,

Aprende a realizar un automasaje en los pies para RELAJAR EL CUERPO Y ALIVIAR CONTRACTURAS.

Un automasaje en los pies puede cambiar tu día

Realizarnos un automasaje en los pies puede proporcionarnos un gran alivio después de una larga jornada de trabajo. Además, ayudará a relajar los músculos, aliviar contracturas y tratar dolores en la columna vertebral. Para ello es imprescindible saber hacerlo con la técnica correcta. Así, obtendrás los mejores resultados en poco tiempo.

Un masaje en los pies que repercute en todo el cuerpo.

Según los principios de la reflexología, en los pies existen “puntos reflejos” conectados con diferentes partes de nuestro cuerpo. A través de una estimulación por medio de un automasaje en los pies, estas zonas pueden ser tratadas, aliviadas y hasta curadas. Por otro lado, el arco del pie sigue la forma natural de nuestra columna por lo que trabajar sobre él repercute en nuestras vértebras. Ejercitar el arco del pie y fortalecerlo nos ayudará a tener una columna fuerte. 

De esta manera, la práctica milenaria de la reflexología nos guía para que podamos trabajar cada una de las partes de nuestro cuerpo. El dedo gordo del pie sería el reflejo de la cabeza. Podemos utilizar estos datos para tratar problemas comunes como migrañas o cefaleas tensionales. A su vez, la presión puede ayudar a mejorar condiciones como la congestión nasal o la sinusitis.

¿Cómo hacer un automasaje en los pies para mejorar el cuerpo en general?

A continuación, te contamos una rutina sencilla para que puedas realizar un automasaje en los pies. Practícalos cuando tengas unos minutos disponibles, incluso mientras realizas otras actividades como leer, estudiar o ver televisión.

  1. Utiliza un poco de aceite de almendras o de oliva para que tus manos se deslicen fácilmente. Comienza con un masaje general por todo el pie. utiliza ambas manos para “amasar”. Esto ayudará a que la sangre comience a fluir y el pie entrará en calor.
  2. En segundo lugar, trabaja toda la zona de la columna, es decir el arco. Con los dedos, presiona el dedo gordo y haz pequeños masajes circulares. Poco a poco baja y presiona la curvatura hasta llegar al talón (éste último responde a tu pelvis). Luego, trabaja el talón y suavemente sube hasta llegar al dedo gordo otra vez.
  3. Con masajes circulares, trabaja el resto de los dedos, las almohadillas debajo de éstos y el resto del pie.
  4. Arroja una tela al suelo y practica levantarla con los dedos. Repite unas 10 veces. Esto fortalece y brinda flexibilidad a las articulaciones.
  5. Rueda un corcho por toda la planta del pie. Identifica si existe dolor en alguna zona. Si es así, presiona con el corcho por 30 segundos, aguanta la molestia. Luego libera la presión y siente el alivio.
  6. Coloca una pelota de tenis en el piso. Hazla rodar con el pie para que la presión masajee tu planta.

Algunos consejos…

  • Realiza automasajes de manera diaria para lograr una mejor calidad de sueño, combatir el estrés y liberar tensiones.
  • Permanecer descalzo varias horas al día ayuda a fortalecer el pie y desarrollar la flexibilidad. Puedes utilizar calcetines si te es más cómodo.
  • Trabaja la planta de ambos pies después de un día complicado. De esta manera previenes fatiga, cefaleas y dolores corporales.