,

Cómo desmanchar cuerpo y rostro con Agua Oxigenada, en 6 pasos

La piel de nuestro cuerpo está en constante exposición y puede sufrir algunos daños. Uno de los cambios más notables es la aparición de manchas o zonas oscurecidas. Las causas más frecuentes son la exposición solar, por un desajuste hormonal durante el embarazo, como reacción a ciertos productos cosméticos, por la ingesta de medicamentos, por un déficit nutricional o una mala alimentación.

Además de desinfectar heridas, el agua oxigenada es muy utilizada por sus propiedades blanqueadoras. Comúnmente, se la aplica para realizar prelavados en ropa y dar brillo a cada prenda. Quizás desconozcas que, el agua oxigenada, ¡también puede blanquear tu piel!

La manera correcta para aclarar y desmanchar la piel, es muy sencilla. Aquí te explicamos cómo hacerlo en pocos y sencillos pasos para que sea una solución casera, muy segura para tu piel.

Desmancha tu piel en 6 pasos, utilizando Agua Oxigenada.

Para realizar este tratamiento, necesitarás un agua oxigenada de 20 volúmenes. El agua Oxigenada que utilizamos normalmente para desinfectar heridas, contiene muy pocas cantidades de peróxido de hidrógeno. Una superior a 20 resulta muy corrosiva para la piel.

  1. Realiza un test de sensibilidad.

Antes de comenzar con el tratamiento es necesario realizar un test de sensibilidad. Algunas personas presentan reacciones alérgicas al agua oxigenada o, si son de piel sensible, pueden experimentar algún tipo de irritación o leves quemaduras al entrar en contacto con la piel.

Para realizar el test de sensibilidad, ubica las áreas a desmanchar. Si son en el cuerpo aplica una gota de agua oxigenada en tu antebrazo y fíjate cómo reacciona tu piel. Si deseas blanquear el rostro, aplica una gota de agua oxigenada detrás de una oreja.

Puede que comiences a notar dolor, picazón, irritación inmediata, etc. En ese caso, enjuaga con abundante agua tibia y suspende el tratamiento. Si tu piel no presenta ningún síntoma. Continúa con el siguiente paso.

  1. Asea el área.

Para comenzar, debes lavar muy bien la zona de tu cuerpo que deseas aclarar. Para ello, utiliza agua tibia, jabón neutro y seca con una toalla sin friccionar, dando pequeñas palmadas para retirar el exceso de agua.

  1. Remueve las células muertas.

Para remover las células muertas de tu piel, necesitarás realizar una exfoliación suave. Te recomendamos hacerlo de forma natural, utilizando ingredientes que seguramente tienes en tu alacena. Mezcla una cucharada de azúcar, con dos cucharadas de yogur natural y una cucharadita de avena. Aplica sobre la piel a desmanchar dando pequeños masajes circulares, durante 30 segundos, aproximadamente. Luego enjuaga con abundante agua.

  1. Blanquea la zona.

Para blanquear la piel y equilibrar las tonalidades, embebe un trozo de algodón con bastante agua oxigenada. Aplica directamente sobre la mancha dando pequeños golpecitos y manteniendo presionado. Como tu piel ha sido exfoliada, la idea es que no realices ninguna fricción con el algodón ya que puedes dañar las células de tu piel.

Realiza estos movimientos durante algunos minutos. Si la mancha es grande, es decir de más de 5 cm aproximadamente, deberás agregar más agua al algodón y continuar aplicando por un par de minutos más.

TIP: Si deseas blanquear, hidratar y mejorar el aspecto de tus codos, utiliza agua oxigenada y limón. Corta una rodaja pequeña de limón, agrega sobre ella dos gotas de agua oxigenada y frótala sobre el codo con movimientos circulares. Realiza esto durante dos minutos aproximadamente. No debes exponer tus codos al sol por, al menos, 24 hs ya que se mancharán nuevamente.

No cubras la zona por 15 minutos, dejando que el agua oxigenada penetre y actúe sobre la piel. Luego, para remover el agua oxigenada, enjuaga con abundante agua tibia y seca con una toalla. Siempre ten la precaución de no friccionar la zona. En un primer momento, puede que notes el área un poco enrojecida, lo cual es una reacción normal. Por el contrario, si sientes ardor, picazón, dolor o notas inflamación, suspende el procedimiento.

Luego de realizar el tratamiento, puedes aplicar una crema hidratante suave, la que utilices normalmente.

  1. Realiza tu propia crema blanqueadora.

Además de realizar este tratamiento, puedes utilizar tu propia crema blanqueadora y aplicar una fina capa antes de ir a dormir. Para realizarla, mezcla dos cucharadas de aceite de coco, unas gotas de aceite de almendras y una cucharadita de agua oxigenada. Forma, con estos ingredientes, una pasta espesa y consérvala en un pequeño recipiente de vidrio con tapa.

Este tratamiento debe llevarse a cabo, máximo, dos veces a la semana. Recuerda consultar con un médico ante cualquier consulta o reacción adversa.