,

8 pasos para dejar de morderse las uñas

Morderse las uñas es una costumbre para muchas personas y por un motivo u otro lo hacen de manera inconsciente, sin tomar en cuenta que a largo plazo podrían estar dañando permanentemente sus uñas y causándole algunos problemas a sus dientes y encías.

Si tienes o conoces a alguien con este hábito, aquí te presentamos 8 sencillos pasos para dejar de hacerlo y promover el crecimiento natural de tus uñas:

8 efectivos pasos para dejar de morderse las uñas

morderse las uñas

  1. Enfócate en lograr el cambio.

Lo primero que tienes que hacer para cambiar, es desearlo. Por ello, tómate un tiempo para pensar en los beneficios que tendrías si deja de morderse las uñas, como por ejemplo, lograr tener uñas más atractivas y eliminar la falta de confianza en tu imagen a causa de este factor.

De igual forma, piensa en los aspectos negativos de este hábito y tómalos en serio, si les restas importancia es poco probable que logres cambiar esta costumbre.

  1. No castigar

Independientemente de si eres tu u otra persona a la que desees corregir, no debes castigar la conducta en ningún caso, como tampoco frustrarse consigo mismo si recaes en ella. La parte inconsciente del cerebro funciona como un niño y mientras más le reprimes una conducta más buscará realizarla.

  1. Sustituye el mal con el bien (o al menos con algo neutral)

Reemplaza el mal hábito con una respuesta positiva ante él. Cuando te encuentres llevando tus dedos a la boca, intenta realizar una acción diferente como por ejemplo:

  • Mascar chicle
  • Poner tus manos en los bolsillos
  • Mover tus dedos
  • Jugar con una pelota o una banda elástica
  • Mantener las manos juntas
  • Comer una zanahoria
  • Cortar o limar tus uñas
  1. Utiliza recordatorios visuales

Mantén tus uñas cortas para así evitar la tentación de morderlas. En el caso de las mujeres, pueden hacerse la manicura y así controlar el impulso al pensar en el dinero desperdiciado si prosiguen. Igualmente, puedes pintar tus uñas de colores brillantes a manera de recordatorio o usar una pulsera o brazalete para el mismo propósito.

  1. Toma conciencia del momento

Los hábitos están estrechamente ligados a las situaciones, por ello es importante que logres identificar en que momentos del día llevas a cabo la acción, y de ser posible, pídele a los que te rodean que te avisen cuando noten que estas mordiendo tus uñas.

  1. Toma conciencia de tus pensamientos y emociones

malas-costumbres-en-los-ninios-primera-parte

En el mismo orden de ideas del punto anterior, esfuérzate por determinar que emociones y pensamientos son los que disparan esta conducta y haz algo al respecto. Ya que si por ejemplo, el disparador es la ansiedad, puedes buscar una pelota anti estrés o tomar un vaso de agua lentamente con los ojos cerrados mientras despejas tu mente para luego seguir con tus actividades.

  1. Se insistente

Debes perseverar en el nuevo habito saludable, no desesperes, al final la única forma de que él viejo hábito te gane a ti es que dejes de intentar cambiarlo.

  1. Toma nota de tus logros

Una vez logres cambiar el viejo hábito, felicítate por ello. Coméntalo con tus conocidos, toma fotos de tus uñas para que puedas constatar lo lejos que has llegado y sobre todo recuerda que los viejos hábitos no mueren; quedan en espera en el inconsciente para ser reactivados. Ten presente que gran parte de la batalla contra los malos hábitos es la auto-conciencia y esta es la única forma de dominarlos.