,

Batido de arándanos y piña para perder peso

Para un evento, una fiesta o para vernos bien, todas deseamos tener nuestro vientre plano. Así, lucimos mejor nuestra ropa, nos sentimos seguras y se eleva nuestra autoestima. No es imposible, sólo sigue estos consejos y en una semana notarás cambios considerables en tu cuerpo.

PASO 1

Incorpora a tus desayunos batidos y zumos: Consumir estos batidos ayudarán a que obtengas un vientre plano además que te proveerán de mucha energía para comenzar tu día. Es la mejor manera de ingerir varias frutas a la vez, aprovechar todos sus nutrientes y mantener hidratado el cuerpo. Si tienes poco tiempo y no puedes realizarlos, haz zumos naturales de frutas que son más fáciles de digerir y no te hincharán el estómago (por ejemplo, en vez de consumir una manzana, licúala y bebe el zumo que obtendrás).

Te dejamos algunas recetas que puedes elaborar:

Licuado de pomelo, piña y arándanos

Ingredientes: 1 pomelo, 2 rodajas de piña, 10 arándanos.
Preparación: Exprime el pomelo en el momento que realizarás el batido. Agrégalo a la licuadora junto con la piña y los arándanos. Licuar hasta que se consiga una mezcla homogénea.
Debes beberlo de inmediato una vez que finalices de hacerlo. De esta forma evitarás que la fruta comience su proceso de fermentación, es decir que evitarás que se infle tu vientre.

Licuado verde

Ingredientes: ½ taza de alfalfa fresca, 300ml de agua, 1limón, 1 cucharada de avena, miel, 100ml de jugo de aloe.
Preparación: Corta el limón en trozos y colócalo en la licuadora, sólo debes sacarle las semillas. Agregar el agua y licuar todo. Luego, debes colar lo que obtuviste. Retira los desechos de limón y vierte la limonada nuevamente en la licuadora. Agrégale la alfalfa, la avena y el jugo de aloe. Licuar hasta obtener un batido homogéneo. Servir y endulzar con un poco de miel.
Este licuado debe beberse en ayunas.

PASO 2

Haz algunos ejercicios fáciles: No todos contamos con el tiempo suficiente para internarnos en un gimnasio hasta tener un estómago planísimo. Pero, por suerte, con realizar algunos movimientos fáciles en casa alcanza para tonificar nuestra barriga. Es un hábito muy saludable hacer ejercicios, previene de muchas enfermedades y nos ayuda a mantenernos en forma, por lo tanto este es un buen momento para adoptarlos. Aquí tienes algunas ideas:

Bicicleta: Si no te apetece salir de tu casa y dar unas vueltas en bicicleta, adapta el movimiento en una colchoneta. Recuéstate boca arriba, eleva tus piernas 90grados y comienza a girarlas en el aire como si estuvieras pedaleando. Realízalo durante 10 minutos, diariamente.

Subir y bajar escaleras: Es un excelente ejercicio cardiovascular que lubricará tus articulaciones, tonificará varios músculos de tu cuerpo y quemará muchas calorías. 15 minutos, todos los días será suficiente.

Ejercicio “plancha”: Es un ejercicio similar a la flexión de pecho pero mucho más fácil de realizar, ideal para iniciarse. Debes colocarte boca abajo, con los brazos paralelos debajo de tu pecho, apoyando los antebrazos. Apoya las puntas de tus pies y trata de elevar el pecho (sólo el pecho) del suelo sin despegar los antebrazos. Trata de mantener esta posición 30 segundos, descansa y vuelve a repetirla.

Piernas en alto: Es un ejercicio sin tensión. Recuéstate boca arriba con las piernas juntas. Trata lentamente de elevarlas 30 centímetros sobre el suelo sin separarlas. Mantener esta posición durante 30 segundos y luego afloja el cuerpo. Repítela nuevamente.

PASO 3
Adecua tu alimentación: Algunos alimentos favorecen a la hinchazón de vientre. Es necesario conocer cuáles son aquellos que pueden resultar inflamatorios y evitarlos por un tiempo.

  • Legumbres: No están prohibidas pero abusar de ellas no es lo recomendable. Durante la digestión de judías, frijoles o lentejas, nuestro cuerpo produce una gran cantidad de gases que inflaman los intestinos. Hacer un consumo moderado de ellos.
  • Frituras: Están prohibidos en casi todas las dietas y esta no es una excepción. Los alimentos fritos tienen gran cantidad de grasas saturadas que producen inflamación e indigestión.
  • Bebidas gaseosas: No necesita una mayor explicación. Las bebidas con gas nos llenan de gas el estómago y nos hacen producir más gas.
  • Sal: Tampoco es un alimento prohibido pero es necesario consumirla moderadamente. Produce retención de líquidos y el sodio se acumula en nuestro vientre.
  • Chicles: Masticar chicle produce que nuestro cuerpo comience el proceso de digestión pero sin tener un bolo alimenticio que digerir. Nuestro estómago se llenará de jugos gástricos y gases innecesariamente.
  • Puré de papas: La mezcla de carbohidratos, grasa y almidón son de difícil digestión.
  • Lechuga: Produce hinchazón durante el proceso digestivo.

Recuerda que beber 2 litros de agua por día te ayudarán en la dieta. También debes consumir alimentos que beneficien desinflamando el organismo como manzanas, moras, papaya, piña, espinacas, ajo, canela, jengibre y té verde.
Haz la prueba durante una semana y cuéntanos tus resultados.