, ,

Estos son los 5 signos corporales de alerta que puedes estar ignorando. ¡¡¡Advierte si algo anda mal!!!

El organismo manifiesta a toda hora cómo se encuentra. Es necesario prestar atención a todos los signos corporales de alerta que podemos estar experimentando en este momento y que pueden estar pasando desapercibidos.

El cuerpo, a través de sus sistemas y órganos, es capaz de advertir que algo no anda bien mucho tiempo antes que el cerebro. Es fácil pasar por alto aquellos signos corporales de alerta leves, factores que creemos poco importantes. Sin embargo, podemos equivocarnos: algunas señales leves pueden denotar problemas graves.

Si deseas aprender a escuchar a tu cuerpo y darle el valor que realmente merece en cuanto a todo lo que manifiesta, hoy te presentamos los 5 signos más comunes, a los que no prestamos la suficiente atención por creerlos “algo pasajero”.

5 signos corporales de alerta que debemos atender.

  • Dolores de cabeza.

Es verdad que las cefaleas o dolores de cabeza son algo muy común y frecuente. Muchos factores externos pueden tensionarnos y despertar esta molestia, como alergias, resfríos, cansancio, ciertos aromas fuertes, la deshidratación, el estrés, etc. Sin embargo, cuando no existe un estímulo externo y las migrañas son crónicas, apareciendo repentinamente, puede tratarse de algún problema de salud más serio.

Si bien existe la posibilidad de que sean migrañas comunes, será necesario visitar a un neurólogo que realice todos los estudios pertinentes y analice estos signos corporales. Algunas personas han sufrido pequeñas lesiones en su cabeza que han derivado en problemas graves nunca antes tratados como pequeños derrames cerebrales (o corre riesgos de sufrirlo), coágulos que presionan el cerebro, problemas neurológicos, meningitis, tumores, etc. No dudes en visitar a un especialista, principalmente si tienes una historia familiar de derrames cerebrales.

  • Pellizco en la piel.

Estos signos corporales de alerta son más frecuentes de lo que muchos creen, ya que está completamente relacionado con la hidratación. Para conocer si padeces este problema pellizca, realizando un torniquete suave, el dorso de tu mano. Al soltar, la piel debe volver inmediatamente a la normalidad sin dejar huellas. Si notas que la piel queda apretada o arrugada puede ser signo de deshidratación.

El cerebro confunde las señales de hambre y de sed, ya que los alimentos resultan un mejor estímulo cerebral que el agua. Generalmente, cuando tienes sed, estás en un estado serio de deshidratación. Cuando suceda esto, comienza a prestar atención a la cantidad de líquido que ingieres a diario, procurando llegar a los dos litros de agua por día. Cada vez que sientas hambre, primero bebe un vaso de agua. Si el hambre continúa 15 minutos después, come un bocadillo.

Otras razones que pueden estar originando esta turgencia en la piel puede ser la diabetes o la flacura extrema.

  • Aparición de hematomas con facilidad.

Mucha gente manifiesta ser “de moretones fáciles“. Estos signos corporales aparecen de manera repentina y la mayoría de estos pacientes no saben de dónde provienen. Un golpe, una pequeña presión y hasta unas medias muy ajustadas pueden ser suficiente para provocar un pequeño hematoma en el cuerpo. El moretón se origina por una ruptura en un vaso sanguíneo. La sangre se acumula provocando una pequeña hemorragia y es lo que le da la coloración violácea. Luego, el cuerpo se cura y el moretón desaparece.

Si crees que presentas un caso extremo de moretones fáciles, donde los moretones simplemente aparecen de la nada ante un roce, debes consultar con un especialista. Este es uno de los primeros signos corporales de la leucemia, debido a que el cuerpo no produce suficientes plaquetas para cubrir los vasos sanguíneos que sangran. Una clara señal de esto es que los hematomas aparecen en lugares inusuales como espalda o estómago.

  • Pecas irregulares.

Las pecas irregulares, que cambian de forma o de coloración, pueden ser síntoma de cáncer de piel. Lo mismo sucede si presentas lunares nuevos o de color azulado. Para mayor información, te dejamos el artículo “¿Padeces cáncer de piel? Aprende a detectar sus síntomas” (clic aquí). También es muy necesario que visites a un especialista cuanto antes para evacuar dudas.

  • Nariz sangrante.

Se considera que padeces de nariz sangrante crónica cuando presentas dos o más casos de hemorragias a la semana, independientemente del estado del clima. Algunos factores, como un ambiente muy seco o durante la llegada de la primavera donde reaparecen las alergias, suelen favorecer la aparición de este problema. Sin embargo, cuando sangras sin motivos aparentes y de manera muy frecuente, pueden ser signos corporales del Síndrome de Osler- Weber- Rendu; o, en casos menos frecuentes, puede tratarse de un cáncer de nariz.

El Síndrome de Osler- Weber- Rendu provoca un desarrollo anormal en la cantidad de vasos sanguíneos, siendo algo muy difícil de controlar.

Recuerda siempre escuchar a tu cuerpo que tiene mucho para decir, ya sea para bien o para mal. No desestimes cualquier señal que puede estar enviándote en este momento y no dudes en consultar a tu médico de confianza.