, ,

Cómo detectar enfermedades venéreas a partir de los primeros indicios.

Para detectar enfermedades venéreas debemos prestar mucha atención a los primeros síntomas o sensaciones. Aunque muchas de ellas no despiertan síntomas considerables como dolores o sangrado, podemos advertirlas observando el área genital con detención. Mantenernos informados nos permite prevenir complicaciones a futuro.

Actualmente a las enfermedades venéreas se las conoce sólo como enfermedades de transmisión sexual (ETS). Son un grupo de infecciones altamente contagiosas que se traspasan casi exclusivamente a través del contacto sexual (por vía vaginal, anal u oral). Al tratarse de infecciones, el contagio también puede darse a través de la sangre.

Una de las mayores acciones preventivas es la educación sexual. La información oportuna permite evitar el contagio, conocer los síntomas, riesgos y tratamientos adecuados. La segunda medida a tener en cuenta es el uso de preservativos durante los encuentros casuales. Además, aunque te encuentres en una relación estable, es necesario realizarse los controles de rutina anuales o ante cualquier sospecha.

Muchas veces, aunque estemos bien informados, en un descuido podemos resultar contagiados. Por ello hoy te contamos cómo detectar enfermedades venéreas a tiempo, a partir de los primeros síntomas visibles.

Lee también: “5 posturas de yoga para mejorar tu vida sexual”.

¿Cómo detectar enfermedades venéreas?

  • VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO (VPH).

Los virus del papiloma humano son más de 100 tipos diferentes y se caracterizan por causar verrugas en el cuerpo. 30 de esos virus afectan a los genitales y se clasifican de bajo o alto riesgo ya que están estrechamente relacionados con el cáncer. Los de bajo riesgo causan verrugas genitales, mientras que los de alto riesgo en mujeres pueden conducir a cáncer de cuello uterino, de vulva, vagina o ano. En hombres, se relaciona con el cáncer de ano y pene.

Si bien para detectar enfermedades venéreas debemos estar atentos a los síntomas, algunas como el VPH pueden no presentar síntomas o presentarlos mucho tiempo después. Las estadísticas dicen que el 80% de hombres y mujeres lo contraerán al menos una vez en la vida, aunque la mayoría de las veces el mismo cuerpo lo combatirá.

Al tratarse de una enfermedad silenciosa pero sumamente contagiosa, serán necesarios los exámenes correspondientes. Una prueba de sangre no es capaz de advertirlo, por lo que se necesita de un análisis médico específico (Papanicolaou vaginal y existe uno anal para hombres) para detectar enfermedades venéreas de este tipo.

Es importante que los VPH de alto riesgo sean debidamente tratados. Podrás advertirlo cuando presentes verrugas en el área vaginal o por pequeñas protuberancias en la vulva y alrededor del pene.

  • HERPES GENITAL.

El herpes genital es producido por un virus que provoca ampollas cutáneas o vesículas agrupadas en racimos rodeadas de una areola rojiza. Los especialistas afirman que una de cada seis personas se contagia de herpes genital, el cual puede afectar también a la cavidad bucal.

Las ampollas pueden aparecer en el área del pubis, la pelvis o en los mismos genitales. Es una enfermedad que debe ser tratada a tiempo ya que puede provocar complicaciones graves a futuro como abortos espontáneos, problemas al orinar o lesiones durante la relación sexual. Además, el herpes mal tratado es recurrente con el tiempo y hasta puede ser contagiado al bebé durante el parto.

Detectar enfermedades venéreas de este tipo sólo es necesaria una prueba de laboratorio y un diagnóstico certero. Se aconseja no tener relaciones durante un brote del herpes ya que sólo el condón no es suficiente protección. Ten en cuenta que el roce es suficiente para contagiarse y las ampollas pueden presentarse también en el pubis o pelvis.

Lee también: “Monalisa Touch: Conoce un método revolucionario para combatir la atrofia vaginal”.
  • TRICOMONIASIS.

Detectar enfermedades venéreas ocasionadas por parásitos infecciosos suele ser una tarea más sencilla. La tricomoniasis afecta todo el aparato urogenital por el ataque de protozoos denominados Trichomonas vaginalis. El tratamiento adecuado es a través de antibióticos, aunque el 70% de la población afectada no recibe la medicación adecuada.

Los síntomas más característicos son el ardor y picazón genital que puede ir acompañado por la secreción de flujos. En las mujeres afecta principalmente la vagina, experimentando sensación de quemazón y picazón extremo. En los hombres puede afectar tanto la próstata como la uretra y en ambos sexos se produce una irritación de la vejiga.

Es de especial importancia detectar enfermedades venéreas como la tricomoniasis ya que afectan considerablemente el sistema inmunológico y la flora vaginal, lo que vuelve a la persona más propensa a contraer otro tipo de infecciones.