,

Aprende a blanquear los dientes con limón y bicarbonato en poco tiempo. ¡Para una sonrisa radiante y perfecta!

Blanquear los dientes con limón y bicarbonato de sodio es un truco sumamente eficaz y conocido. Es un tratamiento popular y muy recomendado para aquellas personas que no desean, o no pueden, gastar un dineral en tratamientos invasivos odontológicos.

Para muchos de nosotros es un sueño casi imposible contar con dientes radiantes, iluminados y blancos. Los tratamientos blanqueadores resultan costosísimos y no todos podemos pagarlos. Aunque nos gustaría, el sueño de la sonrisa perfecta es algo difícil de lograr.

En esta constante búsqueda, podemos toparnos con numerosos trucos naturales que pueden servir de mucho. Este tratamiento para blanquear los dientes con limón y bicarbonato es famoso en todo el mundo, ya que es uno de los más utilizados de forma casera. (También creemos que puede interesarte el artículo: “¿Sabes cómo blanquear los dientes con cáscara de plátano?” (clic aquí))

¿Cómo blanquear los dientes con limón y bicarbonato de sodio?

Como primera medida, es muy importante cuidar nuestros dientes de forma regular. Una correcta higiene y visitas periódicas al odontólogo serán de ayuda para mantener una correcta salud bucal. Sin embargo esto no nos garantiza el blanco que deseamos.

Nuestra alimentación juega un papel preponderante a la hora de manchar los dientes. El esmalte dental puede verse afectado, entiéndase manchado o teñido, por varios alimentos que consumimos a diario, sin saberlo:

  • el vino tinto.
  • el té y otras infusiones de hierbas.
  • café.
  • muchos dulces.
  • el cigarrillo.
  • el consumo de antibióticos y otros fármacos.

Abandonar el cigarrillo y disminuir el consumo de estos alimentos te ayudarán a mantener los dientes más blancos. Sin embargo, también puedes intentar utilizar algunos ingredientes naturales. Este tratamiento casero para blanquear los dientes con limón y bicarbonato de sodio es uno de los más efectivos.

Para ello necesitarás:

  • el zumo de medio limón.
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio.
  • Un vaso de agua.

Tratamiento para blanquear los dientes con limón y bicarbonato:

Vierte el zumo del limón suavemente sobre el bicarbonato, hasta obtener una pasta. Cepíllate los dientes con este preparado, no olvides ningún rincón. Luego, enjuaga muy bien con agua. Cambia el cepillo de dientes y sin agregar nada (con el cepillo limpio) cepíllate nuevamente para quitar cualquier resto de pasta que pueda haber quedado adherida.

Realiza este tratamiento sólo una vez a la semana. En caso contrario, el bicarbonato puede corroer el esmalte dental y debilitarlo paulatinamente.

Recuerda realizar este tratamiento hasta obtener la tonalidad deseada. Jamás realizarlo más de una vez a la semana, ni extenderlo por demasiado tiempo. Es bueno descansar por lo menos un mes, una vez que consigas blanquear tus dientes con limón y bicarbonato de sodio. Consulta con un especialista ante cualquier duda. Suspende el tratamiento ante alguna reacción adversa o irritación de encías.