,

Consejos y trucos para plantar kiwi en el hogar. ¿Cómo hacerlo fácilmente?

Plantar kiwi en el hogar no es una tarea sencilla, aunque sumamente gratificante. Quizás lo que más tiempo te requiera es la preparación de la semilla, sin embargo, una vez en tierra, el kiwi requiere los mismos cuidados que cualquier planta. En poco tiempo estarás gozando de deliciosas frutas jugosas!!

El kiwi debe su nombre a las aves pintorescas que habitan en Oceanía. Además de ser una fruta súper deliciosa, es muy saludable para nuestro organismo. Aporta una gran cantidad de antioxidantes y vitamina C. Si deseas plantar kiwi en el hogar, presta mucha atención a los próximos consejos y sigue este paso a paso muy detallado.

Cómo plantar kiwi en el hogar.

Una de las principales desventajas de plantar kiwi en el hogar es que no está indicado para personas ansiosas: la planta tardará varios años hasta estar madura por completo. Tarda entre 5 y 9 años en dar frutos comestibles. La buena noticia es que es una especie de invierno, por lo que tolera hasta -30 C°. Los brotes se desarrollan durante la primavera y, como en cualquier planta, ellos sí son sensibles a las heladas.

Para plantar kiwi en el hogar, sigue este paso a paso detalladamente.

1. Corta el kiwi por la mitad y retira las semillas con una cuchara.

2. Pásalas por un colador para separarlas de la pulpa. Suavemente aplica presión para facilitarte la tarea. Procura hacerlo con mucho cuidado para no romper las semillas.

3. En el mismo colador, deja correr agua para lavarlas. Sécalas con un paño o papel absorbente. Déjalas sobre un papel absorbente por dos días.

4. Utiliza una bolsa plástica hermética que tenga cierre zip. Llena hasta la mitad con perlitas húmedas. Empuja las semillas para ubicarlas entre las perlitas.

5. Cierra la bolsa y llévala al refrigerador a unos 5 C°, durante 4 meses. Procura que las perlitas siempre estén húmedas. Para ello rocíalas con un poco de agua siempre que sea necesario.

6. Utiliza una bandeja para semillas, o almácigo, y cubre 3/4 partes con mezcla orgánica húmeda. Quita las semillas de la nevera y llévalas a la bandeja. Finalmente cúbrelas con más mezcla.

7. El suelo debe permanecer siempre húmedo, más no acuoso ya que las semillas pueden pudrirse. Cubre el almácigo con un plástico para retener el calor y la humedad. Controla siempre la humedad del suelo.

8. Una vez que los brotes asomen, aproximadamente 5 semanas después, quita el plástico y lleva la bandeja a una zona soleada.

9. Una vez que los plantines ya estén fuertes, traspásalos al suelo, después de la última helada del año. El suelo debe tener un buen drenaje y encontrarse en un lugar bien soleado del jardín. Además, deben estar cerca de un enrejado, pared o cerca que les permita trepar con facilidad

10. Procura quitar siempre la mala hierba que crezca a su alrededor para fortalecer las plantas. Fortifica el suelo con dos pulgadas de composta orgánica para nutrirlo.

11. Nunca permitas que el suelo se seque por completo durante el período de crecimiento y maduración de la planta. En días calurosos, debes regar un poco más que en invierno.