,

13 cosas que debes saber sobre la fibromialgia.

La fibromialgia es una afección severa y difícil de sobrellevar. Se caracteriza por un dolor crónico en los músculos y huesos de todo el cuerpo. Si bien puede afectar a cualquiera, las mujeres son más propensas a padecerla.

Lamentablemente, estos dolores están acompañados de muchos otros síntomas como el insomnio, fatiga crónica, cefaleas, rigidez articular y hasta depresión. Debido a que no existe un tratamiento específico, los pacientes buscan una manera de sobreponerse y seguir adelante con su vida de la forma más normal posible. La fibromialgia no se considera una enfermedad en sí, sino un amplio espectro de síntomas. Los avances medicinales apuntan a apaliar esos síntomas y devolver calidad de vida a los pacientes que la sufren.

13 aspectos que debes conocer acerca de la fibromialgia.

Aunque no conozcamos su origen, es bueno saber de qué forma podemos terminar con los síntomas. Hoy te contamos 13 aspectos que debes conocer para aliviar esta afección y qué estrategias llevar a cabo para disfrutar de la vida plenamente.

Conoce las posibles causas que pueden originar la fibromialgia:

Los síntomas de la fibromialgia difieren de paciente a paciente, no existe un cuadro sintomático idéntico. Es por esto que resulta muy difícil llegar a su diagnóstico. Sin embargo, el Colegio Americano de Reumatología (ACR) afirma que hay ciertas causas que podrían originarla y que sí resultan comunes a los pacientes con fibromialgia.

1.Trastornos en la glándula tiroides.

Los pacientes que padecen problemas en la tiroides, experimentan fatiga, problema de sueño y dolores articulares. Los investigadores expresan que, muchos pacientes con fibromialgia, al ser tratados por sus problemas tiroideos, pudieron aliviar muchos síntomas.

2.Deficiencia nutricional.

El ACR afirma que los pacientes con fibromialgia carecen de vitamina B12, D y de magnesio. Tratar esta deficiencia también servirá para poner fin a muchos síntomas.

3.Bacterias en el intestino delgado.

El intestino alberga numerosas bacterias que funcionan beneficiando al organismo, ayudando y protegiéndolo de diversas enfermedades. Muchos pacientes con fibromialgia poseen un intestino permeable, esto quiere decir que muchas bacterias nocivas lo traspasan y se alojan en el torrente sanguíneo. Cura tu intestino para recuperarte mejor.

4.Intolerancia al gluten.

Erróneamente creemos que la intolerancia al gluten sólo se manifiesta a través de problemas gástricos. Sin embargo se puede manifestar de diversas formas: problemas neurológicos, cansancio crónico, depresión, problemas en la memoria, dolores musculares y más. En total, se lo relaciona con aproximadamente 55 enfermedades. Asegúrate no ser intolerante al gluten consultando con un especialista.

5.Problemas con la candidiasis intestinal.

La Candida es una levadura alojada en los intestinos. Cuando aumenta excesivamente y de manera abrupta, puede producir daños en los intestinos. Los síntomas también son: problemas en el sueño, fatiga, confusión, etc.

6.Mutaciones genéticas.

Parece que existe algún tipo de predisposición genética a padecer fibromialgia. Específicamente, es el gen MTHFR el que ocasiona algunos problemas y puede ser detectado a través de pruebas médicas: impide que el organismo sintetice el plomo, el mercurio y que se desintoxique correctamente.
Conoce tratamientos no farmacológicos:
Además de los medicamentos recetados que te ayudarán a aliviar los dolores, sabemos que el día a día es muy complicado para los pacientes con fibromialgia. Existen técnicas y métodos que ayudan con el estado de ánimo, la parte psicológica, la espiritualidad y la nutrición, ayudando a relajar el cuerpo y devolver la vitalidad.

7.Aprende técnicas de relajación.

Organiza tu día de tal forma que encuentres momentos sólo para ti. Aprende técnicas de relajación, respiración profunda o meditación que te ayuden a liberar tensiones, el estrés y todas las preocupaciones. Recarga nuevamente energías para continuar.

8.Realiza cambios en tu dieta.

Evita los alimentos que inflaman: azúcar refinado, sal, productos de bollería industrial, golosinas, carnes rojas, lácteos, refrescos y embutidos.
Consume aquellos que te ayudarán a alcalinizar el cuerpo: pescado azul, aguacates, aceite de oliva, frutas frescas orgánicas, de ser posible con piel y crudas, no en batidos (especialmente las ricas en vitamina C). También verduras frescas y crudas como tomates, cebollas, pimiento, etc. Legumbres, linaza y semillas de chía.

9.Realízate masajes y practica ejercicios descontracturantes.

Algunos especialistas brindan masajes para aliviar los dolores corporales. Solo necesitas tres sesiones de 30 minutos a la semana. Notarás aproximadamente un 30% menos de dolor, combatirás los problemas de sueño y disminuirá la rigidez articular.
Conoce otros aspectos importantes:

10.Crea un diario de síntomas.

Como la fibromialgia es una afección que abarca muchos síntomas, realiza un diario donde puedas detallar mejoras y recaídas. Describe qué actividades realizaste, alimentación, preocupaciones, etc. Esto te ayudará a conocer qué factores te resultan perjudiciales y cuáles beneficiosos.

11.Investiga métodos alternativos.

Siguiendo con la idea anterior, también puedes investigar otros métodos alternativos que ayuden a tu cuerpo y tu enfermedad. Además de la medicación que recete tu médico, todos tus síntomas pueden aliviarse a través de algún otro tratamiento que a ti te beneficie como terapias psicológicas, aromaterapia, etc.

12.Busca apoyo familiar.

La contención, una palabra de aliento, un oído dispuesto, a veces es todo lo que se necesita para seguir adelante.

13.Sé dueño de tu propio cuerpo.

La enfermedad no puede dominar tu vida, el dolor no debe tenerte como prisionero, busca ayuda y encuentra la manera de salir adelante, de renovar la esperanza. Intenta llevar una vida normal dentro de tus posibilidades.