Aprende a quitar la grasa adherida y el óxido de las sartenes, con estas soluciones caseras.

Con el continuo uso y el fregado permanente para lavarlos, es muy común que nuestros sartenes o cacerolas se oxiden. Cuando esto pasa, primero pensamos en desechar los trastes viejos y comprar unos nuevos. Lo mismo sucede cuando las grasas se adhieren en los rincones de las ollas o fuentes y resultan muy complicadas de remover.

Sin embargo, debes saber que tanto el óxido como los restos de aceite quemado pueden removerse fácilmente del fondo de tus sartenes, utilizando algunos ingredientes que seguramente posees en tu hogar. ¡Sólo deberás seguir los consejos que te compartimos a continuación! Te ayudarán a ahorrar un poco de dinero, tiempo y muchos dolores de cabeza. Además, al tratarse de ingredientes naturales o caseros, puedes estar seguro que no tienen ningún tipo de contraindicación, ni representan un peligro para tu salud (como ocurre con muchos limpiadores químicos).

¡Toma lápiz y papel!

Trucos caseros para quitar las manchas de óxido o de aceite quemado de los trastes de cocina.

Vinagre blanco.

El vinagre blanco tiene un gran poder corrosivo. Además de utilizarlo para condimentar ensaladas, hoy te enseñamos cómo utilizarlo para limpiar tus ollas. Si las manchas son moderadas, puedes agregar una solución formada con vinagre blanco y agua en partes iguales, dentro de la cacerola. También puedes realizar la solución en un recipiente grande y sumergir allí la sartén. Deja actuar durante toda la noche y lava al otro día. Verás con qué facilidad removerás todas las manchas.

Sin embargo, si las manchas son más serias, agrega un poco de vinagre blanco puro, directamente en el fondo del sartén. Deja actuar por dos horas y lava con agua y detergente. Si quedan restos de óxido, vuelve a repetir el proceso una vez más ya que con cada metal el tiempo de espera varía.

Lee también: “Cómo limpiar el horno fácil y rápido con productos naturales”

Con limón y sal.

Ubica la sartén en una superficie plana. Vierte una capa de sal que cubra toda la mancha de óxido o grasa que quieras remover. Luego, exprime uno o más limones y procura que el zumo humedezca la sal y cubra el área a desmanchar. Deja actuar por 3 horas. Finalmente, frota la cáscara del limón por toda la zona para ablandar el óxido. Lava con agua y detergente, frotando con una esponja suave.

Lee también: “¡Descubre cómo blanquear tu ropa sin usar cloro!”

Con patatas y sal.

Las patatas, o papas, contienen un ácido denominado oxálico que es muy utilizado en diversos limpiadores industriales. Sin embargo, esta hortaliza no contiene ninguna de las sustancias químicas que encontraremos en esos productos. Por ello, mezclada con sal, resulta un poderoso removedor de óxido.

Corta una patata por la mitad y frótala por unos minutos sobre toda la superficie oxidada. Luego, esparce una capa de sal sobre todas las áreas frotadas y deja actuar por unas tres horas. Finalmente, toma la otra mitad de la patata y vuelve a frotar las zonas. Deja actuar nuevamente y lava con abundante agua y jabón para platos.

Lee también: “Cómo eliminar manchas amarillas de la ropa blanca”

Bicarbonato de sodio.

El bicarbonato es otro elemento altamente corrosivo capaz de remover el óxido eficazmente. Para ello, coloca unos 50 gr de bicarbonato (la cantidad dependerá del tamaño de la mancha) en un recipiente de vidrio. Vierte algunas gotas de agua (no demasiadas) hasta formar una pasta espesa. Cubre todas las manchas del sartén con esta preparación y déjalo hasta que se sequen. Luego, con una esponja gruesa de cocina, raspa sobre cada mancha para lijar suavemente. Termina lavando con abundante agua.

Ahora no tienes por qué desechar esa cacerola que te ha acompañado durante tantos años. Elige uno de estos trucos caseros y remueve todas las manchas de una sola vez. Cuéntanos ¿qué truco utilizas tú para remover el óxido?