,

Conoce las mejores técnicas para sacar los gases al bebé de manera fácil y correcta.

Sacar los gases al bebé de forma correcta es una manera de aliviarlo mientras su sistema digestivo madura. Después de los tres meses de edad esas molestias tienden a desaparecer y el bebé puede enfrentarlo de mejor forma.

Recordemos que mientras nuestros bebés comen o lloran tienden a acumular aire en su estómago, lo cual es normal mientras madura su sistema digestivo. Este aire les provoca cierta incomodidad en su vientre. Es probable que tu bebé hasta llore por dicha incomodidad ya que la acumulación de aire que no puede liberar causa inflamación. Si esto se convierte en molestia probablemente esté teniendo cólicos. Por eso es muy importante conocer la forma correcta de sacar los gases al bebé.

Los bebés que maman también acumulan gases, se supone que en menor cantidad que aquellos que toman biberón. Eructar les ayudará a expulsar ese aire cuando están siendo alimentados. Si no lo hace frecuentemente, el exceso de aire tragado puede hacerle regurgitar la leche y hacer, en consecuencia, que el bebé esté inquieto. Podrás advertirlo ya que la única forma de expresar su dolor es a través del llanto. Se recomienda hacerle eructar después de cada 60 o 90 ml o antes de cambiar de pecho si estas amamantando.

¿Cuáles son las posiciones correctas para sacar los gases al bebé?

Es  importante conocer la posición correcta para ayudar a sacar los gases al bebé.

  • Sobre las piernas: siéntate y sobre tus piernas coloca al bebé boca abajo, por medio de pequeños golpecitos en su espalda y su propio peso sobre su abdomen facilitarás la expulsión de aire.
  • Sobre el pecho: ésta es la forma más común de sostener un bebé, erguido y apoyado sobre tu pecho, su cabecita debe quedar a la altura de tu hombro. Dale masajitos circulares en su espalda para estimular la expulsión de gases.
  • Sentado: cuando el bebé ya sostiene su cabecita y se mantiene sentado darles pequeños golpecitos en su espalda o masajitos en su abdomen las dos posiciones ayudan a sacar los gases al bebé.
  • Boca abajo: otra manera es sujetando al bebé boca abajo sobre tu brazo, con el brazo libre masajea suavemente su espalda con movimientos descendentes ayudaras a mover el aire en su interior.

Si tu bebé es propenso a padecer muchos gases, tiene reflujo o parece muy inquieto mientras lo estás alimentando intenta hacerlo eructar cada 5 minutos. Si no lo hace al cabo de unos pocos minutos continúa dándole de comer tranquilamente. Al finalizar cada toma hazlo eructar. Si el ruido no se produce no te preocupes tal vez haya pasado desapercibido, quizás lo haga más tarde o bien cuando lo vuelvas a poner en posición vertical.

Algunas técnicas correctas de sacar los gases al bebé.

  • Presión: sienta al bebé sobre tus rodillas, de espaldas a ti, con su cuerpo inclinado hacia adelante. Sujeta su pecho y su cabeza mientras que con una mano le frotas la espalda. La posición erguida mueve el aire hacia la parte superior de su pancita y la inclinación hacia adelante hace la presión necesaria para expulsar el aire, ayudando al bebé a eructar.
  • Mecedor: de pie, coloca al bebé boca abajo, apoyando su vientre en tu antebrazo. La otra mano ayudará a sostener su cuello y cabeza, asegúrate de que ésta esté más alta que el cuello. Pasea con él meciéndolo suavemente.
  • Masajes: hay un masaje muy conocido y efectivo que se realiza con movimientos circulares sobre su abdomen, en sentido de las agujas del reloj. Masajear su espaldita de la misma manera también puede aliviar sus molestias ayudando a sacar los gases del bebe.
  • Toalla: coloca una toalla templada sobre el abdomen del bebé y déjala ahí por 2 minutos esto también es recomendable para calmar los cólicos que producen los gases acumulados.
  • Piernas: con el bebé acostado boca arriba toma sus dos piernitas e intercalando muévelas para arriba y para abajo haciendo presión sobre su estómago. Así expulsará más fácilmente los gases.
  • Bicicleta: coloca al bebé boca arriba, toma sus piernas por los tobillos y muéveselas suavemente haciendo círculos como si pedaleara.

Hay una creencia popular que dice que nunca debes interrumpir a tu niño mientras come, esto no es verdad. Si el bebé se muestra inquieto mientras lo alimentas, detén la toma, pon en práctica algunos de estos consejos para sacar los gases del bebe y vuelve a alimentarlo cuando haya expulsado el aire. Crearás un momento agradable y placentero tanto para ti como para tu bebe.