,

13 frutas curativas que te volverán la vida más simple. ¡Trata estas 13 enfermedades de manera segura y deliciosa!

La palabra fruto deriva de la palabra en latín frui, que significa “para disfrutar”. Además de su delicioso sabor, las frutas poseen grandes propiedades sanadoras. La mayoría de nosotros las incluimos en nuestras dietas porque su aroma, color y gusto agradable nos mejoran el día y la dieta. Aunque las frutas curativas son algo indispensable si queremos gozar de buena salud.

Sin embargo es necesario conocer que, además de nutritivas, las frutas pueden resultar ser unos excelentes remedios naturales capaces de combatir diferentes enfermedades de nuestro organismo. Aquí te contamos cuáles son las mejores frutas curativas y por qué es necesario consumirlas a diario. Ahora verás que un gran recipiente de frutas frescas es lo más parecido a un botiquín.

Las mejores 13 frutas curativas.

1. Toronja para curar infecciones.

Los estudios han podido determinar que una dosis de 5 a 6 semillas de toronja trituradas cada 8 horas, son capaces de erradicar infecciones del tracto urinario; mostrando eficacia en cepas resistentes a los fármacos, inclusive. Puedes adquirir, también, el extracto de semillas de toronja en cualquier tienda naturista.

2. Piña para curar el cáncer.

La bromelina, una enzima que contiene la piña, resultó ser mejor y con agentes anticancerígenos más potentes que el mismo 5-fluorouracilo, un fármaco utilizado en quimioterapia.

Lee también: “Ella decidió sanar el cáncer de forma casera. ¡Descubre cómo lo logró!”

3. Sandía para regular la hipertensión.

La sandía contiene aminoácidos como la L-citrulina que dilatan los vasos sanguíneos naturalmente, favoreciendo la circulación sanguínea, combatiendo la disfunción endotelial y reduciendo, finalmente, la presión arterial. Muchas de las frutas curativas aquí nombradas, también comparten esta característica pero ninguna con efectos tan duraderos como la sandía.

4. Cerezas para aliviar la inflamación.

Las antocianinas son compuestos que ayudan a la pigmentación de algunos frutos. Han demostrado ser tan eficaces en la reducción de las inflamaciones como cualquier fármaco antiinflamatorio no esteroide. Las cerezas son el fruto que más antocianinas poseen, convirtiéndolas en excelentes frutas curativas.

5. Limón para tratar cálculos renales.

Las terapias con limonadas han sido permitidas en numerosos centros de salud de todo el mundo por ser eficaces en pacientes con cálculos renales, ayudando a reducir el tamaño de la arenilla y promoviendo su posterior eliminación.

6. Papaya para tratar úlceras cutáneas.

Este tratamiento forma parte de la medicina tradicional en Jamaica, por ejemplo, debido a su alto porcentaje de efectividad. Los estudios han demostrado que aplicar papaya madura de forma tópica sobre las úlceras crónicas de la piel, tiene una tasa positiva en el 72% de los casos.

7. Granada para regular los desajustes hormonales en la mujer.

El fruto de la granada funciona como el “ovario de la planta”. Contiene un alto nivel de estrógeno vegetal que frena la proliferación celular descontrolada y ayuda a regular las funciones de los ovarios en la mujer y los efectos hormonales que actúan sobre ellos.

8. Kiwi para bajar los niveles de colesterol en sangre.

Muchas de las frutas curativas potencian sus propiedades al ser consumidas en combinación con otros ingredientes. Este es el caso del kiwi que, al ser consumido junto con el espino blanco, demostró ser capaz de reducir los niveles de colesterol malo en sangre; probado en ratas alimentadas con una dieta elevada en colesterol. Los efectos son superiores que los del fármaco simvastatina.

9. Arándanos agrios para curar infecciones urinarias.

Estas frutas curativas han demostrado ser más eficaces que el fármaco denominado trimetoprima en la prevención y cura de infecciones recurrentes de todo el tracto urinario. Especialmente recomendados para mujeres mayores debido a que no generan resistencia a los antibióticos, ni superinfección, ni promueve futuras infecciones por hongos.

10. Saúco para mejorar los síntomas gripales.

Desde la antigüedad se utiliza la especie saúco negro, que es la más común, para tratar diversas enfermedades del tracto respiratorio a través de remedios naturales. Investigaciones recientes han confirmado que posee flavonoides que actúan similarmente al medicamento antiviral denominado Tamiflu ayudando a prevenir y combatir las infecciones por influenza H1N1.

Lee también: “Prueba este jarabe de saúco si deseas acabar con los dolores de la artritis y la inflamación”

11. Coco para tratar las úlceras gástricas.

Se ha comprobado que tanto la leche, como el agua de coco, poseen propiedades anti ulcerogénicas capaces de prevenir la erosión de las mucosas provocada por el consumo de fármacos no esteroides.

12. Plátano para curar diarreas.

El plátano se ha utilizado en medicamentos naturales antidiarreicos durante siglos. Actualmente se ha podido comprobar una mejora en los cuadros de gastroenteritis en niños, gracias al consumo de plátano; teniendo incidencia en la duración de la enfermedad y en el aumento de peso.

13. Fresas para tratar enfermedades cardíacas.

Las investigaciones determinaron que las fresas son un gran protector cardiovascular. Una experimentación realizada con mujeres que padecían de síndrome metabólico y que fueron tratadas con fresas, ha podido confirmar que estas frutas curativas son capaces de prevenir los efectos del estrés oxidativo, prevenir la arterioesclerosis y mejorar el perfil lipídico del paciente. Además tienen efectos relajantes sobre las paredes de los vasos sanguíneos provocando una disminución en la presión arterial y favoreciendo la circulación.