, ,

Coles de Bruselas: un súper alimento con potencial para combatir el cáncer.

Las coles de Bruselas resultan un alimento delicioso a pesar de su mala fama. Sólo es necesario saber seleccionar la receta indicada para resaltar su sabor y el método de cocción acertado para aprovechar sus múltiples propiedades, como la de combatir el cáncer… ¿quieres conocer más?

Las coles de Bruselas forman parte de la familia de las brasicáceas, antes denominadas crucíferas. Este pequeño vegetal es considerado un súper alimento en el mundo nutricional. Además de ser excelente para aportar energía al organismo, posee niveles nutricionales óptimos para mejorar la salud general del cuerpo. Contiene muy pocas calorías, aporta vitaminas C, K y las del complejo B; también minerales como el manganeso y el potasio; fitoquímicos y mucha fibra.

Si quieres descubrir los excelentes beneficios de integrarlas a tu dieta, te contamos todo lo que necesitas saber para comenzar a ingerirlas cuanto antes. Además, un detalle no menor, se ha descubierto que esta verdura tiene un alto potencial para combatir el cáncer. ¡Continúa leyendo!

Propiedades de las coles de Bruselas.

1. Propiedad para combatir el cáncer.

Como casi todas las hortalizas que forman parte de la familia de las brasicáceas, las coles de Bruselas poseen un alto contenido de compuestos azufrados. Al ingerir este tipo de alimento, nuestro cuerpo convierte los compuestos de azufre en isotiocianatos. Los isotiocianatos combaten las células malignas que forman los tumores sin dañar las células sanas.

Otro de los compuestos más poderosos que podemos encontrar en esta verdura, se denomina glucosinalato. Cuando el glucosinalato se descompone en el cuerpo, da lugar al indol-3 carbinol. El indol-3 carbinol es foco de grandes investigaciones a nivel mundial. Hasta el momento, se ha podido determinar que es capaz de evitar el ciclo reproductivo de las células anormales que conforman el cáncer de mama. También se ha podido comprobar lo mismo en células malignas del cáncer de ovarios y de colon. Las coles de Bruselas son las que mayor concentrado de glucosinalatos posee de toda la familia de brasicáceas.

Lee también: “Berro y brócoli matan células cancerígenas en 24 horas”

2. Propiedades desintoxicantes.

Las pequeñas coles contienen un alto nivel de flavonoides y vitamina C que funcionan como excelentes antioxidantes. Éstos, además de prevenir numerosas enfermedades, ayudan al organismo a despedir toxinas de la sangre y residuos adheridos en las paredes intestinales. Algunas investigaciones han podido determinar que las propiedades diuréticas de las coles de Bruselas, junto con los antioxidantes y los compuestos azufrados, son excelentes para promover el correcto funcionamiento del organismo y para proteger el ADN de los daños que pueden provocar las toxinas ambientales.

3. Propiedades antiinflamatorias.

El indol-3 carbinol también es un poderoso agente capaz de interrumpir todos los procesos inflamatorios del organismo. Como sabemos, la inflamación es el puntapié inicial para el desarrollo de múltiples enfermedades, como la artritis. El indol-3 carbinol actúa como un eficaz tratamiento preventivo.

4. Favorecen la salud cardiovascular.

Los compuestos denominados “sulforafano isotiocianatos” son los encargados también de proteger al corazón, impidiendo la inflamación, regenerando capilares, previniendo y revirtiendo daños a nivel vascular. Las coles de Bruselas ayudan a prevenir enfermedades como la enfermedad isquémica cardíaca, arterioesclerosis, infartos, etc. Además, son excelentes para bajar los niveles de colesterol en sangre y los de glucosa.

5. Ayudan en los procesos digestivos.

Por su gran aporte de fibra dietética, ayudan a mejorar el estado de salud general de todo el sistema digestivo. Combaten el estreñimiento, la acidez, el reflujo y ayudan a prevenir daños intestinales. También son excelentes para las dietas desintoxicantes o para los planes alimenticios para adelgazar. Aportan saciedad y poseen muy pocas calorías. La mejor forma de cocinarlas es al vapor. También puedes saltearlas con un poco de aceite de oliva, cebollín y algunos champiñones.