,

Cómo detener una migraña de forma instantánea utilizando sal

La migraña es un tipo de cefalea punzante y palpitante. Se caracteriza por afectar un lado de la cabeza o una parte de ella. Generalmente, también despierta otros síntomas como vómitos, náuseas o extrema sensibilidad a la luz y el ruido. La frecuencia con la que se presentan estos dolores, varía de paciente a paciente y puede durar varios días si no recibe ningún tratamiento.

Se desconoce, a ciencia cierta, cuáles son las causas que originan una migraña. Se cree que el problema proviene del cerebro y luego se van involucrando terminales nerviosos, por una actividad cerebral fuera de lo común.

Las mujeres son las que se ven más afectadas por esta enfermedad, el rango de edad es en personas de entre 10 y 50 años. Frecuentemente, antes de que comience el dolor, la persona experimenta otros síntomas llamados “auras”. Son puntos de luz tintineantes que poco a poco se van haciendo más frecuentes en la visión, hasta desencadenar el dolor.

Existen varios factores que vuelven a las personas más propensas a padecerla:

  • Predisposición genética.
  • Vivir estresados.
  • Estados de ansiedad.
  • Tabaquismo.
  • Por desequilibrios hormonales: durante el ciclo menstrual o por el consumo de anticonceptivos.
  • Durante el embarazo.
  • Por problemas en la visión.
  • Hambre: saltearse comidas durante el día.
  • Insomnio.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Olores fuertes.
  • Cansancio físico extremo.
  • Por consumir ciertos alimentos: azúcares refinados, harinas refinadas, lácteos, cacao, productos con glutamato monosódico, alimentos fermentados, carnes con nitrato como el tocino, vino tinto.

Los síntomas, son igual de variados y dependen del tipo de migraña que se desencadena. Se puede sentir la visión borrosa, duele abrir los ojos, se observan luces luminosas similares a estrellas, náuseas, vómitos, problemas de concentración, irritabilidad, fatiga, debilidad, inapetencia, sudoración, entre otros.

Generalmente, los ataques de migraña no permiten que la persona continúe con sus labores diarias. Es muy difícil pensar con claridad, menos moverse demasiado si se tiene un dolor constante. Es necesario realizar una consulta con un especialista cuando estos cuadros son muy frecuentes, ya que perjudicarán significativamente la vida de quien la padezca.

Existen muchos analgésicos que funcionan para apalear el dolor, sin embargo sólo funcionan para disfrazarlo momentáneamente. No tratan la raíz del problema. Les proponemos realizar un tratamiento con sal, es eficaz, económico y actúa para que la enfermedad desaparezca.

Tratar las migrañas con sal.
Esta práctica se ha utilizado mucho a lo largo de los años, por varias generaciones. Se ha transmitido de boca en boca y se han comparado los resultados. Hay gente que asegura un alivio inmediato después de llevarlo a cabo. Sin embargo, no está comprobado científicamente, por lo que te recomendamos consultar con un médico antes de probarlo.

Es necesario que utilices la sal de mejor calidad que encuentres. Lo más recomendable son los cristales de sal del Himalaya (contiene 84 minerales). De hecho, trata de evitar las sales refinadas ya que no son buenas para la salud.

Los cristales de sal, cuando se consumen moderadamente, benefician nuestro organismo de la siguiente forma:

  • Elimina las migrañas inmediatamente.
  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Regula el pH.
  • Regulo los niveles de serotonina en la sangre.

El tratamiento es muy sencillo: cuando comiences con los dolores de cabeza, agrega una cucharada de sal dentro de un vaso de jugo de limón natural. Bébelo y listo. Instantáneamente el dolor irá cediendo.

Algunos consejos para cuando padezcas de migrañas…

-Anota cada vez que se presenten estos casos: realiza un diario detallando qué actividades realizaste antes de los dolores, día y hora, qué alimentos ingeriste, cuánto se durmió y qué situaciones enfrentaste en esos momentos. Así podrás deducir qué está desencadenando la migraña y podrás prevenirla.
-Cuando comiences con los síntomas, procura tratar el dolor lo antes posible. Así evitarás que los dolores se agraven y terminen desencadenando vómitos, por ejemplo.
-Bebe abundante agua, sobre todo si haz vomitado.
-Descansa lo máximo posible. Oscurece la habitación, recuéstate y tranquilízate.
-Aplica frío en tu frente o en la coronilla.
-No consumas analgésicos más de tres días a la semana, pueden presentarse dolores de cabeza por el uso excesivo de ellos. Consulta a tu médico.
-Disminuye la cafeína en tu dieta.

Y tú, ¿Cómo tratas las cefaleas?