,

Con este aceite de chiles podrás despedirte para siempre de los dolores articulares y reumáticos

Este aceite de chiles es un excelente tratamiento natural que aliviará todos los dolores causados por artritis o enfermedades reumáticas. Además de económico, es sencillo y eficaz.

Esta receta está creada a base de chiles rojos y ayuda, desde hace siglos, en el tratamiento de la miositis (inflamación muscular causada por microbios), reumatismo, rigidez articular y neuralgias. El aceite de chiles pertenece al grupo de los aceites térmicos que aporta calor al contacto.

Su principal efecto estimulante se debe a su poder por penetrar dentro de los capilares sanguíneos. Así, tiene la capacidad de:

  • aumentar la circulación de la sangre en las capas superiores de la piel.
  • ayudar a metabolizar las vitaminas.
  • activa los procesos de regeneración celular de la epidermis.

Con este aceite de chiles podrás recuperar la movilidad y despedirte de los molestos dolores.

Lee también: “Remedio con jengibre y apio para eliminar los cristales de ácido úrico”.

Receta de aceite de chiles.

Los chiles rojos contienen una serie de compuestos picantes denominados capsaicinoides. Cuando el cuerpo entra en contacto con este tipo de sustancias, los receptores de dolor del organismo se unen a ellos y dan sensación de calor (lo mismo sucede en la boca). Cuando los receptores se activan, el cerebro los percibe como si estuviera en contacto con algo caliente.

Este aceite puede ser consumido o utilizado de forma tópica. Además de calor, vale aclarar que es un aditivo irritante, por lo que no podrás utilizarlo sobre piel lastimada, con erupciones, eczemas, etc.

Para realizar este aceite de chiles, necesitarás:

  • 10 chiles rojos frescos.
  • 2 tazas de aceite de oliva prensado en frío.
  • 1 frasco de vidrio con tapa hermética de 1 litro de capacidad.

Elaboración:

  • Lava muy bien todos los ajíes y cortar el cabo (pecíolo).
  • Pasar los chiles por una picadora de carne o procesadora de alimentos. Obtendrás aproximadamente una taza de chile triturado.
  • Verter dentro del frasco limpio.
  • Vierte todo el aceite de oliva sobre el chile.
  • Tapar el recipiente y dejar reposar en un lugar oscuro y seco, por siete días. Un lugar apropiado suele ser en la parte de abajo, atrás, en las alacenas de cocina.
  • Después de una semana, filtrar la preparación y obtener sólo el aceite. (No deseches los ajíes, puedes conservarlos en el refrigerador y utilizar en diferentes preparaciones).

Tratamiento:

  • Frota las articulaciones o músculos adoloridos con un poco de este aceite de chiles.
  • Masajea por unos cuantos segundos toda el área.
  • Luego cubre con calcetines, mallas o vendajes la zona para retener el calor. En caso de ser una zona difícil de cubrir como la espalda, el cuello, los brazos , etc; realiza los masajes por más tiempo.
  • Repetir esto varias veces al día.
  • Conservar el frasco de aceite de chiles en un lugar oscuro.

Este aceite no produce quemaduras o irritación al contacto sobre piel sana. No utilizar si eres alérgico al chile. Después de un mes sentirás una mejora considerable, puedes bajar la intensidad y repetir los masajes sólo una vez a la semana. También puedes aplicarlo de forma preventiva los días que haya cambios climáticos que afecten tus articulaciones.