, ,

8 molestias en el cuerpo de la mujer que deben atenderse inmediatamente.

El organismo de mujeres y hombres difiere en su funcionamiento general. Algunas afecciones son más propensas en hombres, mientras que otras son más alarmantes en mujeres. Estas son las dolencias y molestias en el cuerpo de la mujer que no debes ignorar bajo ningún aspecto.

Como el cuerpo se encuentra activo de forma permanente, es algo muy común sentir síntomas o señales. Es necesario conocer y saber escuchar a nuestro cuerpo para conocer cuáles debemos atender de inmediato y cuáles no. Éstas son las molestias en el cuerpo de la mujer que nos advierten de problemas posiblemente más urgentes que otros.

Lee también: “Te contamos todo lo que debes saber sobre el síndrome de ovarios poliquísticos”.

8 molestias en el cuerpo de la mujer que no se deben ignorar.

1. Excesiva fatiga.

Si bien muchas mujeres pueden quejarse de su falta de sueño (especialmente las madres) o su poco descanso, hablamos de fatiga excesiva cuando ni el mismo descanso puede aliviar el síntoma. No importa las horas o calidad del sueño, una fatiga crónica puede ser síntoma de depresión u otras molestias en el cuerpo de la mujer a nivel físico. La insuficiencia cardíaca, la diabetes, la fibromialigia, la inflamación crónica, los problemas en la tiroides, enfermedades autoinmunes y ciertos tipos de cánceres, comienzan con un cansancio extremo.

2. Dolores en el abdomen.

Después de una gran comilona o luego de una fiesta, es normal sentir algunas molestias en el vientre y sufrir de gases momentáneos. Sin embargo, cuando existe una distensión abdominal crónica, cólicos fuertes, punzantes y persistentes, podría tratarse de otros problemas. Los malestares estomacales constantes pueden deberse a un principio de apendicitis, problemas en la vesícula biliar, úlceras de estómago o gastritis provocada por la bacteria Helicobacter Pylori.

3. Dolor torácico.

Otras molestias en el cuerpo de la mujer pueden hacer referencia a problemas de corazón. Los dolores o presiones en el pecho no deben ser tomados a la ligera. Aunque no se relacionen a ataques cardíacos, podrían ser señal de enfermedades coronarias. Ante cualquier problema a nivel torácico, te recomendamos realizar una consulta de emergencia con un cardiólogo de confianza.

4. Taquicardias o arritmias.

Normalmente relacionamos las taquicardias con un exceso de cafeína o estrés. Sin embargo desconocemos que algunas enfermedades que atacan las válvulas del corazón, el hipertiroidismo y hasta la insuficiencia de oxígeno en la sangre, podrían desencadenar taquicardias o arritmias.

5. Cefaleas intensas.

Aquí es necesario diferenciar aquellas cefaleas tensionales esporádicas, de las migrañas crónicas. Una cefalea tensional es producto del cansancio, el estrés o al estar demasiado tiempo con fuertes sonidos. La persona puede sentir aturdimiento y fatiga. Las migrañas o cefaleas crónicas y persistentes aparecen sin causa aparente, de intensidad severa y suelen ser molestias en el cuerpo de la mujer muy comunes. Si resulta difícil de aliviar y el dolor se vuelve cada vez más insoportable, puede ser síntoma de derrames cerebrales, infecciones en la cabeza, aneurismas, tumores o accidentes cerebrovasculares.

6. Bultos en los senos.

Después de un autoexamen, un bulto en el pecho podría asociarse directamente con cáncer de mama. Sin embargo, son más frecuentes los quistes o tumores benignos que forman pequeñas protuberancias en los senos. Es importante que te realices un control inmediatamente después de haberlo encontrado, sin embargo ten calma, no siempre es cáncer.

7. Asfixia, falta de aliento.

Si te cuesta recuperar el aliento, frecuentemente no es “falta de estado físico” (como suelen llamarle) sino síntoma de afecciones cardíacas. Incluso, si pasas varios días agitada o con falta de oxígeno puede ser un aviso de un inminente ataque al corazón.

8. Insomnio.

Sufrir algún día de mala calidad de sueño, no resulta un problema grave a tratar ya que puede deberse por una indigestión o por preocupación del momento. Sin embargo, pasar noches enteras con insomnio, incluso semanas, puede ser síntoma de menopausia. Si eres menor a 40 años y hay irregularidades en tu período, realiza una consulta con tu ginecólogo para saber si no sufres menopausia precoz.