Cómo hacer cerveza de jengibre para reducir el dolor e inflamación

Hemos visto cómo el jengibre se ha vuelto muy popular a lo largo de este último tiempo. Las preparaciones con él son innumerables buscando aprovechar al máximo las propiedades de esta deliciosa raíz. Anteriormente, vimos cómo preparar Ginger Ale de forma casera, hoy te traemos una nueva receta y te explicaremos todos los secretos, trucos y factores a tener en cuenta si deseas preparar varios litros de esta cerveza.

¿Por qué comprar una bebida industrializada, repleta de aditivos químicos si puedes realizar la tuya? Incluso, te contaremos de qué forma fermentar el jengibre si lo quieres incluir a otras recetas o si quieres preparar una bebida con alcohol, aunque recuerda que el alcohol puede ser perjudicial para la salud si no tomas moderadamente y con cautela.

¡Continúa leyendo y aprende a realizar tu propia cerveza de jengibre!

Cerveza de Jengibre fermentado.

Para los que aún no conocen las maravillas de esta especia, les contamos cuán saludable resulta. El jengibre es rico en vitaminas A, C, E, las del complejo B y minerales esenciales como el potasio y magnesio.

En la medicina natural se lo utiliza por sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Ayuda a:

  • Fortalecer los músculos.
  • Aliviar los dolores de espalda.
  • Mejorar los síntomas menstruales.
  • Mejorar la salud del sistema digestiva.
  • Controlar las náuseas.
  • Regular los niveles de colesterol malo en sangre, al igual que la glucosa, siendo muy efectivo en el tratamiento de la diabetes.
  • Aliviar los síntomas gripales y ayuda a la recuperación de enfermedades respiratorias.
  • Es antifebril.
  • Mejora la circulación sanguínea.

¿Cómo fermentar jengibre para agregarlo a cualquier preparación?

  • Mezcla 3 cucharadas de jengibre rallado con 3 cucharadas de azúcar blanca
  • Añade 2 tazas de agua pura. Mezcla muy bien y conserva en un recipiente de vidrio.
  • Coloca el recipiente en una habitación que no de la luz solar, ni esté muy iluminada. Durante los próximos cinco días, remueve a diario la mezcla y agrega 1 cucharada de jengibre rallado y 1 de azúcar cada vez que revuelvas. Puede que tarde hasta 8 días en estar lista, según las condiciones de la habitación.
  • Notarás que está lista cuando se formen burbujas en la parte superior del preparado. El aspecto será turbio, de aroma dulce y con dejos de olor a levadura suave.
  • Puedes conservar el fermento indefinidamente, siempre y cuando lo alimentes de manera regular con jengibre y azúcar.

¿Cómo hacer cerveza de jengibre para desinflamar el organismo?

La idea de esta cerveza es aprovechar las propiedades del jengibre a la vez que se ingiere una bebida deliciosa, muy popular en todo el mundo. Aunque existe una versión simple elaborada con agua con gas, la mejor opción es realizar cerveza a partir de la fermentación misma del jengibre. Los alimentos fermentados son excelentes para la salud, especialmente a la hora de reforzar la flora intestinal y mejorar los procesos digestivos.

Ingredientes:

  • 5 cm de raíz de jengibre fresca. Puedes picarla o rallarla y utilizar más o menos según tu gusto.
  • ½ taza de azúcar mascabado orgánico. (Si lo prefieres, puedes utilizar miel pero deberás agregar una gran cantidad ya que la levadura consume gran parte de ella. Además, el preparado tardará un poco más en estar lista.)
  • ½ taza de zumo de limón recién exprimido.
  • ¼ cucharadita de sal marina.
  • 8 tazas de agua pura.
  • ½ taza de jengibre fermentado.

Preparación:

  • En una cacerola amplia, coloca tres tazas de agua, el jengibre picado, el azúcar y la sal.
  • Llevar a fuego lento hasta que rompa en hervor. Dejar que cocine por unos 5 minutos más. Controla que el azúcar se derrita completamente.
  • Agrega el resto del agua, apaga el fuego y deja que temple a temperatura ambiente.
  • Una vez que esté tibio, agrega el zumo de limón y el jengibre fermentado.
  • Mezcla muy bien y conserva en un recipiente de vidrio hermético.
  • Deja reposar hasta 3 días en un lugar fresco, seco y protegido de la luz solar. Si lo dejas por más días, el fermento comenzará a producir alcohol y la cerveza será alcohólica.

Pasado este tiempo, cuela el líquido y conserva en la nevera (conservarlo en este paso no producirá alcohol).