,

Aprende a realizar compresas con jengibre para ACABAR CON EL DOLOR CORPORAL Y LA INFLAMACIÓN.

Aprende a hacer una compresa con Jengibre para dolores e hinchazones.

En el siguiente artículo veremos cómo podemos utilizar compresas con jengibre para calmar dolores e hinchazones. Este método es absolutamente natural, lo que nos permitirá reducir la cantidad de medicamentos, como antiinflamatorios y analgésicos, que consumimos a diario.

Como hemos visto anteriormente, las articulaciones son esas uniones entre los huesos que nos ofrecen movilidad y elasticidad. Las razones por las que solemos sentir dolor o hinchazón van, desde los factores genéticos, el desgaste, el paso del tiempo, menos cantidad de colágeno, perdida de resistencia, infecciones, golpes, torceduras, hasta incluso causas no determinadas.

Existen muchos ingredientes naturales que nos pueden ayudar a la hora de aliviar dolencias, hoy conoceremos uno de los principales: el jengibre.

El jengibre para acabar con la inflamación.

El jengibre (Zingiber officinale) es un rizoma de la misma familia de la cúrcuma o de la galanga. Posee muchas propiedades y usos medicinales. Sus beneficios provienen de sus principios activos. Los principales se denominan gingeroles y shoagoles, los cuales podemos aprovechar para tratar diferentes condiciones.

Además de permitirnos elaborar infusiones, extractos, añadirlo a las recetas, etc; podemos utilizarlo de manera externa o local. Para aliviar y curar dolores, venas hinchadas, reumatismo, dolores de espalda, esguinces... se recomienda su uso por vía externa. Para ello, emplearemos las conocidas compresas con jengibre.

Se aplican sobre la zona a tratar pero recordemos que no es adecuado el uso del producto en polvo con agua, en cataplasma o compresas directamente sobre la piel porque produce irritación.

¿Para qué nos pueden ayudar las compresas con jengibre?

Las compresas con jengibre se utilizan para aliviar diversos dolores, sobre todo los musculares o de articulaciones, producidas por el estrés por ejemplo. El jengibre tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias que ayudan en el tratamiento contra el dolor.

Estimula la circulación e irrigación sanguínea de los músculos y es un remedio estimulante y reconfortante adecuado además para la artritis, fatiga, fibromialgia, cansancio, dolor del túnel carpiano, dolores del aparato genital femenino, etc.

¿Cómo elaborar las compresas con jengibre?

Ingredientes:

  • 1 raíz de jengibre.
  • Dos cucharadas de sal marina.
  • Cuatro dientes de ajo.

Elaboración:

  1. Coloca en un mortero, la raíz de jengibre sin piel y cortada en trozos. Aplasta bien.
  2. Una vez esté bien machacado el jengibre (debe quedar como un puré) agrega la sal marina y los dientes de ajo pelados. Continúa machacando.
  3. Debes conseguir una pasta homogénea donde estén perfectamente fusionados todos los ingredientes.
  4. Envuelve la mezcla resultante en un plástico de cocina, también llamado film.
  5. Las compresas con jengibre deben estar muy bien contenidas dentro del plástico ya que el ajo con el jengibre no deben entrar en contacto directo con la piel. El film es microporoso, es decir que no aisla por completo la piel, sólo la mantiene segura.
  6. Coloca suavemente sobre la zona que quieres tratar, asegura cada lado perfectamente y luego venda la zona con las compresas con jengibre dentro, sobre la zona del dolor.
  7. Déjalas actuar por alrededor de 6 o 7 horas. Notarás sensación de calor sobre la zona, muy pronto.

Recuerda que las compresas con jengibre están indicadas para dolores e hinchazones, jamás deberás hacerlo en heridas abiertas.