,

¡Atención! 5 señales que tienes un intestino permeable.

A lo largo de nuestras vidas, muchas circunstancias particulares pueden dañar nuestros intestinos de forma considerable. El consumo frecuente de antibióticos, una dieta desequilibrada con bajo contenido de fibras, alimentos altamente procesados y algunas enfermedades crónicas son situaciones que pueden perforar el intestino.

Cuando existe un intestino permeable, no sólo los nutrientes pueden pasar al torrente sanguíneo, sino también alimentos sin digerir, microorganismos nocivos o sustancias tóxicas. Las bacterias se multiplican y tienen un mayor acceso a cualquier parte del cuerpo viajando a través de la sangre.

Presta mucha atención a los síntomas y señales que presenta el cuerpo para advertir una perforación en tus intestinos.

5 señales de un intestino permeable.

Si bien los síntomas pueden variar de un paciente a otro, algunas señales más sutiles que otras seguramente se hacen presentes. Es necesario acudir con un especialista ante la sospecha o presencia de algún síntoma. También, puede que el intestino permeable despierte algunas otras enfermedades peligrosas que requieran de atención inmediata y luego, se descubran los problemas en el intestino.

1.Depresión o estados de ansiedad.
El intestino es el segundo órgano, después del cerebro, que incide en nuestros estados de ánimo. El 80% de la serotonina del cuerpo, se produce en nuestros intestinos. La serotonina es la hormona encargada de regular el sueño y los estados de ánimo, un intestino permeable puede alterar los niveles hormonales y repercutir directamente en nuestras emociones. Además, las hormonas también se encargan de equilibrar la cantidad de bacterias presentes en el intestino, allí reside la importancia de mantener un intestino saludable.

2.Alergia a ciertos alimentos.
Si últimamente notas que presentas alergias a ciertos alimentos, puedes sufrir de una perforación en el intestino. Las membranas que lo recubren, son una protección que nos mantiene alejados de alérgenos alimentarios y toxinas, sin embargo cuando la permeabilidad les permite pasar al torrente sanguíneo, nuestro cuerpo entra en alerta y las defensas comienzan a combatir los cuerpos extraños.
El 70% de nuestro sistema inmunológico está presente en los intestinos preparado para atacar. Cuando los agentes extraños pasan al torrente sanguíneo, se diseminan por todo el cuerpo y nuestro sistema inmune comienza una “batalla” general. Éste puede ser el comienzo de problemas como la celiaquía o la intolerancia al gluten.

3.Síndrome del intestino irritable.
Este síntoma es el más común. Generalmente va acompañado de una hinchazón crónica, diarreas o cólicos intestinales. Estas reacciones se desencadenan por un desbalance entre las bacterias beneficiosas y las tóxicas que batallan dentro del intestino dañado. Los pacientes con síndrome del intestino irritable presentan un sistema nervioso más sensible por lo que los dolores se intensifican.

4.Aumento excesivo de peso.
El consumo regular de azúcar y alimentos procesados sustituyen las bacterias beneficiosas por las dañinas. Éstas últimas ayudan y favorecen tanto la inflamación como el aumento de peso. El sobrepeso y la obesidad están estrechamente relacionados con un intestino permeable. Reducir el consumo de azúcar, reduce las bacterias tóxicas, reduce la inflamación y la ganancia de peso.

5.Alergias estacionales o cuadros asmáticos crónicos.
La medicina occidental y la mala alimentación han producido una disminución importante en la cantidad de bacterias presentes en nuestro organismo, especialmente en los intestinos, por ello las personas se vuelven más sensibles a los cambios estacionales. Investigaciones han manifestado un aumento del asma y las alergias en Occidente, especialmente en Estados Unidos y Europa.

Algunos consejos…

Si presentas un intestino permeable, existen algunos ajustes que deberás realizar en tu vida cotidiana. Te presentamos un listado de aquellos hábitos que debes adquirir y cambios en tu dieta:

  • Elimina el consumo de lácteos ya que promueven la inflamación e irritación de las mucosas de los intestinos, empeorando el cuadro.
  • Evita el consumo de azúcar porque estimula el desarrollo de bacterias nocivas; tampoco consumas edulcorantes químicos ya que mata las bacterias buenas.
  • No ingieras alimentos que contengan glutamato monosódico, un aditivo químico que suelen agregar a los alimentos para su mayor conservación.
  • Evita bebidas irritantes como jugos en polvo, refrescos gaseosos, café y chocolate.
  • Ingiere alimentos integrales y sin procesar.
  • Disminuye la ingesta de gluten.
  • Bebe mucha cantidad de agua, al menos dos litros por día.