,

4 ejercicios para estirar el “Músculo del Alma” y combatir el miedo o la ansiedad

El “Músculo del alma” es un área poco conocida por todos nosotros. Sin embargo, en el mundo científico es denominado “psoas mayor” y es el encargado de mantener el cuerpo equilibrado; ya que, en caso contrario, afecta a todas las otras áreas del organismo.

Nuestro cuerpo está formado por músculos, huesos, órganos, ligamentos, articulaciones y más, dispuestos de una forma tal que nos permiten funcionar correctamente. El músculo psoas mayor es de gran tamaño y afecta tanto a nuestra flexibilidad, como al movimiento en general. Está ubicado de forma lateral a la región lumbar de la cadera, comenzando en la vértebra T12, hasta la cavidad pélvica, pasando por las cinco vértebras lumbares hasta unirse a los músculos de la pierna.

Debido a su gran tamaño es un músculo que se tensa con mucha facilidad. Por este motivo, mantenerlo relajado y estirado, permite liberar una gran cantidad de tensión acumulada a lo largo del día. Algunas investigaciones indican que el psoas mayor influye en el equilibrio emocional, siendo el causante de generar temor o ataques de ansiedad.

Además, debido a que es el único músculo que conecta las piernas con la columna vertebral, mantenerlo en buen estado le asegurará una correcta movilidad y evitará problemas tales como: dolores lumbares, dolores de caderas, fatiga y más. Mantén el psoas mayor relajado y comienza a sentir un gran alivio físico y mental. Te aconsejamos realizar los siguientes estiramientos que te ayudarán a mejorar tu calidad de vida, considerablemente.

4 ejercicios fáciles para relajar el psoas mayor.

La siguiente serie de ejercicios, está diseñada especialmente para estirar y volver más flexible el “músculo del alma”. Debes mantener cada posición durante algunos segundos y repetirlo con cada pierna, por lo que necesitarás sólo algunos minutos al día. Es muy recomendable realizarlos después de despertar, para comenzar el día con mucha energía y sin tensiones.

  1. Estocada al suelo.
  • Párate de forma derecha, separa un poco tus pies similar al ancho de tus hombros.
  • Realiza un paso al frente con el pie derecho.
  • Desciende la rodilla izquierda hacia el piso y comienza a deslizarla hacia atrás, hasta que toda la pierna izquierda se encuentre estirada.
  • Puedes sostenerte colocando ambas manos en la rodilla derecha.
  • Es muy importante que tu espalda se encuentre siempre erguida, contrae los músculos abdominales para lograr esto.
  • Sostén durante unos segundos, vuelve lentamente a la posición original y repite con la otra pierna.
  1. Estocada con elemento.

Este ejercicio es similar al anterior, pero necesitarás de un taburete, cajón o silla del alto de tu rodilla, aproximadamente.

  • Comienza parado como hemos indicado anteriormente, separado un paso hacia atrás del taburete.
  • Luego, coloca tu pierna derecha sobre el taburete y lleva todo el peso de tu cuerpo hacia adelante para que la pierna izquierda quede estirada.
  • Recuerda mantener la espalda erguida.
  • Sostén por unos segundos y repite el procedimiento con la otra pierna.
  1. Estiramiento espinal.
  • Recuéstate sobre una colchoneta, boca arriba.
  • Coloca tus brazos perpendiculares al cuerpo, en forma de cruz. Tus palmas deben tocar el suelo.
  • Lleva tu rodilla derecha por encima de la izquierda, en un movimiento de rotación de cadera, y déjala reposar sobre el suelo. La pierna debe formar un ángulo recto.
  • La pierna izquierda no debe estar flexionada.
  • Sostén por algunos segundos y repite con la otra pierna.
  1. Estiramiento rodilla al pecho.
  • Continúa recostado boca arriba y flexiona las piernas.
  • Lleva tu rodilla derecha hacia el pecho, sujétala con ambas manos. Presiona un poco para lograr que se acerquen más.
  • El pie izquierdo no debe separarse del piso en ningún momento.
  • Sostén y repite con la otra pierna.