, ,

¿Sabías que consumir tofu es realmente peligroso para tu salud?

Comenzamos a consumir tofu creyendo que realizamos un gran cambio en nuestras vidas, en beneficio de la salud. Sin embargo, existen numerosos problemas relacionados a la industria de la soja y sus alimentos. Al parecer, nos hicieron creer que era algo saludable, cuando en realidad se trata de un producto peligroso.

Cuando todos pensábamos que consumir tofu era una decisión sabia para proteger la salud de nuestro organismo, principalmente la salud del corazón, recientes estudios confirman todo lo contrario. Al parecer, los alimentos procesados de la soja pueden ser realmente perjudiciales. Nutricionistas de todo el mundo recomiendan, si deseas cuidar tu salud, huevos orgánicos y carne de animales de pastoreo (y sus derivados lácteos), una opción poco probable para los veganos. La Dra. Daniel nos cuenta:

“En Asia las personas comen cantidades muy pequeñas de productos de soja, los cuales además son enteros. En Occidente, las industrias de alimentos procesados de soja, la separan en dos materias primas para la elaboración: aceite y proteínas. A partir de esto, el producto ya deja de ser natural o saludable”.

“Los métodos de alta tecnología actuales, no logran eliminar eficazmente los anti nutrientes y toxinas presentes en la soja. Dejan residuos tóxicos y hasta cancerígenos, originados por las altas temperaturas, ácidos, presión y disolventes derivados del petróleo”.

Las industrias gastronómicas procesadoras de soja ponen en riesgo nuestra salud al procesar la materia prima y elaborar un alimento al que se le quita sus beneficios. Estos son los peligros potenciales de consumir tofu.

Lee también: “9 ideas asombrosas de sándwiches sin pan que te ayudarán a bajar de peso”.

¿Qué problemas de salud se asocian a consumir tofu, en Occidente?

Los problemas realmente comienzan cuando tu dieta es elevada en soja. Si pruebas alguna porción de tofu esporádicamente tu salud no corre grandes riesgos. Algunos de los problemas asociados a un gran consumo de soja, son:

  • Disfunciones de la glándula tiroides.
  • Pubertad precoz y otros trastornos de desarrollo en bebés, niños y adolescentes.
  • Cáncer.
  • Daño cerebral.
  • Problemas de fertilidad y otros daños en el aparato reproductivo.
  • Alergias.
  • Problemas en el sistema digestivo.
  • Problemas cardiovasculares.

Según recientes estudios, la soja provoca un aumento en los niveles de homocisteína y no ayuda a disminuir el colesterol malo en sangre. Esto aumenta el riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca, de sufrir un accidente cerebrovascular y problemas en el crecimiento del bebé, en mujeres embarazadas.

A partir de esto, en mucho países de América, Estados Unidos es uno de ellos, se ha pedido retirar el mensaje “la soja previene enfermedades del corazón” de las etiquetas del tofu. ¿Y por qué leemos este mensaje en cada etiqueta? Porque en 1999 se realizó una declaración de propiedades saludables, asegurando que consumir tofu era seguro.

ADVERTENCIA:

  • Los bebés y niños en desarrollo son especialmente vulnerables a las hormonas presentes en la soja, no es recomendable alimentarlos con ella. Se publicó un estudio en The Lancet donde se comprobó que los bebés alimentados exclusivamente con leche de soja, reciben la misma cantidad de estrógenos que 5 pastillas anticonceptivas. Si no puedes amamantar, busca otras alternativas.
  • Las mujeres embarazadas, también corren riesgos si mantienen una dieta elevada en soja.
  • La soja contiene toxinas naturales, hemaglutatininas y biociógenos, anti nutrientes que dificultan la digestión, las funciones tiroideas e impiden la absorción de nutrientes.
  • El 80% de las semillas de soja son transgénicas.
  • El cultivo de soja en todo el mundo, es uno de los más contaminados de plaguicidas.
  • La soja es alta en fitatos, los cuales impiden la absorción de ciertos minerales como el calcio, magnesio, hierro y zinc.

Para comer soja de forma saludable, los especialistas recomiendan consumirla después de largos períodos de fermentación. Una fermentación natural supervisada correctamente, es el único proceso capaz de eliminar gran parte de los factores perjudiciales de este alimento. Deja de consumir tofu y prueba el tempeh, natto, miso y salsa de soja tradicional (la tradicional se realiza a partir de la fermentación. El mercado está plagado de salsas de soja artificiales).