7 Usos para la sal común que probablemente desconoces.

Desde la antigüedad, la sal ha sido empleada para diversos fines. Con el paso del tiempo, sólo la hemos relegado al ámbito gastronómico, aunque existen muchas bondades de la sal que podemos utilizar para muchos otros fines.

Día a día nos encontramos con problemas comunes difíciles de solucionar que, si conociéramos las propiedades de la sal, podríamos arreglarlos al instante. Hoy te contamos siete trucos diferentes donde puedes hacer uso de la sal y descubrirla como una aliada en el hogar. ¡Toma nota de estas geniales ideas!

7 Trucos donde la sal común de mesa puede ayudarte en el hogar.

Lee también: “Cómo detener una migraña de forma instantánea utilizando sal”

1. Para quitar manchas y residuos de la plancha

Por el uso y con el paso del tiempo, la plancha comienza a juntar algunos residuos que la manchan y hasta pueden perjudicar su correcto funcionamiento. Para quitarlos, enciéndela y deja que se caliente al máximo de su potencia. Toma un trozo grande de papel de cera, colócalo sobre una superficie plana y espolvorea sal arriba. Mueve la plancha sobre la superficie por un minuto y notarás que los residuos irán cayendo sobre el papel. Luego de un minuto, verás tu plancha limpia y sin suciedad.

2. Para limpiar restos de huevo crudo.

Si eres alguien asiduo a la cocina, sabrás que los accidentes son muy frecuentes. Uno de los más comunes es romper huevos sobre la mesada de trabajo o que se nos caigan al suelo cuando intentamos tomarlos. Para limpiar el huevo que se ha caído, debemos emplear toneladas de papel de cocina. Sin embargo, la sal puede hacerte ahorrar. Espolvorea bastante cantidad de sal por encima del huevo roto y espera 10 minutos. La sal funcionará como un coagulante natural. Al regresar, encontrarás “trozos” de huevo, en vez de un huevo líquido. Ahora podrás levantarlo con una bolsa o utilizando solo una toalla de papel.

3. Para extinguir el fuego.

Mientras cocinas o salteas alimentos a altísimas temperaturas, es muy común que la sartén se prende fuego. Además de ser un problema gastronómico, resulta muy peligroso. Muchas personas ante el susto, deciden tirar agua sobre el fuego. Este error es el más común y puede llevarte al hospital cuando el agua entra en contacto con el aceite quemado. Una de las soluciones es tirar sal directamente sobre la llama para apagarla fácilmente. La sal corta el flujo de oxígeno, es decir que el fuego se “ahoga” y se extingue.

4. Para remover residuos quemados de las sartenes.

Si por un momento has descuidado tu comida en el fuego y ésta se ha quemado, probablemente tu sartén quede muy estropeada y con restos de alimentos carbonizados. Además, la materia grasa que hayas utilizado, como aceite o manteca, quedará adherida en el fondo. Esto será muy difícil de quitar, aunque no imposible. Cubre completamente, con sal, todo el fondo de la sartén quemada. Agrega un poco de agua, lo suficiente para mojar la sal que cubre el fondo. Paulatinamente, la solución despegará los residuos. Después de 15 minutos, ya podrás lavar la sartén con facilidad. Aunque la esponja con la que limpies, quedará muy negra…

5. Para limpiar la esponja lavaplatos.

Y la sal nuevamente puede ser de gran ayuda. En un recipiente con dos vasos de agua, agrega medio vaso de sal. Mezcla bien para disolver. Sumerge la esponja en el líquido y déjala allí durante toda la noche. ¡Al otro día estará como nueva!

Lee también: “10 usos medicinales que no conocías del Vicks Vaporub”

6. Para limpiar los residuos de jabón de la bañera.

Puede suceder que los productos del mercado especializados en limpieza no pueden quitar todas las manchas de suciedad del baño, en especial los restos de jabón de la bañera. Para ayudarte, mezcla aguarrás y sal común de mesa en partes iguales, una taza de cada uno puede que sea suficiente. Bate bien para que la preparación quede homogénea, ya que de esa manera tiene mejores efectos. Utiliza guantes de látex para manipular el producto y abre las ventanas para que los vapores no te produzcan dolor de cabeza o algún tipo de malestar. Aplica, sobre algún paño o esponja, un poco de la mezcla  y frota directamente sobre la bañera para quitar la mancha. En un minuto las manchas se habrán ido y tu bañera brillará como nunca.

7. Para drenar las cañerías del baño.

Y continuando con la limpieza en el baño… es muy desagradable ver los molestos pelos que quedan atorados en el desagüe de la bañera o en la ducha. Primero, quita los pelos con las manos. En segundo lugar, realiza un drenaje sin sustancias tóxicas nocivas. Mezcla media taza de bicarbonato, media taza de sal y viértelos por el desagüe. Luego, arroja un vaso de vinagre directamente en el desagüe y comenzará la reacción. Deja que actúe por 15 minutos para que termine de despegar la suciedad adherida en la cañería. Pasado ese tiempo, tira un poco de agua hirviendo para lavar los restos de preparación, ya que es un corrosivo potente.

Lee también: “10 usos que no conocías sobre las aspirinas, que te harán amarlas aún más”