, ,

Cómo preparar Ginger Ale, una bebida que alivia múltiples malestares.

Ginger Ale es una bebida deliciosa originaria de Inglaterra. Cuenta la historia, que en el siglo XIX fue muy popular en los pubs ingleses, comercializada principalmente para reducir la ingesta de alcohol. En la actualidad se comercializa envasada y carbonatada, es decir con gas. En la cocktelería tradicional se bebe sin alcohol acompañada de zumos frutales; o con alcohol preparada con algunos licores. 

Además de su dulce sabor, Ginger Ale es sabrosa por la mezcla perfecta de ingredientes. Se prepara con agua mineral, jengibre, limón y azúcar por lo que posee grandes beneficios curativos. Frecuentemente se utiliza este refrescante trago para tratar males digestivos, mareos, para aliviar el dolor de garganta o como tratamiento para disminuir los vómitos durante el embarazo.

Lee también: “5 diferentes formas de perder peso con limón y jengibre

Hoy te enseñaremos a prepararlo de una forma muy sencilla. Conoce las propiedades de esta mágica bebida inglesa.

Propiedades y beneficios para la salud del Ginger Ale. 

Como mencionamos anteriormente, la combinación perfecta de ingredientes excepcionales, hacen de esta bebida un remedio único. Éstas son las propiedades de cada uno de los ingredientes. Conoce cómo puedes tratar diferentes afecciones mientras disfrutas de un sabor inigualable:

Beneficios para la salud del limón.

  • Por contener un alto nivel de vitamina C, fortalece el sistema inmunológico.
  • Ayuda a tratar cuadros gripales y enfermedades respiratorias, aliviando los síntomas y acelerando la recuperación.
  • Es un potente antiviral.
  • Es antihistamínico. 
  • Contiene antioxidantes.
  • Ayuda a alcalinizar la sangre.
  • Posee propiedades diuréticas que ayudan al organismo en la correcta eliminación de toxinas.

Beneficios para la salud del jengibre.

  • El jengibre es uno de los antibióticos naturales más potente que existe.
  • Es antiespasmódico.
  • Alivia los cólicos estomacales y ayuda en el proceso de digestión.
  • Es excelente para tratar los cuadros febriles, disminuye la temperatura corporal.
  • Calma la tos.
  • Alivia los vómitos.
  • Es antiinflamatorio.
  • Ayuda a aliviar los dolores musculares.
  • Estimula la circulación sanguínea.
  • Es efectivo para disminuir las náuseas.

Lee también: “Limonada de Jengibre, Pepino y Menta para un vientre plano

¿Cómo preparar Ginger Ale? 
Te contamos una receta muy sencilla para que puedas preparar Ginger Ale en tu hogar. Si bien puedes encontrarlo envasado en el mercado, recuerda que las bebidas comercializadas contienen múltiples aditivos químicos como aromatizantes artificiales, colorantes, conservantes, etc. ¡Mejor, prepáralo tú mismo!

Ingredientes:
-225 gr de azúcar.
-Una raíz de jengibre fresca.
-1 limón.
-1/4 de cucharadita de levadura en polvo.
-Agua fría.
-Una botella plástica de 750ml con tapa.

Preparación:

1.  Para facilitarte la preparación, consigue un embudo y colócalo en la boca de la botella. Luego agrega el azúcar, junto con la levadura. Agita brevemente para integrar los ingredientes.

2.  Con los dientes más finos del rallador, ralla un poco de raíz de jengibre, aproximadamente dos cucharadas, y viértela en una taza aparte.

3.  Exprime el limón. Vierte el jugo obtenido en la taza, sobre el jengibre. Revuelve bien y deja reposar por unos minutos.

4.  Agrega la preparación de limón y jengibre a la botella. Notarás que el jengibre queda adherido al embudo, nos encargaremos de eso en el paso siguiente.

5. Llena con agua la taza que estabas usando.  Vierte por el embudo. El objetivo de este paso es quitar los ingredientes que pueden haber quedado en la taza y en el embudo. 

6.  Quita el embudo y coloca la tapa de la botella. Agita suavemente por algunos minutos para activar la levadura y comience la carbonatación del trago. 

7. Llena la botella con más agua fría, hasta dejar los últimos 2, 5 cm libres. Este espacio servirá para los gases que la bebida comenzará a liberar.  Agita un poco más para que el azúcar se disuelva muy bien.

8. Deja reposar la botella en un lugar templado donde no se exponga a la luz solar. El tiempo estimado es de un día y medio, no más de 48 hs ni menos de 24 hs.

Para saber si ya está lista, debes presionar sobre la botella. Si las paredes ceden significa que falta carbonatado. Si notas la botella turgente significa que el proceso de gasificación ha terminado. En este caso, lleva la botella al refrigerador y bébela cuando esté fría. Recuerda abrirla lentamente para liberar la presión de a poco.