,

¡Descubre cómo blanquear tu ropa sin usar cloro!

¡Descubre cómo blanquear tu ropa sin usar cloro!

Los blanqueadores químicos pueden ser muy perjudiciales para la salud y causar daños severos en la piel, alergias, irritación de las mucosas, principio de envenenamiento y más. Son muy conocidos los poderes blanqueadores del cloro y se desconocen sus efectos nocivos ya que, a largo plazo, resulta muy dañino para las telas, produciendo una corrosión paulatina.

Además, año tras año, los blanqueadores comerciales son protagonistas de los accidentes domésticos más severos. Muchas veces se ven involucrados niños o mascotas, quienes sufren secuelas graves. Utilizar de forma frecuente químicos para blanquear prendas, puede causar:

  • Problemas en el sistema respiratorio.
  • Quemaduras e irritación en la piel.
  • Daños al sistema nervioso.
  • Alergias y asma al estar en contacto con la piel. Incluso pueden agravar considerablemente los cuadros asmáticos ya existentes.
  • Reacciones químicas peligrosas al entrar en contacto con otros productos como perfumes, jabones, cremas, etc.

Si tus prendas blancas se han manchado con algún alimento, desodorantes o deseas recuperar una prenda antigua que se ha puesto amarillenta, existen muchas formas de blanquear tu ropa sin utilizar productos químicos industrializados. Formas ecológicas, naturales y amigables con el medio ambiente. Productos como el vinagre, el bicarbonato o el limón pueden ayudarte a quitar manchas de forma efectiva y sin peligro alguno. Seguramente cuentas con estos ingredientes en tu hogar y te llevará sólo algunos minutos dejar tu ropa radiante.

  • Cómo blanquear ropa sin cloro: 5 soluciones naturales

  • Vinagre blanco.
    El vinagre, además de blanquear las telas, ayuda a suavizar los tejidos eliminando almidones o productos que se les agrega a las prendas para que no se arruguen. Al momento de lavar, agrega media o una taza de vinagre blanco en tu lavadora, junto con el detergente en polvo que utilizas normalmente. También puedes aplicar vinagre sobre la mancha en forma de tratamiento de prelavado, luego metes la prenda a la lavadora.

El olor a vinagre se esfumará durante el secado.

  • Limón.
    El jugo de limón blanquea y da luminosidad a los tejidos. Vierte media taza de jugo de limón natural al detergente que utilizas normalmente. Si deseas blanquear sólo una prenda, puedes realizar un tratamiento de prelavado, remojándola en una tina con agua y rodajas de limones. Sumérgela allí por una hora o más, luego lávala normalmente en la lavadora. Si deseas quitar una mancha puntual, vierte unas gotas de limón directamente sobre la tela, agrega sal de mesa común y llévala al sol por unos minutos.
  • Agua oxigenada.
    El agua oxigenada o peróxido de hidrógeno es un potente agente blanqueador y desinfectante que no posee cloro. Agrega media taza de agua oxigenada sobre las prendas antes de comenzar el lavado. Luego lávalas en la lavadora con el detergente en polvo o líquido que uses normalmente.
  • La luz del sol.
    Secar la ropa al sol, ayuda a los diferentes productos a penetrar en los tejidos. La luz del sol blanquea, da brillo, frescura y buen aroma a todas las prendas.
  • Bicarbonato de sodio.
    El bicarbonato de sodio blanquea, pero también desinfecta y refresca las prendas. Mezcla media taza de bicarbonato de sodio en tu detergente en polvo y agrégalos a la lavadora. Si deseas quitar manchas puntuales, realiza una pasta de bicarbonato de sodio con un poco de agua y aplícala directamente sobre la mancha. Deja actuar por media hora o más, luego lávala como siempre.