,

Científicos logran hacer que las células de leucemia se destruyan entre sí. ¡Conoce este novedoso sistema!

Las células de leucemia suelen resistirse a los medicamentos convencionales, provocando en el paciente una recaída en la enfermedad. Actualmente se desarrolló un sistema capaz de lograr que las células de leucemia se destruyan entre sí y muten a formas más saludables y fáciles de atacar.

La leucemia es un tipo de cáncer de la sangre que comienza en la médula ósea. La médula ósea es el tejido blando que se encuentra en el centro de los huesos y es donde se forman las células sanguíneas. Una de las células que allí se generan son los leucocitos o glóbulos blancos; que el cuerpo los utiliza para combatir infecciones.

Las células de leucemia provocan un aumento descontrolado de leucocitos malignos e impiden la producción de glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos sanos. De esta forma, las células sanguíneas normales comienzan a disminuir ya que el cáncer se propaga rápidamente por el torrente sanguíneo. A medida que la enfermedad avanza, alcanza los ganglios linfáticos, el cerebro y la médula espinal.

Debido a que las investigaciones científicas no cesan, actualmente han logrado desarrollar un método por el cual las células de leucemia se destruyen entre sí y la enfermedad es más fácil de combatir.

Lee también: “Nuevas investigaciones acerca del cáncer: La inmunoterapia sería más eficaz que la quimio”.

¿En qué consiste el estudio de las células de leucemia?

La investigación fue publicada en actas de la National Academy of Sciences de Estados Unidos y revela una nueva esperanza en la lucha contra el cáncer. El estudio llevado a cabo por científicos del The Scripps Research Institute, California, describe una técnica de laboratorio donde logran inmunizar las células de leucemia para destruir el cáncer.

Para lograrlo, utilizan un tipo de anticuerpo humano que activa los receptores de células de la médula y las ayuda a madurar para convertirlas en células útiles y saludables. Los anticuerpos son proteínas, producidas por el sistema inmunológico, que actúan junto con los leucocitos para combatir agentes extraños (neutralizándolos o destruyéndolos).

En un principio, los investigadores querían desarrollar un tratamiento para convertir las células de leucemia en células no cancerosas. Sin embargo, después de varios años, descubrieron que los anticuerpos no sólo las ayudaban a madurar en células sanas, sino también en variedades útiles (como las dendríticas que procesan material antígeno) que mejoran la respuesta inmunológica del organismo.

¿Cómo lo lograron?

Para conseguirlo, tomaron muestras de sangre ricas en células de leucemia peligrosas y les incorporaron varios anticuerpos. Allí descubrieron que éstos lograban transformar las células en otras variedades que mejoraban la respuesta inmune.

Con el paso del tiempo, las células (que ya no son cancerígenas) que se denominan “NATURAL KILLER” (NK), maduran lo suficiente para comenzar a atacar diferentes amenazas en el organismo como virus, bacterias u otras células cancerosas. Los linfocitos NK han demostrado ser efectivos combatiendo células de leucemia y extendiendo su acción hasta en un 15% diario.

Lo más sorprendente de todo esto, es que las NK actúan destruyendo sólo células de leucemia sin atacar otro tipo de células tumorales. Por este motivo se lo considera un “fratricidio” donde las NK pueden detectar sólo a aquellas que comparten su misma genética.

Lee también: “Descubren compuesto capaz de combatir el cáncer de colon y melanoma”.

¿Cómo continuarán en el futuro?

La “terapia fratricida”, como ha sido nombrada, debe continuar desarrollándose en busca de combatir cualquier tipo de cáncer y curar por completo a los pacientes. Actualmente, los investigadores se encuentran en tratativas con compañías farmacéuticas para ponerlo en manos de los especialistas de todo el mundo.

Antes de la aplicación a los humanos, aún resta realizar las pruebas de toxicidad reglamentarias.