,

Estos 9 dolores físicos pueden ser SÍNTOMAS DE UN DOLOR EMOCIONAL QUE NECESITAS CURAR.

9 dolores físicos que en realidad son síntomas de un dolor emocional, ¿padeces alguno?

Los síntomas de un dolor emocional se expresan en nuestro físico. Si padeces ciertas dolencias o afecciones inexplicables, quizás se deba a esto. El siguiente listado no busca suplir la consulta con un especialista, sólo pretende brindar un vistazo general a la relación entre los sentimientos y nuestro cuerpo para que podamos sanar y avanzar.

9 dolores físicos que podrían ser síntomas de un dolor emocional.

Seguramente alguna vez has experimentado dolores físicos inexplicables, es decir que no tienen relación con una enfermedad previa o condición médica posterior. Según un estudio realizado en Finlandia a 700 voluntarios, esto podría deberse a un problema que afecta nuestra parte emocional.

La salud emocional no puede ser separada de la salud física. Todos nosotros estamos hechos de cuerpo y mente, una parte física y otra sentimental. Cuando no atendemos a nuestros sentimientos, éstos pueden impactar en el cuerpo.

El estudio en cuestión concluye que la mayoría de las personas sienten afectada la misma parte del cuerpo, ante la misma emoción. Se trata de un mecanismo de defensa inconsciente que busca escapar de la presión emocional que nos mantiene cautivos.

Estos dolores físicos están relacionados a estos síntomas de un dolor emocional:

1. Dolor o pesadez en los hombros.

Es un síntoma muy común en personas cuyas decisiones repercuten en las vidas de los demás. La frase “demasiado peso sobre los hombros” aplica perfectamente. Suele ser algo común entre médicos, abogados, jueces, etc. Trabajos donde día a día las personas se enfrentan a decisiones que pueden cambiar una vida para siempre.

2. Cefaleas repentinas.

Es una molestia muy común en personas que llevan una vida llena de desafíos. Ya cansado de superar obstáculos, el cuerpo siente la presión de las emociones y las tensiones vividas a diario. Es necesario buscar actividades que ayuden a desenchufar la mente de los problemas cotidianos.

3. Dolor y molestias en los pies.

El dolor de pies repentino e inexplicable habla sobre personas desesperadas que sienten desesperanza. Generalmente han pasado por demasiadas cosas en sus vidas y creen no poder más. Muchas veces poseen problemas sin resolver y cargan mucho peso emocional. Una buena terapia psicológica podría serles de gran ayuda, al igual que apoyarse en las personas que aman.

4. Dolor en las manos.

Suele ser un pesar de las personas solitarias o que se han mudado a un lugar nuevo, lejos de sus seres queridos. Hace referencia a la falta de interacción con el resto y la necesidad de una vida social.

5. Ardor y molestias en la parte superior de la espalda.

Los especialistas afirman que estos dolores se relacionan al miedo a amar, a enamorarse o a salir lastimado de una relación. Se manifiesta generalmente en personas con baja autoestima que necesitan reforzar el amor propio.

6. Dolor cervical o de cuello.

Los problemas en el cuello derivan de rencores que no podemos liberar. Son sentimientos negativos y reproches que no nos dejan avanzar. Permanecen “trancados” en nuestra garganta, convirtiéndose en un problema de salud.

7. Molestias en la cintura y parte baja de la espalda.

Los dolores en la parte baja de la espalda hablan de la incapacidad de desprenderse de cosas materiales. También se relaciona a personas ambiciosas o avaras.

8. Dolor en caderas.

Se manifiesta generalmente en personas que gustan de llevar una vida rutinaria y sienten temor a los cambios. Quizás no encuentren felicidad alguna en dicha rutina, pero el miedo al cambio es superior a cualquier otro sentimiento.

9. Molestias en las pantorrillas.

Se relacionan directamente a los celos, probablemente convertidos ya en algún tipo de obsesión.