,

¿Cómo y cuándo quitar el pañal a un niño? ¡NO LO PRESIONES! Ten en cuenta estos factores.

Para quitar el pañal a un niño, tanto el pequeño como los padres deben estar listos. Significa un gran paso en el desarrollo y necesita tanta paciencia y amor como sean posibles. Para no apurar este proceso, ni frustrarse en el camino, es necesario tener varios factores en cuenta. 

¿Cuándo es el mejor momento para quitar el pañal?

El mejor momento para quitar el pañal es cuando el niño está preparado. Para saberlo, los padres deberán estar atentos a ciertas señales:

  • el niño avisa cuando está por orinar o defecar.
  • se muestra molesto cuando tiene el pañal por demasiado tiempo.
  • demuestra curiosidad por el orinal.
  • notas que orina mucho de una sola vez.
  • defeca con cierta regularidad.

No existe una edad determinada para comenzar este proceso ya que cada niño madura a su propio ritmo. Es mejor saber reconocer las señales que presionar al pequeño. Ten en cuenta que obligarlo a hacer algo para lo que no está preparado, lo llevará a la frustración y el proceso puede ser más difícil aún.

Para comenzar, los padres deben mantener la calma y tener mucha paciencia. Incluso cabe la posibilidad de que no funcione en absoluto. En ese caso, es mejor esperar y comenzar nuevamente más adelante.

Algunos padres se dejan presionar por dos cuestiones muy conocidas:

  • ESCOLARIZACIÓN: Muchos padres se enfrentan a “reglamentaciones” que ya no permiten niños con pañales a los 3 años de edad. Ciertas instituciones educativas plantean esto y obligan a los niños a someterse a un proceso al cual quizás no esté listo. Tanto padres como instituciones deberán demostrar cierta flexibilidad con este tema. El bienestar del pequeño es lo más importante.
  • VERANO: Es sabido que los niños pueden tener ciertas pérdidas a medida que aprenden. Por esto, los padres prefieren comenzar con el proceso en verano donde hay menos prendas de vestir y más temperatura.

El problema de la caca.

Para poder quitar el pañal es necesario que el pequeño retenga tanto el pis como la caca. Puede que en el momento de hacer en el orinal confunda una con otra, pero de a poco podrá identificar las diferencias. Generalmente, el niño suele presentar cierta negativa a expulsar las heces. Esto es muy común ya que hasta el momento utilizaba un pañal que le permitía adoptar una posición cualquiera.

El peligro más grande de que esto suceda, es que puede derivar en estreñimiento. Al privarse de hacer caca, el niño es capaz de retener por días. Luego, su barriga puede doler y las heces se harán más duras y voluminosas. Esto causará molestias y hasta fisuras en el ano, dependiendo del tamaño de las heces. En esta etapa, es importante supervisar al máximo su dieta. De esta forma, las heces podrán expulsarse con mayor facilidad, incluso mientras orina.

Los padres deberán evitar el estreñimiento si desean que el proceso se cumpla correctamente. De lo contrario, el pequeño que no quiere volver a usar pañal, tampoco querrá hacer caca en el orinal por temor a que le duela su ano.

¿Dónde pueden hacer sus necesidades los niños?

Existen diferentes opciones:

  • En un orinal para pequeños, de fácil acceso, fácil de trasladar y fácil de limpiar.
  • En el wáter de los mayores: Es necesario que sea de fácil acceso también. Para ello, será necesaria una escalera que le permita subir solo y un adaptador de tabla para que el pequeño se siente cómodamente.