8 causas de los sudores nocturnos que seguramente desconocías

¿Por qué sudamos mientras dormimos? Todo lo que debes de saber acerca de este particular hecho

Sudar al dormir es un transtorno fisiológico que afecta a millones de personas a nivel mundial. Si bien es cierto que en la mayoría de los casos esta patología suele ser asociada a transtornos y padecimientos como la menopausia, la ansiedad, o bien a efectos secundarios tras tomar medicamentos antidepresivos y similares, es también verdad que existen otras causas subyacentes de mayor gravedad, que pueden dar origen al hecho de sudar al dormir, cada noche.

Algunas de las enfermedades de alto peligro, que pueden tener como síntoma el particular hecho de sudar al dormir, son la tuberculosis, el cáncer linfático y el VIH avanzado. Conoce a continuación, todo acerca de las verdaderas causas del sudor nocturno. 

Sudar al dormir: las 8 causas que dan origen a este padecimiento fisiológico

sudar al dormir

 

Amanaecer cada mañana con restos de sudor, es algo que molesta a muchos. El sudor nocturno, además de poder ser originado por una causa subyacente de gravedad, resulta ser también bastante incòmodo para quienes lo padecen. De hecho, algunas de las personas que padecen este transtorno nocturno, sufren debido a el, algunos transtornos relacionados al sueño.

Llegar a identificar la verdadera causa que está dando origen al hecho de sudar al dormir, puede no ser una tarea demasiado sencilla. Sin embargo, una vez que logres identificar el origen del transtorno, tratarlo y combatirlo puede llegar a ser más fácil de lo que imaginas.

Veamos a continuación y en detalle, cuales son las 8 posibles causas que dan origen al trastorno de sudar al dormir 

1. Menopausia

Los cambios hormonales que sufre nuestro organísmo en el periodo pre-menopáusico y menopáusico en si, pueden llegar a generar diversos tipos de síntomas, entre ellos, los sudores nocturnos. La menopausia en mujeres, y la andropausia en hombres, puede llegar a ser clara causa de este padecimiento.

Si el sudor nocturno es originado debido a esta etapa natural, es recomendable que al momento de dormir, intentemos hacerlo en una habitación fresca, además de tomar un baño refrescante antes de ir a la cama. Dormir con ropa ligera también ayudará a combatir los sudores.

2. Tuberculosis

Se estima que la tuberculosis sigue siendo aun una de las enfermedades más letales a nivel mundial, la cual cada año se cobra alrededor de 1.4 millones de vidas. Se trata de una infección bacteriana que ataca de manera potente a nuestros pulmones. La tuberculosis también puede ser causa de los sudores nocturnos.

Si además de sudar al dormir, presentas algunos otros síntomas como lo pueden ser la fiebre y la repentina pérdida de peso, es recomendable que consultes de inmediato a tu médico. Cuando la tuberculosis se trata a tiempo, no suele representar un gran peligro para nuestra salud.

3. Linfoma

El linfoma es un tipo de cáncer que ataca al sistema inmunológico, y que también puede causar sudores nocturnos. Algunas personas que padecen de esta enfermedad, suelen despertarse por la noche, empapadas en sudor. Esto es debido a la lucha que realzia el organísmo, para combatir a la enfermedad misma.

Si tus sudores nocturnos vienen además acompañados de otros síntomas, como lo pueden ser la fatiga constante y la pérdida del apetito, será recomendable que consultes a tu médico de inmediato. Cualquier tipo de cáncer puede ser controlado y combatido, si se lo trata a tiempo.

4. VIH/Sida

En sus primeras etapas, el virus de inmunodeficiencia humana, abreviado como VIH, presenta síntomas muy similares a los de la gripe. Entre estos síntomas, podemos encontrar la fiebre, los dolores de cabeza, erupciones cutáneas, la perdida del apetito, y los sudores nocturnos. A medida que el virus va tomando fuerza, los síntomas se agravan. Es muy importante identificar el VIH a tiempo, para así poder tratarlo y evitar al paso del SIDA.

5. Reflujo ácido

El reflujo ácido, también conocido como reflujo gastroesofágico (GERD), puede también ser causa de los sudores nocturnos. Lo peor de todo, es que este padecimiento suele afectarnos peor durante las horas nocturnas, debido a la posición de nuestro cuerpo.

Existen muchos remedios naturales para tratar el reflujo. En cuanto trates la enfermedad, los sudores nocturnos desaparecerán al instante.

6. Apnea obstructiva del sueño

La apnea obstructiva del sueño, es una condición bastante molesta, que se origina a causa de la escasez de oxígeno que llega a nuestro organísmo. Esta condición, puede llegar a originar fuertes ronquidos y sudores nocturnos durante la noche.

En la actualidad, un estimado de 12 millones de estadounidenses padecen de apnea obstructiva del sueño. Su tratamiento, consiste tan solo en modificar algunos hábitos de vida, tales como lo pueden ser la alimentación, el implemento de actividad física y el dejar de lado ciertos vicios, como el cigarrillo y las bebidas alcohólicas.

7. Hipertiroidísmo

El hipertiroidísmo es un padecimiento que acelera el metabolísmo de manera abrupta, lo que hace que nuestra temperatura corporal aumente, generándose así los sudores nocturnos. Por lo general, un buen endocrinólogo podrá brindarnos la medicación adecuada para hacerle frente a cualquier problema de tiroides. También existen varios remedios naturales capaces de tratar esta condición.

8. Hipoglucemia

La hipoglucemia, es una condición del organísmo que se genera cuando este mantiene bajos niveles de azúcar en sangre. Además de sudores nocturnos, la hipoglucemia puede generar algunos otros síntomas como lo son los diversos transtornos del sueño, dolores de cabeza e incluso pesadillas.

Siempre es recomendable mantener un control de nuestros niveles de azúcar en sangre. Además de generar sudores nocturnos, este padecimiento puede dar origen a otros de mayor gravedad.

Estas son las 8 causas más frecuentes de los sudores nocturnos. Si bien es verdad que algunas suelen ser de mayor gravedad que otras, lo importante será siempre identificar rápidamente cual es la causa del síntoma. De esta manera, se podrá tratar el padecimiento desde sus más remotos orígenes.

Llevar una vida saludable, siempre te ayudará a mantener a tu organísmo en forma y saludable. Cuida tu alimentación, realiza ejercicio físico, y consume abundante agua cada día. Además, intenta también dejar de lado cualquier tipo de vicio, que a futuro pueda representar un problema para tu salud.

Comparte con todos esta valiosa información.