más comida orgánica

Cuida tu alimentación; los alimentos procesados y colmados de sustancias y productos químicos, afectan de manera directa a nuestro organísmo, retrasando así sus fucniones básicas, como el proceso de metabolísmo.

10. Cuida el hierro en tu organísmo

La deficiencia de hierro, hace que nuestros músculos no reciban la cantidad adecuada de oxígeno, lo que afecta a la salud de nuestro organísmo en general. Si sufres de deficiencia de hierro, consume más pescado, carnes y manzanas.

11. Evita el estrés

Esto es un punto básico al momento de acelerar el metabolísmo. 

El estrés y la ansiedad afectan de manera directa a la glándula tiroides, la cual maneja nuestro metabolísmo.