,

Las bombillas de bajo consumo pueden ser la causa de migrañas, ansiedad y cáncer. ¡Descubre las razones para volver a las incandescentes!

Con las nuevas medidas ecológicas, somos muchos los que adoptamos las bombillas bajo consumo y botamos las incandescentes. Sin embargo, esta campaña a favor del ahorro de energía podría resultarnos sumamente nociva para la salud.

Si tienes de estas bombillas haz esto de inmediato, porque causan cáncer, migraña y ansiedad
Si tienes de estas bombillas haz esto de inmediato, porque causan cáncer, migraña y ansiedad

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, confirmó que la nueva generación de bombillas de bajo consumo resulta extremadamente tóxica. Para advertir a las personas y evitar el mayor daño posible, dicha entidad creó y presentó un protocolo de seguridad estricto para evacuar en caso de rotura de bulbo, debido a la liberación de gases venenosos.

El Instituto Fraunhofer de Klauditz Wilhelm de la Agencia Federal de Medio Ambiente de Alemania, realizó un estudio donde se pudo advertir que, cuando el interior de una bombilla de bajo consumo se daña, se libera 20 veces más mercurio que la dosis máxima permitida en el aire. Por este motivo, estas lámparas pueden ser las causantes de los siguientes malestares:

  • Mareos.
  • Cuadros de migraña aguda.
  • Convulsiones.
  • Síndrome de fatiga crónica.
  • Problemas para concentrarse.
  • Ansiedad.

Razones para elegir las bombillas incandescentes sobre las bajo consumo.

 

1.Las bombillas de bajo consumo contienen mercurio.

El mercurio es una neurotoxina altamente perjudicial para la salud. El mercurio metálico no representa una amenaza directa para la salud, sin embargo, cuando es liberado al aire sí existen riesgos severos. Las personas más propensas al daño son los niños y las mujeres embarazadas, o en edad de concebir. El mercurio es capaz de viajar por el Sistema Nervioso Central y dañar el cerebro. También afecta al hígado, los riñones, el sistema cardiovascular, el sistema inmune y el reproductivo.

Las enfermedades relacionadas a la contaminación con mercurio son las convulsiones, la ansiedad, el insomnio, problemas en la actividad cerebral y el Alzheimer.

2.Las bombillas de bajo consumo pueden ser las causantes de diferentes tipos de cáncer.

Peter Braun, el encargado de realizar estudios para el Laboratorio Alab de Berlín, Alemania, ha publicado resultados alarmantes en cuanto a las sustancias encontradas en estas bombillas. Según la investigación, se ha descubierto la presencia de carcinógenos tóxicos cuando permanecen un largo período de tiempo encendidas. Éstos son:

  • Fenol: El fenol es un alcohol sólido cristalino tóxico de color blanco, utilizado frecuentemente en la industria para fabricar todo tipo de productos como nylon, fibras sintéticas, resinas, etc.
  • Naftaleno: Es un sólido blanco muy volátil que se produce al quemar combustibles. La mayor parte del naftaleno utilizado mundialmente, se logra a partir de la quema de alquitrán de hulla.
  • Estireno: Es un hidrocarburo aromático, un líquido de olor dulce que se evapora con facilidad.

Según se pudo advertir, existe una contaminación alrededor de estas lámparas cuando están demasiado tiempo encendidas. Es muy importante utilizarlas en lugares correctamente ventilados y nunca cerca de la cabeza de las personas.

3.Las bombillas de bajo consumo emiten una gran cantidad de rayos UV.

Las lámparas de bajo consumo emiten rayos UVB (que representan el 10% de los rayos ultravioletas) y rayos UVC, los más peligrosos. La radiación UV resulta muy nociva para la salud, especialmente para la piel, debido a que tiene la capacidad de penetrar en lo más profundo de la dermis. Los rayos UV pueden causar cáncer de piel, dañar los ojos, atacar el sistema inmunológico e impedir la producción de vitamina D3.

Estas bombillas resultan tan peligrosas que se recomienda no desechar junto con la basura común. En caso de ruptura, es muy importante abrir todas las ventanas del hogar, producir una corriente de aire y evacuar la casa por, al menos, 15 minutos permitiendo que el gas venenoso se retire.

Lamentablemente, en muchos países del mundo, las lámparas incandescentes ya no se consiguen, por lo que es necesario tener en cuenta estos consejos y estar debidamente informados.