,

7 productos capilares libres de parabenos, fragancias sintéticas y productos químicos.

Desde pequeños, utilizamos múltiples productos para el cuidado del cabello. Pocas veces nos detenemos a pensar qué estamos colocando sobre nuestras cabezas. Cuando el cabello se reseca, se pone quebradizo, se cae en exceso o está grasoso, buscamos tratamientos capilares que prometen un milagro. Sin embargo, más allá de los resultados, seguimos sumando químicos a nuestro cuero cabelludo.

Los champús, acondicionadores, cremas para peinar o ampollas nutritivas poseen sustancias como los sulfatos, siliconas, parabenos, colorantes y aromatizantes artificiales. Estos químicos arrasan con los aceites naturales de nuestro cuerpo, provocando resecamiento y debilitamiento de los tejidos, irritación o alergias. También ofrecen una falsa hidratación y sedosidad, producto de una capa artificial que se diluye con el paso de las horas.

Últimamente, numerosas campañas por Internet y las redes sociales buscan alertarnos sobre este problema con el objetivo de que volvamos “a lo natural”. Existen numerosos productos naturales que pueden ayudarte con el cuidado del cabello, teniendo resultados duraderos y más eficaces que cualquier producto industrial del mercado. ¿Notaste cómo tu cabello se ensucia cada vez más rápido? Esa es una respuesta natural de tu cuerpo a los químicos que recibe a menudo.

Lee también: “Cada dos días ella se arroja cerveza en la cabeza. Cuando descubras por qué, ¡también querrás hacerlo!”

Hoy recopilamos siete productos para el cuidado del cabello, con resultados comprobados. No te arrepentirás de cambiar tus hábitos de higiene capilar, ¡realmente vale la pena!

Productos naturales para el cuidado del cabello.

1. Champú de bicarbonato de sodio y vinagre de manzana.

En un pequeño recipiente, coloca dos o tres cucharadas de bicarbonato de sodio y agrega unas cinco gotas de vinagre para formar una pasta. Ingres a la ducha, humedece tu pelo y frota la pasta de bicarbonato por todo el cuero cabelludo. Luego, enjuaga tu cabeza con abundante agua hasta eliminar el exceso de bicarbonato.

En vez de usar acondicionar, utilizaremos el vinagre de manzana. Viértelo directamente sobre todo el cabello. Enjuaga con agua para finalizar. No te preocupes, tu cabellos no olerá a vinagre, se irá evaporando mientras el cabello seca.

2. Champú de hierbas.

Para realizar este champú, deberás hacer una infusión de muchas hierbas. Estos son los ingredientes que necesitarás para prepararla:

  • ¾ taza de agua destilada.
  • 1 cucharada de hojas de menta.
  • 1 cucharada de flores de lavanda.
  • 1 cucharada de ortiga.
  • 1 cucharada de romero.

Pon a hervir el agua junto con todas las hierbas. Cuando comience a hervir, esperar 15 minutos y retirar del fuego. Cuando temple, filtra la preparación. Agrega a la infusión, ¼ taza de glicerina vegetal, ½ cucharadita de sal marina, 1 cucharada de gel de aloe vera y 10 gotas de aceite esencial de rosa mosqueta, lavanda o ylang ylang (opcional). Mezcla bien todos los ingredientes y conserva en una botella hermética. Este champú puede conservarse por hasta dos semanas.

3. Mascarilla nutritiva de aguacate y coco.

Necesitarás:

  • 1 aguacate maduro.
  • ½ taza de leche de coco.

Para prepararlo, machaca el aguacate hasta formar un puré, agrega la leche de coco y forma una pasta. Desenreda tu pelo y aplica la mascarilla desde la raíz hasta la punta peinándolo para que quede de forma pareja. Envuelve tu cabeza con una bolsa o gorro de baño, cubre con una toalla y deja actuar por 20 minutos. Enjuaga con agua y lávalo con algún champú natural.

4. Mascarilla nutritiva de aguacate y limón.

Ingredientes:

  • 1 aguacate marrón (para que el aguacate se oxide debes pelarlo, trozarlo y dejarlo al aire libre para una oxidación natural)
  • 1 cucharadita de zumo de limón natural.
  • 1 cucharadita de sal de mar.
  • 1 cucharadita de gel de aloe.

Realiza un puré con el aguacate y mezcla todos los ingredientes para formar una pasta. Espárcela por toda la melena y cubre tu cabeza. Deja actuar por 30 minutos, enjuaga con agua y lava tu cabello con productos naturales.

5. Aceite para peinar.

Lee también: “Mezcla estos tres ingredientes y aplícalos en tu cabello, ¡resultados asombrosos!”

En un recipiente, mezcla 5 gotas de aceite esencial de lavanda, 5 gotas de aceite esencial de romero y una cucharadita de aceite de almendras, o aceite de oliva. Mezclar y conservar.

Puedes agregar unas gotas de este preparado en tu mano y esparcirlas por todo el cabello, luego cepilla para que ninguna área quede sin aceite. Otra opción, es calentar el aceite unos segundos en el microondas y aplicar sobre el cuero cabelludo dando pequeños masajes. Procura verificar la temperatura antes de aplicar, no debe estar caliente, sino tibio.

En cualquiera de las dos opciones, cubre tu cabeza con un gorro plástico, o toalla caliente, y deja actuar por 45 minutos. Luego enjuaga con abundante agua. Antes de que seque, modela tu cabello si quieres rizos definidos o un liso perfecto.

PRECAUCIÓN: Este tratamiento no debe ser utilizado por mujeres embarazadas.

6. Spray para peinar.

Utiliza un limón si posees cabellos finos o una naranja si tienes el cabello seco. Pica la fruta sin pelar y agrégala dentro de una cacerola con dos tazas de agua destilada. Lleva a fuego suave hasta que el agua haya reducido hasta la mitad. Filtra la preparación para quitar la cáscara y la pulpa. Conserva en una botella con atomizador. Para extender su vida útil, puedes agregar 20 ml de alcohol para fricción.

7. Champú de glicerina.

Mezcla ¾ taza de agua destilada, con ¼ taza de glicerina vegetal y una cucharada de gel de aloe vera. Este champú puede ser usado también en mascotas.

Si lo usarás en perros o en ti (los gatos no pueden asimilar los aceites esenciales) puedes agregar unas 10 gotas de aceite esencial de romero, lavanda, menta y eucalipto. Éstas, además de dar un aroma especial y aportar frescura, son aceites anti pulgas para tu perro.

Puedes conservar en una botella con aplicador o con atomizador y rociar directamente sobre el cuero cabelludo cada vez que laves tu pelo o sobre la piel de tu mascota.