,

12 consejos para desinflamar el vientre

Ya sea por cuestiones estéticas o por comodidad, vernos con el vientre inflamado es molesto. La ropa no nos sienta bien, sentimos pesadez en el cuerpo y afecta seriamente nuestra autoestima. Si asistimos a un evento o reunión, queremos vernos bien y saludables, la inflamación nos hace sentir incómodos y desmejorados.

Son variadas las causas por las que nuestro vientre se hincha. Acumulación de gases, mala alimentación o síntoma de alguna enfermedad que nos aqueja, como la gastritis o el estreñimiento. No importa cuál sea la causa, todos queremos sentirnos bien, que nuestro abdomen no se vea abultado y que la ropa no nos ciña.

En este artículo te brindaremos algunos consejos importantes, a tener en cuenta, para desinflamar tu vientre de manera rápida y natural. Y para que luego, no vuelva a inflamarse.

  • Disminuye el consumo de sal.

Consumir sal en exceso es una de las principales causas de la retención de líquidos, lo que nos hace sentir más pesados e inflamados. Ten en cuenta que no consumimos sal sólo como condimento de nuestras comidas y ensaladas. A diario, ingerimos alimentos con mucha sal sin advertirlo como quesos, snacks, panificados, etc.
Mejor reemplázala por especias y limón para condimentar tus comidas. Ten cuidado con los picantes como la pimienta, nuez moscada o el chile ya que pueden producir inflamación en la zona superior del abdomen.

  • Bebe mucha agua.

Al contrario de lo que se cree normalmente, consumir abundante agua nos ayuda a combatir y prevenir la retención de líquidos. Además nos mantiene hidratados y ayuda a combatir el estreñimiento, otra causa de inflamación de vientre. Recuerda que la dosis recomendada de agua es de 2 litros por día.

  • Comer pausadamente.

Si vas a ingerir tus comidas, tómate el tiempo necesario para disfrutar de cada bocado. Siéntate y come despacio, masticando bien y siendo consciente del alimento que llevas a tu bica. Este hábito es muy saludable ya que el cerebro brinda sensación de saciedad más rápido que si comieras velozmente. Esto se debe a que realizas una mejor digestión, lo que previene un abdomen inflamado. A su vez, la saciedad evita que sigamos “picoteando” alimentos fuera de hora.

  • No consumas bebidas gaseosas.

Aunque parezca una obviedad, muchas personas tienen tan naturalizado este consumo que no lo pueden advertir. Consumir bebidas gaseosas provee al cuerpo de más gas que va directamente hacia el abdomen.
Por otra parte, los refrescos contienen demasiada cantidad de azúcar que fija las grasas y aporta calorías vacías. Es decir, nos hacen aumentar mucho de peso.

  • Más frutas y verduras en tus comidas diarias.

Son los alimentos más saludables que existen. Te aportarán vitaminas, minerales y antioxidantes indispensables para tu salud. Promueven el correcto funcionamiento del organismo para que puedas sentirte con energías y ligero. Además, la fibra evitará el estreñimiento y mejorará la digestión. Son buenas para la retención de líquidos, refuerzan el sistema inmunológico, ayudan a quemar grasa y combaten la hinchazón abdominal.

A su vez, los vegetales cocidos ocupan mucho menos espacio en los intestinos, por lo que inflaman menos también. Puedes cocinarlos al vapor que son mucho más sabrosos que hervidos en agua y pierden menos nutrientes.
Los más recomendados son la zanahoria, la naranja, el melón y los duraznos.

  • Evita los alimentos que producen gases.

Aunque sean muy nutritivos, existen alimentos que al ingresar a nuestro organismo nos llenan de gases. Si te sientes hinchado y pesado, evita consumirlos por un tiempo, pues sumarás otro problema a los que ya te aquejan: flatulencias y más gases. Los alimentos poco recomendados son: frijoles, arvejas, lentejas, coliflor, brócoli, repollo, cebollas y pimientos.
No los elimines de tu dieta, más bien suspéndelos por un tiempo. Son muy buenos para la salud, cuando te sientas mejor vuelve a consumirlos moderadamente.

  • No ingieras alimentos fritos.

Estos alimentos resultan muy pesados para el organismo. Su digestión es extremadamente lenta, lo que provoca que el cuerpo se inflame. El estómago e intestinos se llenan de ácidos y gases.
También, el ingerir muchas grasas y sodio engorda y favorece la retención de líquidos.

  • Porciones más reducidas.

Debes comer hasta que te sientas satisfecho, no hasta explotar. Es mejor consumir pequeñas porciones a lo largo de todo el día, que una sola muy abultada. De esa forma, mantienes el sistema digestivo siempre funcionando y recibiendo pequeños bocadillos. Comer todo de una sola vez ralentiza el proceso de digestión.

  • Consumo moderado de fibra.

La fibra es el principal nutriente para combatir el estreñimiento y promover la correcta digestión. Los especialistas recomiendan consumir fibra a diario para un correcto funcionamiento del organismo y evitar la inflamación estomacal. Sin embargo, si te excedes puedes producir una distención abdominal y el efecto será completamente contrario al que estabas buscando.

  • Un poco de ejercicio.

Realizar ejercicios nos mantiene activos y saludables. Estimula la circulación sanguínea, evita la retención de líquidos, mejora la digestión y nos permite quemar calorías. Puedes realizar algunos ejercicios enfocados en el abdomen para lucir un vientre desinflamado.

  • Consume menos carbohidratos.

Los carbohidratos son almacenados en el organismo como glucógeno. El glucógeno es otra de las principales causas de retención de líquidos.
Los carbohidratos refinados, como las harinas blancas, son calorías vacías que sólo promueven el sobrepeso, sin aportar ningún nutriente al organismo.

  • No mastiques chicle.

La goma de mascar estimula el proceso digestivo pero no existe alimento para digerir. Por lo que el cuerpo comienza a llenarse de ácidos y gases que inflaman el estómago y los intestinos.