,

Conoce los 12 signos de deficiencia de vitamina D.

La vitamina D es muy importante para nuestro organismo, sin embargo muchas personas carecen de ella y no lo saben. Principalmente, es la encargada de promover la absorción de fósforo y calcio, es decir que ayuda a fortalecer y mantener la salud general de los músculos, dientes y huesos. También ayuda a estimular y regenerar el sistema inmunológico.

En la actualidad, algunas investigaciones sostienen que la vitamina D es la mejor opción para prevenir enfermedades como la esclerosis múltiple, enfermedades cardiovasculares, infecciones bacterianas y ataques virales.

A continuación, conoce los 12 signos que pueden manifestar una deficiencia de vitamina D.

Los 12 signos principales de deficiencia de vitamina D.

1.Debilidad en músculos y huesos: Si comienzas a sentir que tienes menos fuerza, debilidad dental o dolores óseos, puedes estar sufriendo de deficiencia de vitamina D.
2.Angustia constante o depresión: Los estudios han demostrado que las mujeres con niveles bajos de vitamina D tienden a la depresión o a cargar con profundos estados de tristeza.
3.Sensibilidad corporal crónica: Las personas que padecen de dolores crónicos sin causa aparente, a menuda carecen de vitamina D.
4.Deterioro de la salud bucal: Existe una tendencia a la inflamación de encías, enrojecimiento, acumulación de placa dental con facilidad, sangrado, debilitamiento de los dientes y gingivitis.
5.Aumento en la presión arterial: La vitamina D ayuda a la salud cardíaca, estimulando la circulación sanguínea. Cuando existe una carencia, la presión arterial tiende a aumentar respecto a los niveles que normalmente presenta el paciente.
6.Somnolencia: Al no poseer los niveles adecuados de vitamina D, la persona puede presentar una baja en su energía, presentando cansancio físico, fatiga y somnolencia.
7.Cambios abruptos de humor: La vitamina D influye en la producción de serotonina. La serotonina es un neurotransmisor encargado de mantener equilibrado nuestro estado de ánimo.
8.Disminución de la resistencia en los atletas: Todos los cambios aquí mencionados inciden mucho más fuerte en la vida de los atletas, quienes sienten que la resistencia va disminuyendo abruptamente. Esto se debe a que la deficiencia de vitamina D no sólo les disminuye los niveles de energía, sino que también les debilita los músculos.
9.Si padeces sobrepeso, necesitas más vitamina D: Esta vitamina es soluble en grasa, es decir que las células grasas son las que la almacenan. Si padeces de sobrepeso u obesidad, necesitarás más vitamina D que el resto.
10.Si padeces enfermedades intestinales, puedes tener deficiencia de vitamina D: Algunas investigaciones han demostrado que las personas que poseen afecciones intestinales o que tienen problemas de intolerancia alimenticia, como la enfermedad de Crohn, celiaquía, alergia al gluten o intestinos permeables, poseen niveles más bajos de vitamina D.
11.Sudoración en la cabeza: Uno de los primeros síntomas en manifestarse ante la deficiencia de vitamina D, es la sudoración excesiva en la cabeza.
12.Las personas con predisposiciones alérgicas, reaccionan mucho peor cuando presentan una deficiencia de vitamina D, según un estudio de testeo de 6000 personas.

La vitamina del Sol.

La vitamina D es llamada la vitamina del Sol, ya que nuestro cuerpo es capaz de producirla cuando nos exponemos a la luz solar. La cantidad de tiempo de exposición depende de la edad, el color de piel, los horarios autorizados, la estación del año y cuánto protector solar utilicemos.

Como primera medida, la producción de vitamina D sólo se da cuando nuestra piel no presenta ningún tipo de protección. Idealmente, deberíamos exponernos de 10 a 15 minutos diariamente. Luego, puedes aplicar el protector solar que utilizas normalmente. En caso de que tu piel, el horario y la estación lo permitan, puedes extender este tiempo a 20 o 30 minutos.

Alimentación.

Los alimentos que contienen vitamina D de forma natural, son muy pocos. En el mercado, y debido a la gran deficiencia existente, encontrarás muchos alimentos fortificados con esta vitamina como las leches, cereales, yogur, jugos de naranja y algunos panificados.

Las fuentes naturales de vitamina D son: Salmón, sardinas, yema de huevos y camarones.

Recuerda, si presentas cualquiera de estos doce signos aquí mencionados, es necesario que realices un chequeo de rutina con un especialista. Pero, además, puedes experimentar mejoras exponiéndote al sol 10 minutos por día.