¡Puedes curar el estrés naturalmente! AQUÍ ESTÁN LOS MEJORES REMEDIOS, BRINDADOS POR LA MADRE NATURALEZA!

¿SABÍAS QUE PUEDES CURAR EL ESTRÉS EN FORMA NATURAL?

Debido a que este es un problema muy común en la actualidad, decidimos recopilar los mejores remedios naturales. ¡Porque curar el estrés naturalmente es posible! Con estos consejos sentirás un cambio profundo en tu estado de ánimo. Además, conseguirás relajar el cuerpo y tranquilizar la mente.

¿Por qué el estrés es un problema cada vez más común?

Las presiones actuales nos convierten en personas enfocadas sólo a la producción. Queremos ser buenos padres, buenos empresarios, buenos empleados, buenos amigos. Sin embargo, el día continúa teniendo 24 horas, las cuales no nos alcanzan para la gran cantidad de tareas que intentamos llevar a cabo. Esas tensiones permanentes, las preocupaciones cotidianas y los problemas que todos debemos sobrellevar, nos vuelven personas apuradas y estresadas.

El estrés, según el Diccionario de la Lengua Española, es una tensión causada por situaciones agobiantes. Vivir agobiados nos afecta no sólo en lo físico, sino también mentalmente. Para gozar de buena salud, es imprescindible luchar y curar el estrés naturalmente. Algunas personas están tan acostumbradas a esa fatiga, preocupación, poco descanso y tormento, que no notan cuán estresados están. Sin embargo, cada sujeto lo vive de manera diferente. La solución, también lo es.

Probablemente, lo que te estresa a ti, no es lo que a mí me afecta. La manera de combatirlo también será diferente ya que apunta a aquellas cosas que nos hacen sentir mejor. Puede ser la meditación o el deporte, en personas más atléticas. Puede ser un paseo al aire libre o una noche de películas para los amantes del cine. Es importante conocerse en profundidad y tomar 5 minutos al día para analizar la realidad. Busca en lo profundo de tus sentimientos, ¿cómo te sientes realmente?

¿Cómo reconocer que estoy estresado?

curar el estrés naturalmente

La psicóloga Celia Antonini explica: “Imagine que el cuerpo y la mente funcionan como un sistema de alarmas. El sistema responde a cualquier cosa que ingrese a la casa. Le da lo mismo si es una mascota o un ladrón. Sólo está programada para reaccionar, no para interpretar”. Algo muy similar, ocurre con nuestro organismo.

Cuando la “alerta” del cuerpo se enciende, nuestros sistemas llevan a cabo una cadena de respuestas fisiológicas. Las mismas están “programadas” para la lucha y el escape. Una situación de estrés en el cuerpo es tomada como algo a lo que debemos escapar. Pero el organismo tampoco interpreta. Los factores que pueden llegar a estresarnos difieren de persona a persona. La clave está en cómo experimentamos cada una de las situaciones que vivimos, eso determinará cómo reaccionamos.

Fases de las situaciones estresantes

Para poder “medir” esto, la neurocientífica canadiense Sonia Lupien afirma que deben darse cuatro factores para considerar que una situación es estresante: novedad, impredecibilidad, descontrol y amenaza.

Cuando estos factores se suceden y el cuerpo se estresa, comienza a manifestarse de la siguiente manera:

  • En primer lugar, se modifica la digestión. Puede expresarse como dolores estomacales, cólicos, pérdida de apetito, etc.
  • Luego, el cuerpo necesita que le pase “algo bueno”. Cada persona da la respuesta que le satisfaga. Algunos beben un vaso de vino, fuman un cigarro, comen, etc.
  • Finalmente, si el estrés se vuelve crónica y nada lo sosega, desencadena algún problema físico. Dolores de cabeza, pérdida del sueño, diarreas. El estrés enferma y nos provoca cambios de humor, de personalidad.

Lo importante para cada uno de nosotros, es identificar las situaciones que nos agobian. Luego, interpretar las diferentes fases del estrés para poder actuar a tiempo. A tiempo, antes de enfermarnos y perder calidad de vida.

Síntomas

Una vez que decidas curar el estrés naturalmente, identifica los síntomas:

  • Cambios en el comportamiento.
  • Fatiga constante, que no se calma con el reposo.
  • Problemas para lograr concentración.
  • Falta de apetito, dolores estomacales repentinos.
  • Cefaleas tensionales (diferentes a las de la migraña).
  • Calambres musculares.
  • Angustia, tristeza y hasta depresión.
  • Temores inexplicables.
  • Necesidad de ayuda, desesperación.
  • Insomnio o problemas para conciliar el sueño, diariamente.

También puede interesarte: “10 señales que envía tu cuerpo ante los elevados niveles de cortisol”

¿Cómo curar el estrés naturalmente?

Además de las diferentes actividades de ocio, esparcimiento o recreación que te den placer (y que es muy necesario que lleves a cabo), te contamos algunas medicinas naturales. Las mismas están elaboradas para provocar reacciones de placer en el cuerpo, ayudando a segregar serotonina (hormona del bienestar) y contrarrestar el cortisol (hormona del estrés).

Relajar

Una manera de curar el estrés naturalmente es a través de la relajación y ayudándonos con aromaterapia. Durante el día:

  • En una cacerola, coloca 2 litros de agua y lleva a fuego fuerte. Cuando rompa en hervor, agrega un puñado de azahares. Inmediatamente, tapa el recipiente, apaga el fuego y deja reposar hasta que temple. Finalmente, filtra el líquido y coloca en frascos difusores de aroma o en hornos para esencias. Si no cuentas con estas herramientas, una vez que agregues las flores, baja al mínimo el fuego y deja que el aroma invada toda la casa.

Durante la noche:

  • Repite el mismo procedimiento antes mencionado. Cambia las flores por 40 gotas de aceite esencial de lavanda. La lavanda ayuda a descansar y conciliar el sueño rápidamente. Mejora la calidad del reposo nocturno.

Infusión para mejorar los problemas gástricos

Recuerda acabar con los síntomas primarios, si deseas curar el estrés naturalmente:

  • Pon a calentar 1 litro de agua.
  • Cuando hierva, agrega 500 g de lechuga fresca. Deja cocinar por 5 minutos.
  • Retira del fuego y filtra el preparado.
  • Bebe cada vez que sientas malestares. O dos veces al día (antes de cada comida) cuando se trata de estrés crónico.

Calmar los nervios

Si sientes un nerviosismo incontrolable, puedes consumir una mandarina. Las mandarinas aportan nutrientes capaces de controlar los nervios y promueven la liberación de serotonina. En caso de padecer estrés crónico, procura consumir al menos 2 mandarinas diarias.

Equilibrar el sistema nervioso

Para equilibrar el sistema nervioso, puedes consumir apio. Ya sea cocinado o crudo, es un gran alimento para el cuerpo. Consume tiras de apio con pasta de almendras, aguacate, junto con un rico guacamole, o un puñado de frutos secos. Todos estos alimentos son ricos en grasas saludables que también fortalecen el sistema nervioso y nos aportan muchísima energía para sobrellevar el día a día.