, ,

Ajo morado para prevenir problemas ginecológicos

Hemos hablado, en reiteradas oportunidades, acerca de los beneficios que tiene el ajo sobre la salud humana. En diferentes preparaciones, remedios caseros y tratamientos naturales nos ha regalado maravillosas virtudes. Es un antibiótico natural con poderes curativos excepcionales. Sin embargo, nuevos estudios revelan más características que te dejaran pasmada.

En el mercado, claramente podrás diferenciar el ajo morado, del blanco. Además de su color, ésta variedad tiene un sabor más picante y es muy utilizado en la gastronomía española, aunque se consigue en cualquier parte del mundo.

Recientemente, se ha descubierto que el ajo morado tiene propiedades excelentes para la salud de la mujer. Si bien todos los ajos son saludables, los de tipo morado, presentan una concentración mayor de compuestos organosulfurados.

¿Sabes a qué nos referimos? ¡Te lo explicamos a continuación!

Propiedades y beneficios del ajo morado.

Existen diferentes variedades de ajo y todas resultan ser un alimento maravilloso. El ajo morado se cultiva principalmente en España y se exporta hacia todo el mundo. Sin embargo, el cultivo de esta variedad se puede llevar a cabo en cualquier lugar donde se cultiva la especie blanca, ya que crecen en condiciones similares.

El ajo morado es de un tamaño menor que el blanco. Sus dientes están más apretados y cada cabeza está formada por 8 a 10 dientes, mientras que el blanco de 10 a 12. La piel que lo recubre es la de color morado intenso, mientras que en el interior es firme y de color pálido.

Si aún no los has probado, ¡estás a tiempo! Incluso puedes agregarlo a tu propia huerta, sólo debes plantar un diente de ajo de este tipo. A continuación, te contamos las innumerables propiedades que posee y cuánto beneficiará a tu salud, en comparación a otras variedades.

  • Posee una mayor concentración de sustancias organosulfuradas: es fuente de azufre, yodo y silicio.
  • Contiene poderosos antioxidantes que previenen enfermedades graves y mantienen el cuerpo fuerte: vitamina C, tiamina y riboflavina.
  • Los niveles de alicina son muy elevados. La alicina es un compuesto con propiedades antibióticas muy potentes, es la encargada del sabor y el olor tan particular del ajo.
  • Su sabor es más intenso y particularmente picante.
  • Es la variedad utilizada para realizar los extractos de ajo, debido a su concentración mayor de nutrientes.

 

 

El ajo morado y sus beneficios para la salud ginecológica.

La Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología realizó una investigación exhaustiva, siguiendo el caso de 350 mujeres, durante un año y medio. La misma consistió en estudiar los resultados ginecológicos de aquellas que consumían ajo de forma regular, comparadas con quienes no lo ingerían. Del mismo se pudo concluir que el ajo morado es muy positivo y ayuda en los siguientes casos:

Dolores menstruales.

Se pudo descubrir que los componentes del ajo reducen la inflamación durante los días menstruales, ayudando a aliviar al dolor. Al mismo tiempo, potencia y hace más duraderos, los efectos de cualquier analgésico que tomes durante esos días. Así, además de sentirte deshinchada por más tiempo, puedes disminuir el uso y consumo de fármacos potencialmente perjudiciales para la salud, en el transcurso de los años.

Lee también: “¿Dolor o picazón en los senos? Estas son las posibles causas”

Disminuye los efectos secundarios producidos por la ingesta de anticonceptivos orales.

Su composición rica en vitaminas, minerales y antioxidantes funciona como un regulador natural de los posibles efectos de consumir anticonceptivos orales. Más específicamente, es un modulador sanguíneo que evita la coagulación de la sangre, previniendo así trombosis, várices y ayuda a combatir la retención de líquido.

Previene diferentes tipos de cáncer.

El consumo regular de ajo morado evita el desarrollo y proliferación de células cancerígenas. Su composición ayuda a las funciones celulares, previniendo anomalías en los tejidos de ovarios, útero o mamas.

Lee también: “10 alimentos increíbles que te ayudarán a prevenir el cáncer de mama”

Mejora la cicatrización de cesáreas y otros procedimientos quirúrgicos.

Si vienes consumiendo ajo de forma regular, sus acciones antibióticas y su estímulo en el flujo sanguíneo, te ayudará a lograr una correcta cicatrización de heridas, acelerando la curación de la misma. Especialmente recomendado si sufrirás una cesárea programada o si debes someterte a otras operaciones ginecológicas.

Es un estimulante de la salud ginecológica en general.

Se ha podido demostrar que el consumo cotidiano de ajo morado tiene efectos en diferentes aspectos de la salud ginecológica y en diversos momentos de la vida de la mujer.

  • Regula la presión arterial, evita la hipertensión durante el embarazo.
Lee también: “5 formas de usar el ajo para tratar la hipertensión”
  • Su contenido de alicina evita el desarrollo y proliferación de hongos, parásitos e infecciones.
  • Alivia el síndrome varicoso, muy común durante el embarazo.
  • Previene la diabetes gestacional, muy peligrosa para la salud del feto y de la madre.
  • Regula los niveles elevados de colesterol malo en la sangre.

¿Cómo consumir el ajo morado?

Si bien hemos visto que el ajo morado es una variedad que posee una mayor concentración de nutrientes, recuerda que cualquier variedad es muy beneficiosa para la salud. Si alguna vez no encuentras ajo morado, continúa tu rutina alimenticia con cualquier otra variedad ya que obtendrás resultados similares.

La dosis recomendada, es un diente de ajo morado diariamente. Es ideal consumirlo por la mañana en ayunas para que tu cuerpo pueda asimilar todos los nutrientes rápidamente. En un principio, puedes llevar a cabo un tiempo de adaptación: comienza consumiendo durante una semana, luego descansa otra. Así, extiende el tiempo hasta llegar a consumirlo durante dos meses seguidos, luego descansas un mes y vuelves a comenzar.

Si temes sufrir de mal aliento, puedes masticar unas hojas de menta, acompañar con un poco de zumo de limón o beber unos sorbos de leche luego de haberlo tragado.