,

Descubre cómo curar una infección de oídos con remedios naturales, ¡y en sólo un día!

Curar una infección de oídos es un trabajo de urgencia, ya que el dolor y la molestia suele ser insoportable. Con estos simples ingredientes, lograrás sanar tu condición y recuperar la audición perdida.

Las infecciones de oído son causadas por virus o bacterias que atacan el oído medio. Generalmente, es un mal que afecta más a niños que a adultos. Para detectarlo a tiempo, deberás estar muy atento al pequeño que manifestará lo siguiente:

  • se tirará de sus orejitas (y puede llorar al hacerlo).
  • tendrá dificultades para dormir.
  • sentirá dolor.
  • fiebre elevada.
  • no responderá a ciertos sonidos.
  • cera líquida saliendo del oído.
  • puede tener vómitos.

El oído está compuesto por tres partes: oído externo, medio e interno. Si bien las infecciones generalmente atacan el oído medio, las más graves son aquellas que ocurren en el oído interno. Las complicaciones en este caso, pueden llegar a romper el tímpano y provocar sordera. Por este motivo, es muy importante que un especialista pueda diagnosticar el problema, antes de probar cualquier fármaco o remedio natural.

Aquí seleccionamos los mejores remedios naturales para prevenir o curar una infección de oídos leve y para que puedas sentir alivio inmediato, mientras consultas con tu médico de confianza.

Lee también: “¡Increíble! Dile adiós a las infecciones de oídos con estos simples trucos”.

Curar una infección de oídos naturalmente.

SAL.

Esta forma de curar una infección de oídos quizás sea la más sencilla porque es un ingrediente muy común en el hogar.

  • Calienta una taza de sal en una cacerola a fuego lento, por dos minutos. También puedes hacerlo a baño maría o en el microondas.
  • Cuando ya esté caliente, colócala sobre un paño y ciérralo.
  • Aplica el paño sellado sobre el oído para que reciba calor, durante 10 minutos.
  • Repite varias veces al día. El calor hará drenar los líquidos internos acumulados por la infección. También ayuda al dolor y a la inflamación.

Otra opción es utilizar una taza de arroz crudo, en lugar de sal.

BASILIO.

También conocida como albahaca, esta hierba aromática ayuda a curar una infección de oídos y detiene efectivamente el dolor.

  • Machaca, dentro de un mortero, 5 hojas de albahaca.
  • Aplica el jugo obtenido alrededor de toda la oreja. El jugo no debe aplicarse dentro del oído.
  • Otra opción es mezclar cantidades iguales de aceite esencial de albahaca y de aceite portador (puede ser aceite de coco). Embebe un trozo de algodón con la mezcla y limpia todo el pabellón externo del oído. Frota también la parte trasera de la oreja para dar calor a la zona.
  • Repetir dos veces al día.

VINAGRE DE SIDRA DE MANZANA.

Este remedio es útil si se desea curar una infección de oídos causada por un hongo.

  • Mezcla partes iguales de vinagre de sidra de manzana con alcohol, o con agua.
  • Embebe un algodón y colócalo en forma de tapón, cubriendo el orificio del oído.
  • Déjalo durante 5 minutos.
  • Luego retíralo y recuesta la cabeza sobre ese lado para permitir que los líquidos drenen.
  • Con el secador de pelo, intenta secar la oreja lo máximo que puedas para que los líquidos no vuelvan a ingresar.

ACEITE DE OLIVA.

Además de curar una infección de oídos, esto se recomienda si las trompas de Eustaquio se encuentran tapadas por la cantidad de cera.

  • Calienta en el microondas unas gotas de aceite de oliva.
  • Procura que el aceite esté tibio, que no queme. Agrega dos gotas dentro del oído infectado. Recuesta la cabeza para que el aceite penetre.
  • Espera unos 5 minutos y luego recuéstate sobre ese lado para permitir el drenado.
  • El aceite ablandará la cera y aflojará cualquier tapón. Retira toda la cera infectada.

HOJAS DE MANGO.

Las propiedades de las hojas de mango son extraordinarias para curar una infección de oídos.

  • Machacar tres hojas de mango y extrae el jugo.
  • Colócalo dentro de un gotero y pon 3 o 4 gotas dentro del oído infectado.
  • Pocos minutos después, sentirás un gran alivio. Repite dos o tres veces al día y curarás la infección.

BOTELLA DE AGUA CALIENTE.

Aplicar calor sobre la zona no es una forma de curar una infección de oídos, pero sí de sentir alivio inmediato del dolor.

  • Coloca una botella de agua caliente, una bolsa de agua o una almohadilla térmica sobre el oído.
  • También puedes colocar compresas tibias: Moja un paño limpio en agua caliente, retira el exceso de líquido y aplícalo sobre el oído.
  • No apliques calor por más de cinco minutos. Pasado este tiempo, retira el calor, espera y luego vuelve a aplicar.