GUÍA DE NATACIÓN para aprender a nadar perfectamente… ¡Y EN POCO TIEMPO!

Guía completa para aquellos que quieren aprender a nadar como pez en el agua

Si estás dentro del grupo de personas que cree que por ser adulto es muy tarde para aprender a nadar, debes saber que estás equivocado. Con esta guía de consejos y técnicas básicas conseguirás nadar como pez y enfrentar los miedos al agua. Renueva tus esperanzas ¡Nunca es tarde si realmente te lo propones!

GUÍA COMPLETA PARA APRENDER A NADAR.

A continuación, te contamos trucos sencillos y técnicas básicas que te permitirán aprender a nadar y vencer el miedo. De adultos, una de las principales causas que impide a las personas aprender a nadar es la vergüenza. La segunda, es el temor al agua. Muchos no se animan o no tienen el tiempo para recurrir a una escuela. Con estos tips pronto serás un pez en el agua.

1. Vence el miedo:

  • Para aprender a nadar y vencer tu miedo, será necesario que practiques en un lugar no muy profundo y sin corriente. Una piscina de no más de 130 cm de profundidad es lo ideal.
  • Inhala la máxima cantidad de aire posible. Practica la respiración a medida que adoptas diferentes posturas dentro del agua. Sostente de las manos, salta, recuéstate, etc. Esto te ayudará a tener más confianza.
  • Siente, en cada postura y sin exhalar, cómo el agua te lleva hacia la superficie.

2. Relájate en el agua.

  • Toma aire, extiende los brazos y deja que el cuerpo flote.
  • Una vez que hayas adoptado la posición, relájate y deja que el agua te lleve.
  • Si lograste hacerlo boca arriba, intenta ahora boca abajo. Lo conseguirás si te concentras al máximo en el objetivo.

3. Aprende a respirar:

  • Con la cabeza fuera del agua, toma aire por la boca. Sumerge la cabeza y exhala el aire suavemente. Hazlo de manera rítmica.
  • Una vez que puedas hacer esto, practica contener la respiración lo máximo que puedas.

4. Practica con las piernas:

CROL: 

  • Sostente del borde de la piscina o de una tabla de nado. Mueve las piernas hacia arriba y abajo. Patalea. El pataleo es básico si deseas aprender a nadar rápidamente.
  • Dobla las piernas y estira las puntas de los pies.
  • La fuerza debe salir de las caderas.

PECHO:

  • Sostén una tabla de nado, dobla las piernas hacia los lados, como si fueras una rana.
  • En un rápido movimiento, estíralas, ciérralas e intenta avanzar aprovechando el envión.

5. Practica el movimiento de los brazos:

Una vez que tengas el movimiento correcto de las piernas, continúa con los brazos.

CROL:

  • Para comenzar, ubica la tabla de nado debajo de tu pecho. Coloca los brazos frente a ti, estirados.
  • Sumerge uno de los brazos realizando un semicírculo hasta regresar a la posición inicial.
  • Inhala al levantar el brazo por el aire. La cabeza mira siempre al brazo activo.
  • Cuando coordines los movimientos, puedes practicar sin la tabla.

PECHO:

  • Durante el empujón que te brinda el movimiento de las piernas, estira los brazos al frente.
  • Cuando las piernas se doblan, los brazos realizan un semicírculo y se juntan debajo del pecho. Luego se extienden en la posición inicial.

6. Flota:

  • Para mantenerte a flote de manera vertical, realiza movimientos similares a los de nado pecho. Rema el agua hacia abajo, debajo de ti.
  • Otra opción es patalear de manera similar a una bicicleta, mientras que los brazos reman el agua hacia abajo.