,

¡Asombroso! Mira cómo blanquear las zapatillas blancas con estos trucos caseros

Cuando nuestra ropa se mancha, es muy común que recurramos a ciertos productos químicos para reparar el daño. Estos productos, en muchas ocasiones, dañan de manera irreparable los tejidos de nuestras prendas, y es por eso que hoy, te diremos cómo blanquear las zapatillas blancas, de una manera sumamente fácil y segura.

blanquear las zapatillas blancas

Es muy común, que nuestras zapatillas blancas o de suela blanca, se pongan de color amarillento a medida que las vamos usando, y auqnue las lavemos de manera recurrente, las manchas del uso siguen estando ahí.

A continuación, te mostraremos 5 sencillos trucos caseros con los cuales podrás blanquear las zapatillas blancas de una manera sumamente rápida y efectiva.

Trucos caseros para blanquear las zapatillas blancas

1. SAL GRUESA

Además de utilizar la sal en tus comidas, también puedes usarla a la hora de blanquear las zapatillas blancas y cualquier otro tipo de tela. Las propiedades de la sal son excelentes para remover las manchas.

blanquear las zapatillas blancas

Sigue la siguiente receta:

Ingredientes:

  • ½ taza de sal gruesa (160 g)
  • Jabón o detergente (el necesario)
  • 1 cepillo

Procedimiento:

  1. Utiliza el cepillo para remover toda la suciedad de tus zapatillas. Tabién extrae las suelas para limpiarlas.
  2. Antes de enjuagar el calzado, frota la sal por dentro y por fuera de él, dejándola reposar durante una hora.
  3. Pasado el tiempo acordado, enjuaga el calzado con agua fría y tu jabón de uso habitual.
  4. Seca las zapatillas a la sombra.

2. SAL Y LECHE

Mezclando estos dos ingredientes, no solo podrás blanquear las zapatillas blancas, sino también eliminar todo tipo de hongos y bacterias de ellas.

Sigue la siguiente receta:

Ingredientes:

  • ½ taza de sal gruesa (160 g)
  • 1 litro de leche
  • ½ litro de agua
  • Jabón o detergente (el necesario)

Procedimiento:

  • Vierte la leche y el agua en un balde y añade la media taza de sal.
  • A continuación sumerge las zapatillas y déjalas en remojo durante 3 horas.
  • Para terminar, frótalas con un cepillo y enjuaga con agua y jabón.

3. PASTA DE DIENTES

Este es otro de los trucos caseros sumamente efectivos a la hora de blanquear las zapatillas blancas.

blanquear las zapatillas

Ingredientes:

  • 1 cepillo de dientes
  • Pasta de dientes blanca (la necesaria)
  • 1 paño húmedo

Procedimiento:

  • Humedece el cepillo de dientes con un poco de agua, agrégale una buena cantidad de pasta dental y frótala sobre las áreas del zapato que quieres blanquear.
  • Poco a poco se irá formando una espuma en la que saldrá la suciedad.
  • Para terminar solo tienes que frotar con un paño húmedo.

4. BICARBONATO DE SODIO Y VINAGRE BLANCO

Esta es una de las mezclas más poderosas a la hora de blanquear cualquier tipo de tela. Además, sirve también para eliminar cualquier tipo de bacterias y hongos.

blanquear las zapatillas

Ingredientes:

  • ½ taza de vinagre blanco (125 ml)
  • ¼ de taza de bicarbonato de sodio (60 g)
  • 1 cepillo

Procedimiento:

  • Mezcla el bicarbonato de sodio con el vinagre blanco, espera a que baje la espuma que se forma y luego frota el producto sobre el calzado con la ayuda de un cepillo.
  • Déjalo actuar durante 30 minutos y enjuaga.

5. AMONÍACO Y JABÓN PARA LAVAR PLATOS

Este es otro de los trucos caseros más efectivos para blanquear las zapatillas blancas y dejarlas como nuevas.

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de amoníaco (5 ml)
  • 1 cucharada de jabón lavaplatos (5 ml)
  • 2 litros de agua tibia
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio (opcional) (5 g)
  • 1 cepillo

Procedimiento:

  • En primer lugar, utiliza un cepillo para remover el polvo y suciedad acumulada dentro y fuera del zapato.
  • A continuación, diluye una cucharadita de amoniaco en los dos litros de agua tibia y añade también el jabón lavaplatos.
  • Sumerge los zapatos durante una hora y enjuágalos.
  • Si notas que aún tienen manchas, frótalos con bicarbonato de sodio después del remojo.

Al tratar tus zapatillas con cualquiera de estas recetas, puedes frotarlas luego con un poco de almidón de maíz para que duren limpias durante más tiempo.