,

¡BEBÉ AHOGADO! Cómo ayudar ante un posible atragantamiento.

Un bebé ahogado no debe ser auxiliado de la misma forma que un adulto. El objeto que esté obstruyendo sus vías respiratorias debe ser cuidadosamente removido y nosotros debemos conocer todos los movimientos necesarios para ayudarlo. Conoce cómo actuar ante estas emergencias.

Debido a su instinto de succión o durante la dentición, es muy común que los pequeños lleven objetos a sus bocas. Por ello es importante mantenerlos siempre vigilados y asegurarnos de que el objeto con el que juega no se desarme, tenga pequeñas partes o se rompa.

También durante la primera etapa de ablactación (introducción de alimentos a la dieta) podemos presenciar cómo un bebé ahogado tiene dificultades para respirar. Siempre, siempre, debemos estar preparados para estas situaciones: en primer lugar para no entrar en pánico; en segundo lugar para ayudar al pequeño. Si tu hijo tiene menos de un año de edad, deberías seguir estos primeros auxilios, ante un posible atragantamiento.

Primeros auxilios para ayudar a un bebé ahogado.

1. Observa si el bebé ahogado, logra toser.

Si el pequeño logra toser y hacer algunas arcadas, significa que sus vías respiratorias no se encuentran completamente obstruidas. Permite que tosa y acompaña con unos pequeños golpecitos en su espalda. Pronto logrará reponerse por sí solo.

2. Vías obstruidas.

Si el bebé no logra llorar y no emite ningún tipo de ruido, las vías están completamente obstruidas. Otras señales de atragantamiento son:

  • Eleva los brazos o se toma su garganta con las manos.
  • Emite un sonido agudo y extraño.
  • Sus labios se tornan de color morado o azulados. Su piel rojiza.
  • Se desmaya o está soñoliento, luego de algunos segundos.

En este caso, el bebé no logrará toser y deberás ayudarlo de manera inmediata.

3. ¿Qué NO hacer?

De ninguna manera intentes quitar el objeto con tus manos. Puede que con los dedos alojes el objeto más adentro, lesiones la garganta del bebé o lo lastimes.

4. Llama a emergencias.

Si tienes la posibilidad de marcado rápido o marcado por vos (aplicaciones que tienen los nuevos smartphones), llama a emergencias, mientras comienzas con los primeros auxilios. Si el bebé ahogado no recibe oxígeno por mucho tiempo, necesitará un equipo especial de oxigenación.

Inmediatamente después, comienza con las maniobras correspondientes para quitar la obstrucción.

5. Primeros auxilios en menores de un año.

Es importante que durante toda la maniobra, la cabeza y el cuello del bebé estén completamente sostenidos.

  • GOLPES EN SU ESPALDA.

bebé atragantado1

En primer lugar, ubica al pequeño sobre tu antebrazo, boca abajo. Sobre tu mano, coloca el cuello y la cabeza, los cuales deberán quedar a un nivel más bajo respecto a su cuerpo.

Utiliza la base de la mano (llamada eminencia tenar) para dar pequeños golpecitos sobre su espalda, entre los omóplatos. Repite cinco veces, firmemente.

Generalmente, esto es suficiente para quitar la obstrucción. Si después de los 5 golpes continúa atragantado, comienza con presiones en el pecho.

  • COMPRESIONES DE PECHO.

bebé atragantado2

Para dar vuelta al bebé y colocarlo boca arriba, utiliza el brazo que tienes libre: colócalo sobre la espalda, sostén la cabeza con tu mano y en un movimiento, cámbialo de posición cuidadosamente. Recuerda siempre sostener su cabeza.

Una vez boca arriba, apoya el brazo sobre tu muslo para realizar mejor la fuerza. Nuevamente, la cabeza debe quedar más abajo que el resto del cuerpo. Realiza cinco compresiones en el pecho:  Coloca la punta de dos dedos en el centro del pecho, a la altura del diafragma (debajo de sus pechos). Con una presión suficiente, desliza los dedos hacia arriba y abajo unos 4 cm. Descansa y vuelve a repetirlo 5 veces.

Esto obliga a que el aire de los pulmones salga y quite la obstrucción. En breve, el pequeño despedirá el objeto.

A TENER EN CUENTA: En niños mayores de 2 años, se puede aplicar la maniobra de Heimlich.