,

¿Sabías que los medicamentos antibióticos antes de los 2 años de edad no son recomendados? ¡CONOCE QUÉ DICEN LOS ESPECIALISTAS!

Por qué no hay que dar antibióticos antes de los 2 años

Según las últimas investigaciones, prescribir antibióticos antes de los 2 años de edad para tratar afecciones comunes, no sería recomendable. Hasta hace algunas décadas atrás era normal que los niños se tratasen con este tipo de medicación. Sin embargo, en los últimos años, los especialistas dieron con nuevas conclusiones al respecto.

Los tratamientos con antibióticos antes de los 2 años aumentan el riesgo de sufrir alergias.

Según una investigación realizada por la Universidad de Utrecht, Holanda, consumir antibióticos antes de los 2 años de edad aumentaría el riesgo de padecer alergias más adelante. Fariba Ahmadizar, colaboradora del estudio, afirma:

“La exposición a antibióticos durante un momento temprano de la vida, se relaciona directamente con un aumento en el riesgo de padecer eczemas y fiebre del heno más adelante”.

Para llegar a estas conclusiones, los expertos llevaron una investigación desde el año 1996 hasta el 2015. En ella se produjo el seguimiento de miles de pacientes en general. Finalmente, los resultados demostraron que los tratamientos con antibióticos a temprana edad aumentaban entre un 15% y un 41% las probabilidades de padecer eczemas. Por otro lado, se aumentaba entre un 15% y un 56% el riesgo de sufrir fiebre del heno, a lo largo de la vida.

Además, pudo conocerse que el porcentaje aumentaba según la cantidad de tratamientos llevados a cabo. El riesgo de padecer estas afecciones era más elevado en pacientes que habían sido tratados dos o más veces con antibióticos antes de los 2 años (comparados a los que sólo tomaron un tratamiento).

¿Por qué sucede esto?

Si bien los resultados de la investigación fueron analizados exhaustivamente y comprobados, el por qué aún no está determinado a ciencia cierta. Al parecer, los antibióticos recetados producirían una alteración en la flora bacteriana intestinal. Este desbalance en los microorganismos beneficiosos del intestino, lleva a una baja respuesta inmunológica.

Es necesario tener en cuenta que un gran porcentaje de nuestro sistema inmunológico se encuentra en nuestro sistema gastrointestinal. A su vez, los antibióticos producen este efecto tanto en grandes como en niños. La diferencia reside en que, al tomarlos a temprana edad, es más difícil volver al equilibrio bacterial necesario.

Uso y consumo responsable de antibióticos.

En primer lugar, debemos saber que la automedicación es algo peligroso. Existen antibióticos de venta libre pero no es recomendable su consumo, salvo por indicación médica. Ten en cuenta estos factores antes de consumir estos medicamentos sin control médico:

  • Abusar de los antibióticos provoca una resistencia: Los microorganismos nocivos mutan y son cada vez más difíciles de controlar. A su vez, nuestro cuerpo disminuye su respuesta inmunológica.
  • Por esa resistencia antes mencionada, necesitarás antibióticos cada vez más poderosos. Esto, a su vez, desencadenará dolorosos problemas gástricos y estomacales.
  • Se alteran las floras bacterianas beneficiosas: Nuestro cuerpo cuenta con bacterias que nos ayudan a mantenernos saludables. La mayoría de ellas se encuentran en nuestros intestinos, boca y vagina. Los antibióticos matan a todas las bacterias por igual (malas y buenas) por lo que se produce un desbalance importante. Al finalizar el tratamiento, el organismo debe volver a su balance natural.