Aceites para cocinar: ¿Aceites vegetales o aceite de coco? ¿Cuál es la mejor opción y cuál debemos evitar?

En el mercado, podrás encontrar diversos aceites para cocinar. La mayoría de ellos son vegetales, aunque algunas personas prefieren hacer frituras con derivados animales. Es necesario saber que no todos los aceites son igual de saludables cuando entran en contacto con el calor. Aquí detallamos cuál es la mejor opción posible.

La inestabilidad de los aceites.

Para que un aceite sea saludable a la hora de cocinar debe presentar cierta estabilidad. ¿A qué nos referimos con esto? A que no se produzcan en él grandes cambios químicos cuando entra en contacto con el calor. Muchos de esos cambios químicos que experimentan algunos aceites calientes, son un gran peligro para nuestra salud. Aunque no lo creamos, la mayoría de los aceites para cocinar que encontramos en el mercado son inestables. 

Uno de los cambios químicos más notorio y perjudicial, es el de convertir el colesterol bueno en colesterol malo. Cuando algunos aceites alcanzan altas temperaturas, por un proceso de oxidación, se produce el cambio en el colesterol. Los aceites vegetales poliinsaturados son un ejemplo de esto.

Aceites poliinsaturados e hidrogenados.

Algunos aceites poliinsaturados son el de canola, maíz y soja. Cuando estas grasas se calientan, comienzan a mezclarse con el oxígeno. Podemos notarlo por el sabor rancio que poco a poco irá adquiriendo. Los aceites rancios no deben consumirse ya que entran al sistema con mucha facilidad. Una vez ingresado, daña directamente nuestro aparato cardiovascular.

Los aceites hidrogenados son otro gran peligro para nuestra salud. También se los conoce como grasas trans. Algunos ejemplos de éstos son la mantequilla y la margarina. Muchos alimentos que consumimos lo poseen. Galletas, snacks, fideos, sopas instantáneas, etc. Además de ser grasas de muy baja calidad, los aceites vegetales hidrogenados derivan de cultivos transgénicos. Es decir, también poseen toxinas como el glifosato asociado al cáncer y a las malformaciones durante la gestación.

Aceites para cocinar: ¿Cuáles son las mejores opciones?

Existe una gran confusión en este punto. Es bien sabido que el aceite de oliva puro es uno de los mejores a la hora de consumir. Sin embargo, vale aclarar que esto se aplica sólo si es en crudo. El aceite de oliva durante la cocción presenta inestabilidades que le hacen perder sus grandes propiedades. Por ello, si deseas aprovechar sus beneficios, puedes emplearlo como aderezo de ensaladas, pastas o sándwiches.

Entre todos los aceites para cocinar, la mejor opción es el aceite de coco. Se trata de una grasa saturada estable y poco susceptible al calor. Además de su estabilidad, es muy saludable para el cuerpo. El aceite de coco es una grasa saturada saludable que no afecta nuestra salud cardíaca. Es una excepción a la regla general que indica que las grasas saturadas afectan a nuestro corazón.

Para aprovechar la propiedad de este aceite para cocinar, es necesario utilizar un producto de buena calidad que no presente ningún tipo de procesamiento. Es decir que no debe ser refinado, blanqueado, ni desodorizado ya que suelen hacerlo aplicando sustancias químicas. Además, debe estar certificado como orgánico para evitar las toxinas de su cultivo.