,

Arroz milagroso contra el mal olor del guardarropa

Nadie quiere abrir su armario y notar ese desagradable olor que denota lo “viejo” de la ropa. Este problema tan común en los guardarropas puede erradicarse de una manera definitiva, con un ingrediente tan sencillo como el arroz. 

Un truco económico, milagroso y simple, que ha sido transmitido de generación en generación para quitar ese espantoso olor, es utilizar una bolsa pequeña de arroz y colocarla dentro del armario por un tiempo.

¿CÓMO SUPERAR LA HUMEDAD EN EL GUARDARROPA?

Encontramos que las casas antiguas el moho es un factor común en los armarios. Además de la ropa, la humedad contamina las toallas, los cobertores, las cortinas, y todo aquello que almacenamos en el guardarropa.

1.- La ventilación es importante. Los armarios encerrados son los que más sufren de “mal olor”.

2.- Se debe atacar el hongo apenas aparezca. El tema de la limpieza de los armarios es fundamental. Uno de los factores más comunes del “mal olor” es una capa de hongos que no fueron atacados a tiempo.

3.- Comprobar las paredes del guardarropa. Las puertas del armario no solo existen para abrirlas y cerrarlas. Es importante que constantemente estemos verificando su estado. A veces el enemigo oculto está: “detrás de la puerta”. No podemos confiarnos en el estado interno del armario, sino que debemos ser muy cuidadosos con las puertas, que normalmente tienen poca iluminación y ventilación, por ello, son proclives a albergar hongos.

4.- No se recomienda tener el zapatero junto a la ropa. Se recomienda que los zapatos estén en un sitio que pueda recibir ventilación. Si los tenemos encerrados en alguna repisa interna del armario, seguramente creará humedad y malos olores al guardarropa.

5.- Incorporar ventilación. No es necesario que se instale un sistema sofisticado de ventilación en el armario, pero sí que al menos, se piense en un espacio que permita que el aire pueda circular dentro del guardarropa. En el caso de que tenga un armario cerrado, se puede diseñar una abertura para su ventilación.

EL ARROZ: UN TRUCO MILENARIO PARA EL ARMARIO

Las mejores soluciones casi siempre las tenemos a la vista y se nos dificulta verlas. El arroz que normalmente está servido en la mesa, también es un potente absorbente de la humedad. 

Es un truco ingeniosamente reservado, y que todos tenemos al alcance. Las abuelas lo usaban de una forma rudimentaria: colocaban un puño de arroz en un recipiente de barro o plástico y lo dejaban dentro del armario por algunos días.

La mejor noticia: ¿Funciona? ¡Por supuesto!

Agarren papel y lápiz y tomen nota sobre los pasos que deben seguir:

  • Sacos de tela. Se pueden comprar o elaborar. Es muy fácil: algún retazo de tela puede servir. Si queremos ahorrar un poco de dinero, simplemente tomamos el retazo de tela, lo cortamos en un cuadrado como de 15 cm x 15 cm, y luego buscamos una cinta para amarrarlo.
  • El arroz. En cada saco de tela, se pueden colocar 30 0 40 g de arroz. Todo va a depender del tamaño del saco de tela.
  • ¿Cómo colocar los sacos en el armario? Aquí podemos ser creativos. Se pueden colgar con la ropa. Se pueden colocar también colgados en las persianas, también se puede dejar uno en cada repisa, en el suelo también se pueden ubicar.

Otro truco es que cada quince o veinte días, cambies los sacos y de arroz y los sustituyas por otros nuevos, así mantendrás tu armario libre de malos olores.