,

Cómo prevenir y curar las caries de forma natural con aceite de coco.

La caries es una destrucción paulatina de los tejidos duros que recubren los dientes. Es una enfermedad muy común en niños y jóvenes, siendo la principal causa de pérdida de dientes. En la boca se alojan diversas bacterias que se encargan de transformar la comida, especialmente los almidones y azúcares, en ácidos. Éstos corroen el esmalte dental produciendo un daño en la superficie.

En un principio la caries no duele, salvo que se torne grande y profunda. Si no recibe tratamiento a tiempo, puede tocar el nervio del diente y volverse muy dolorosa. El tratamiento convencional de todos los dentistas es invasivo y cuenta con sustancias químicas que pueden resultar peligrosas para la salud. Existen diversas recetas y remedios caseros que prometen una solución inmediata. Hoy te acercamos un remedio natural 100% útil y efectivo. ¡Comienza a curar tus caries con aceite de coco!

Cura las caries naturalmente con aceite de coco.
Para prevenir y curar las caries de forma natural, hoy no necesitarás muchos ni costosos ingredientes. Incluso puede que ya lo tengas en tu casa: Aceite de coco. El aceite de coco es uno de los mejores remedios para la caries ya que ataca directamente a las bacterias que la ocasionan.

Una investigación realizada en el Instituto de Tecnología de Athlone, Irlanda, confirma el accionar del aceite de coco sobre las bacterias. Según el estudio, los poderes antisépticos del aceite de coco destruyen las bacterias causantes de las infecciones, sin presentar ningún tipo de daño colateral. Para un detalle mayor, se separaron diferentes tipos de bacterias las cuales fueron atacadas con aceite de coco, obteniendo excelentes resultados en todas ellas. Incluso cuando atacaron la Streptococcus mutans, la bacteria que forma parte de la placa dental, lograron combatirla efectivamente.

Además, analizaron cómo se digieren los diferentes tipos de aceite de coco y diferentes tipos de enzimas para estudiar los posibles efectos adversos en el interior del organismo.

Tratamiento con aceite de coco para fortalecer la salud bucal.

Realizar este tratamiento de forma regular, no sólo ayudará a prevenir y curar caries, sino también que estimula el sistema inmunológico, alivia el dolor de muelas y sus síntomas, como los dolores de oído y cabeza. Además es muy utilizado para el tratamiento de la bronquitis, calambres musculares, para aliviar los síntomas pre menstruales, para depurar el organismo ayudando a la eliminación de las toxinas, ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y enfermedades renales. Finalmente, tus dientes quedarán sanos y radiantes, ¡descubre cómo!

Lee también:7 remedios naturales contra la gingivitis

¿Cómo realizar el tratamiento?

1.Coloca dos cucharadas de aceite de coco en tu boca. Comienza a masticarlo suavemente y hasta que se derrita por completo. Esto sucederá en 30 segundos aproximadamente.
2.Una vez que se derrita, realiza enjuagues bucales (buches y gárgaras) con el aceite líquido. Procura cubrir todos los dientes y muelas, pasando el aceite desde atrás hacia adelante y por los costados. Luego de 10 minutos, escupe el aceite.

¿Cómo utilizar el aceite de coco como enjuague bucal?
La Dra. Jessica T. Emery fundadora y propietaria de Fix Azúcar Dental Loft ubicado en Chicago, Illinois hace las siguientes recomendaciones a la hora de aconsejar el aceite de coco como parte de la limpieza bucal diaria.

  • Realiza movimientos suaves: Si luego de cinco minutos de enjuague, tus mandíbulas comienzan a doler, puede que estés realizando movimientos demasiados bruscos. Baja la velocidad.
  • No tragues el aceite de coco: Luego de finalizar con el enjuague, no importa qué tanto te guste el aceite de coco, ¡no lo tragues! Si una parte del aceite es tragado de forma intencional, puede que estés utilizando demasiada cantidad. Reduce la cantidad en una próxima aplicación.
  • Desechar el aceite en la basura: Cuando finalices con los enjuagues, no escupas el aceite en el fregadero. En caso contrario, a lo largo de los días, puede acumularse en las cañerías, solidificarse y producir una obstrucción.
  • No bebas nada luego de realizar el enjuague: Cuando hayas finalizado y antes de beber cualquier líquido, procura enjuagar toda la cavidad bucal con abundante agua. Luego, puedes beber lo que gustes.

Además de ser una opción súper natural, es muy segura y no posee sustancias fuertes, ni corrosivas como la mayoría de los enjuagues bucales. Realiza este tratamiento por la mañana al despertar y por la noche, antes de dormir. En un principio, puedes comenzar practicándolo sólo por la mañana, 10 minutos tres veces por semana. Luego puedes aumentar los minutos y llevarlo a cabo por la noche también, tres veces a la semana o a diario.

Notarás los dientes más frescos, combatirás la sensibilidad dental, la gingivitis y hasta mejorará tu aliento. Combina este tratamiento con un poco de aceite de clavo para calmar los dolores de muelas.