, ,

8 remedios caseros para combatir la ciática

¿SUFRES DE CIÁTICA? AQUÍ TE DEJAMOS LOS 8 REMEDIOS MÁS POTENTE QUE EXISTEN PARA ELIMINAR SU DOLOR

El nervio ciático comienza en la cintura, baja por el muslo y llega hasta más allá de la rodilla. Cuando una raíz nerviosa conectada a él se pinza, comprime o irrita, provoca un dolor punzante muy profundo denominado “radiculopatía”. El conjunto de síntomas causados por una radiculopatía, se denomina “ciática”.

Los ataques de ciáticas suelen ser muy comunes y, la mayoría de las veces, se trata de una afección paralizante que impide a la persona continuar con sus actividades normales. Esto lleva al paciente a guardar reposo por unos cuantos días para que el nervio se relaje y pueda volver a la normalidad. Si esto te sucede a menudo, deberás consultar con un especialista para que pueda diagnosticarte un tratamiento riguroso según la gravedad del problema.

 

También existen numerosos tratamientos naturales que pueden ayudarte a paliar el dolor, cuando tienes cuadros de ciática esporádicamente. Hoy seleccionamos los mejores remedios caseros para acabar con este molesto malestar, de forma definitiva.

Los 8 mejores remedios naturales contra la ciática.

 

1. Jugo de papas y apio:

Los compuestos de la papa sumados a los del apio, han demostrado ser muy eficaces a la hora de disminuir la inflamación en el nervio ciático. Para llevar a cabo esta receta necesitarás un extractor de jugos. Coloca cantidades iguales de papas y de apio hasta obtener 300 ml de zumo. Bebe esa cantidad a diario hasta que cese el dolor.

2. Infusión de apio.

Otra manera de aprovechar las propiedades del apio es a través de una infusión. En una cacerola con agua hirviendo, agrega unas cuantas ramitas de apio bien lavadas. Deja en un fuego mínimo hasta que el agua tome una coloración verdosa. Luego filtra el líquido y deja templar. Bebe dos tazas al día.

3. Leche de ajo.

Agrega dos dientes de ajo en media taza de leche. Con un tenedor o pequeño mortero, machácalos muy bien hasta romperlos por completo. Deja reposar por 20 minutos. Luego bebe la preparación sin masticar los trozos. Consume dos veces al día, por la mañana y por la noche. En dos semanas, las molestias desaparecerán por completo.

4. Compresas de frío y calor.

El tratamiento con frío y con calor requiere de dos momentos importantes:

  • En primer lugar, aplica frío para eliminar la inflamación. Envuelve unos cuantos hielos o un paquete de guisantes congelados en una toalla limpia. Luego aplica directamente sobre el centro del dolor durante 15 minutos, varias veces al día.
  • Luego, aplica calor para aliviar el dolor. Puedes calentar una toalla durante 30 segundos en el microondas, utilizar bolsas de agua caliente, almohadillas térmicas o una lámpara de calor. Aplica y trata de abarcar la mayor zona posible durante 20 minutos.
  • Alterna frío y calor hasta que el dolor desaparezca.

5. Suplementos naturales.

Barbara Silbert, especialista en quiropráctica y naturópata de Massachusetts, recomienda consumir quercetina y bromelina. La quercetina es un bioflavonoide que se encuentra naturalmente en frutas como la manzana roja y en vegetales como lo cebolla. Es un potente antioxidante que, combinado con la bromelina que se encuentra en la piña, puede aliviar los dolores de ciática.

La dosis es hasta 1000 mg de bromelina y 500 mg de quercetina, entre comidas. Procura comprar sólo los preparados que poseen una etiqueta explicativa donde puedas ver el grado de concentración de cada una. Así te asegurarás la calidad del producto. Podrás encontrar estos suplementos en cualquier tienda naturista.

6. Infusión de Sauce.

El sauce contiene salicina, uno de los componentes de las aspirinas, por lo que es un efectivo analgésico. En una cacerola, agrega medio litro de agua junto con un trozo de la corteza de este árbol. Cuando rompa en hervor, dejar que se cocina por 15 minutos más a fuego medio. Retira del fuego, cuela el líquido y bebe una taza cada 8 horas.

7. Ortiga.

La ortiga ayuda a relajar el nervio ciático, provocando un gran alivio del dolor. Prepara dos litros de infusión de ortiga: agrega cinco puñados de hojas de ortiga en dos litros de agua, dejar que hierva por 10 minutos. Luego, filtra el preparado y deja que repose hasta que entibie. Vierte el líquido sobre las zonas afectadas en forma de baños, una vez al día, diariamente.

8. Orégano y tomillo.

Mezclamos ambas aromáticas para potenciar sus propiedades antiinflamatorias. Prepara un agua de hierbas de la siguiente manera: en un litro de agua, agrega una cucharada de tomillo, una de orégano y otra de ortiga. Llevar a fuego fuerte y dejar que hierva por 15 minutos. Apaga el fuego y deja reposar por 5 minutos. Filtra el líquido y conserva en un recipiente de vidrio con tapa. Bebe dos vasos al día.