,

Berro y Brócoli matan células cancerígenas en 24 horas.

¿Consumes habitualmente estos alimentos? Te contamos lo que los últimos estudios afirman y cómo afectan positivamente nuestra salud, en el tratamiento del cáncer. En especial para curar el cáncer de mamas, próstata y colon.

Brócoli: El brócoli, como el resto de plantas crucíferas, goza de muy mala fama. Ya sea por su intenso sabor o por su olor, muchas personas evitan consumirlo. Sin embargo, una investigación actual, realizada por científicos de la Universidad de Oregon, EE.UU; afirma cuán beneficioso resulta para la salud. Específicamente, combatiendo las células cancerígenas.

El brócoli contiene un compuesto denominado sulforafano que es un anticancerígeno. Incluso, por primera vez, se pudo demostrar que mata selectivamente: es decir que ataca las células malignas y no interfiere en absoluto, en las células sanas del cuerpo.

Investigaciones anteriores ya afirmaban que el sulforafano es una sustancia fitoquímica repleta de nutrientes con propiedades antimicrobianas. Es uno de los compuestos más seguros que se ha descubierto en los últimos tiempos, por ello se baraja la idea de desarrollar tratamientos para curar el cáncer de mama o próstata.

La manera de combatir las células malignas es a través de la inhibición. El sulforafano evita la actividad de unas enzimas denominadas “enzimas histona deacetilasa”, las principales involucradas en el desarrollo del cáncer.

Berro: Estudios realizados por científicos británicos de la Universidad de Ulster han demostrado mediante diversos estudios y experimentos, que ingerir 85 gr de berro al natural por día, reduce significativamente los daños al ADN, por lo tanto también, las probabilidades de padecer cáncer.

Media hora después de haberse alimentado con berro, los pacientes y voluntarios del estudio, ya presentaban grandes cambios en los compuestos de su sangre.

Berro y brócoli una combinación milagrosa.
Ambos alimentos fueron estudiados exhaustivamente y se han comprobado las propiedades que benefician al organismo y a la salud, especialmente combatiendo las células cancerosas.

Además de lo mencionado, tanto el brócoli como el berro, contienen unos fitoquímicos denominados glucosinolatos. Cuando el vegetal se rompe por un daño mecánico, los glucosinolatos se convierten en isotiocianatos. Estos últimos, son compuestos azufrados que promueven la eliminación de toxinas del organismo y refuerzan los antioxidantes del cuerpo, previniendo daños en las células.

Incluso, se ha comprobado que este compuesto presente en las crucíferas, es capaz de impedir el contacto de los tumores con otros tejidos del cuerpo, evitando su crecimiento.

Actualmente, los estudios se centran en la investigación del Isotiocianato de fenetilo (PEITC) para determinar si, a niveles más elevados, esta sustancia puede combatir efectivamente el cáncer y si puede ser empleada como quimioprevención (es decir para evitar que aparezcan tumores en personas propensas a padecerlos).

Se ha logrado comprobar que, al tratar las células madres del cáncer con PEITC, se eliminan casi la totalidad de ellas. Esto, marca una notable diferencia con la quimioterapia, ya que a través de ella sólo se eliminan los tumores sin atacar las células madres cancerígenas. Al mantenerse vivas, pueden volver a formar tumores a lo largo del tiempo.

A partir de este momento, asegúrate de incluir crucíferas como el brócoli y el berro a tu dieta y en los alimentos de todos los días. Así, previenes muchas enfermedades graves y fortaleces tu organismo con antioxidantes naturales.