Consejos de María Montessori para educar niños independientes

Sencillas técnicas de enseñanza para una sana educación

Un niño seguro de sí mismo, jamás necesitará de la aprobación de los demás en lo que haga, por lo que será un ¡niño feliz! Esta es la idea principal que María Montessori nos transmite a la hora de explicarnos cómo educar hijos independientes y felices.

La reconocida filósofa y docente italiana nos ha dejado un legado pedagógico, que aún hoy en día es difícil de asimilar para muchos: debemos dejar que el niño sea el artifice y descubridor de su propio aprendizaje, para que así pueda ser libre y feliz.

Mira a continuación todos los consejos de María Montessori para entender cómo educar hijos independientes, seguros de sí mismos y felices.

María Montessori: cómo educar hijos independientes, seguros de sí mismos y felices

cómo educar hijos independientes

 

No se trata de dejar que el niño haga lo que quiera, sino de de darle alas y guiarlo en su vuelo.

Cada niño tiene sus propios tiempos y necesidades en cuanto al aprendizaje, por lo que los adultos debemos de ser pacientes y respetar este hecho.

Mira a continuación, cómo educar hijos independientes, seguros de sí mismos y felices.

En primer lugar, es necesario que sepas que si quieres un niño independiente, deberás de ofrecerle autonomía. Pero esto no es dejar que el niño haga todo solo o que haga lo que se le antoje, sino que se trata de confiar en nuestros pequeños, para pdoer así dejarlos crecer sanamente.

Muchos padres de hoy en día se enfocan en hacer todo por sus niños: atar sus zapatos, peinarlos, ordenar sus juguetes, aprontar su bolsa para el colegio, entre otras cosas. Si queremos niños independientes, primero debemos de fomentar niños responsables, los cuales acorde a su edad puedan realizar por si solos sus propias tareas.

Mira cuales son las estrategias de educación que la filósofa italiana nos propone para entender cómo educar hijos independientes y felices.

Niños de 2 a 3 años

Es una etapa especial, en la que el niño tiene curiosidad y empieza a querer entrometerse en todo lo que lo rodea.

Los papas deben, durante esta etapa, intentar guiar al niño, brindándole sus primeras responsabilidades, siempre vigiladas.

El niño podrá comenzar a vestirse solo, a ordenar sus juguetes e incluso puede ayudar a poner la mesa, intentándo que nada se rompa.

Es imprescindible hacer al niño participe de las tareas del hogar, para hacerlo sentir así parte útil dentro de la familia y hacerle entender que todos tenemos responsabilidades.

Niños de 4 a 6 años

Es aconsejable adecuar la casa para que el niño comience a desarrollar actividades más exigentes; peinarse solo, asearse, cepillar sus dientes.

En esta etapa, el niño deberá comenzar a realizar tareas indispensables para su propia vida; puede prepararse su desayuno e incluso hacer una ensalada para el almuerzo (siempre bajo supervisión de un adulto).

Es importante que el niño se sienta seguro de sí mismo y que los adultos lo incentiven a realizar cada día más y más cosas por si solo.

La autoestima y autonomía del niño irán aumentando cada vez más y más.

Niños de 7 y 8 años

No debemos olvidar que entre los 2 y 8 años, el niño experimenta su mayor trance evolutivo, el cual será fundamental en el desarrollo de su independencia, autoestima y personalidad.

Un niño de 7 y 8 años puede realizar muchas cosas, pero comúnmente siempre querrá hacer más de lo que puede. A esta edad, es necesario saber darle alas a nuestros hijos, pero también sanos consejos de orientación.

El niño se encuentra en una edad en la que deberá de ser responsable de todas sus cosas, tanto de la casa como del colegio.

Aún así, a la hora de saber cómo educar hijos independientes y felices, es necesario tener siempre en cuenta que no todos los niños se desarrollan en los mismos tiempos, por lo que no debemos de otorgar grandes responsabilidades a niños que aún no pueden asumirlas.

Por ejemplo, si tenemos a un niño de 8 años super olvidadizo e inquieto, puede que no sea buena idea otorgarle la tarea diaria de prepararse su propio almuerzo, ya que probablemente lo olvide y termine por no comer nada.

Recuerda…poco a poco, paso paso, y por sobre todo, de manera suave y cariñosa, siempre con afecto.

Comparte con todos los padres estas fabulosas técnicas de María Montessori para saber cómo educar hijos independientes.