,

Clásico remedio de la abuela: trata el asma, la bronquitis, la tos y enfermedades pulmonares.

Las enfermedades pulmonares, son cualquier afección que impida que el pulmón o las vías respiratorias funcionen de manera correcta. Etas enfermedades se denominan neumopatías y se clasifican en tres:

1.Enfermedades de las vías respiratorias: Enfermedades que estrechan u obstruyen los conductos que transportan el oxígeno y otros gases hacia el pulmón y luego, lo retiran hacia afuera. Asma, enfisemas, bronquitis, rinitis y otras, son algunos ejemplos.
2.Enfermedades en el tejido pulmonar: Afectan la estructura del pulmón a través de una inflamación o lesión que no permite que el pulmón pueda expandirse correctamente. Esto conlleva a que no pueda tomar bien el oxígeno y liberar el dióxido de carbono. No es posible aspirar profundamente. La fibrosis pulmonar y la sarcoidosis son enfermedades de tejido.
3.Enfermedades de la circulación pulmonar: Son afecciones en los vasos sanguíneos de los pulmones. Los vasos se inflaman, cicatrizan o coagulan, imposibilitando la capacidad pulmonar de aspirar oxígeno y liberar dióxido de carbono. La hipertensión pulmonar es un claro ejemplo.

Ante la presencia de cualquier síntoma, es necesario visitar a tu médico y que recete el tratamiento que considere adecuado. Una enfermedad pulmonar que no está detectada a tiempo y bien curada, puede desencadenar problemas graves que comprometen los pulmones para siempre.

Mantén tus pulmones limpios y saludables a través de una vida sana y realizando un poco de ejercicio.

Causas que pueden derivar en una neumopatía.

Existen algunos factores de riesgo que vuelven a la persona más propensa a padecer una enfermedad pulmonar. Debes conocer cuáles son y cambiar hábitos perjudiciales. Algunos de ellos:

  • Tabaquismo.
  • Contaminación en espacios cerrados: trabajadores con un alto manejo de químicos, inhalación constante de pesticidas, fumadores pasivos, etc.
  • Contaminación ambiental.
  • Exposición a alérgenos.
  • Inhalación constante de polvos en ámbitos laborales: obreros de la construcción, empleados de herbolarios, etc.
  • Predisposición genética: antecedentes, en la familia, de asma y otras alergias.

La calidad de vida de las personas que poseen enfermedades pulmonares crónicas, no es muy buena. Están en una constante búsqueda para mejorar y eliminar los síntomas. Por otro lado, las enfermedades pulmonares agudas, tampoco son menos graves, ni menos molestas. Los síntomas no permiten continuar con una vida normal y el desgaste físico es total.

Para mantener la salud pulmonar estable, se recomienda realizar algún tipo de deporte o ejercicio que promueva la oxigenación de todo el cuerpo. Acompaña con una dieta equilibrada que ayude a reforzar tu sistema inmunológico.

Existe la opción de intentar con algunos tratamientos naturales muy efectivos. Algunos son muy antiguos y han ido pasándose de generación en generación. En esta oportunidad, te contaremos la receta clásica del “remedio de la abuela” para curar cualquier afección pulmonar. Mejorará tu calidad de vida y eliminará los molestos síntomas.

Remedio natural para tratar los problemas pulmonares y respiratorios.

Este remedio es un clásico de los remedios naturales, denominado “de la abuela” debido a su antigüedad y porque es una fórmula que ha viajado por cientos de generaciones. Con esta receta podrás controlar los síntomas del asma, la bronquitis, la tos y la rinitis, entre varios más. Su eficacia reside en la combinación de ingredientes sumamente beneficiosos para la salud del sistema respiratorio.

Beneficios:

La combinación de ingredientes hace de esta fórmula algo mágico, para reforzar el sistema inmunológico.

Cebolla: Es un diurético natural, desinflama el organismo, es analgésica, expectorante, previene el reuma y es, ante todo, antibiótica. Combate virus, bacterias y otros microorganismos perjudiciales que se adhieren en las vías respiratorias y dañan el cuerpo. Por su alto contenido de azufre, es muy buena para combatir infecciones desde el primer momento, incluso desde antes que aparezcan los síntomas. Ayuda a expulsar mucosidades y a despejar los conductos.

Limón: Es un fruto rico en vitamina C, es excelente reforzando el sistema inmunológico. Combate infecciones y es un potente desintoxicante del organismo. Ayuda a la expulsión de desechos y limpia los órganos depuradores, entre los que se encuentran los pulmones.

Miel: Es antiséptica, antibiótica y estimula la eliminación de mucosidades. A su vez, calma los dolores y la picazón de garganta brindando suavidad y ayudando a disminuir la tos.

Receta
Ingredientes:
-½ kg de cebollas moradas.
-2 limones medianos.
-1,5 litros de agua purificada.
-200 gr de miel pura.
-650 gr de jarabe de arce (2 tazas)

Elaboración:
-Colocar el jarabe de arce en un recipiente y llevarlo a fuego medio.
-Cortar las cebollas en rodajas y agregar al jarabe de arce. Cocinar por unos minutos.
-Cuando la cebolla esté más blanda, agregar el agua.
-La preparación debe hervir hasta que el agua reduzca un tercio de su cantidad inicial. Dejar reposar hasta que entibie un poco.
-Agregar la miel.
-Exprimir los limones y agregar el zumo a la preparación. Mezclar bien para que todos los ingredientes se integren adecuadamente.
-Deja la mezcla macerando durante toda la noche. A la mañana siguiente, cuela la preparación.
-Envasar en un recipiente de vidrio con tapa.

Consumo:

Consumir una cucharada de este remedio, antes de cada comida. Una vez finalizada la preparación de todo el frasco,puede preparar más y continuar con el tratamiento.

El consumo es diario hasta sentir alivio y mejora en la salud pulmonar.

Para curar los síntomas de la gripe y el resfriado puedes diluir una cucharada, de este remedio, en una taza de agua hirviendo. Bebe esa infusión y notarás una calma casi inmediata de los síntomas.