,

Por esto es que debes evitar el castigo en los niños. ¡ES IMPORTANTE PARA SU EDUCACIÓN!

Con los años hemos podido entender por qué es necesario evitar el castigo en los niños. Si nuestro propósito es educar, jamás un castigo educa. Sólo reprime, da temor y no presenta una consecuencia lógica a la acción del pequeño. Un especialista en educación respetuosa nos explica por qué es tan importante educar desde el ejemplo.

El error más común.

Creer que el castigo debe formar parte de la educación de los niños es uno de los errores más comunes. Esto es porque durante años se ha sostenido y ha formado parte de nuestras vidas. La mayoría de nosotros lo vivimos en nuestra infancia como una “técnica” normal.

Evitar el castigo en los niños es una forma de educación respetuosa. Es tratar a tus hijos como te gusta que te traten a ti mismo. El castigo aleja, no fortalece las relaciones, fomenta la desconfianza y deja ver que, como padres, aún no contamos con las herramientas necesarias. Cuando le dices a tu hijo “si no traes buenas notas no podrás ir a ese cumple” estás fomentando una reacción. El niño no entiende de responsabilidades u obligaciones. Sólo reacciona a la amenaza con el objetivo de asistir a tan ansiada fiesta.

Castigos físicos, castigos psicológicos.

  • CASTIGOS FÍSICOS: Son los más conocidos por todos ya que, en su mayoría, los sufrimos de pequeños. Las nalgadas, los tirones de oreja, zamarreos, etc. A este tipo de castigos hay que erradicarlos por completo. Si no le harías esto a tu pareja, a tu madre o a tu padre, ¿por qué sí a tu hijo?
  • CASTIGOS PSICOLÓGICOS: En este caso, se abarcan las actitudes que diariamente presentamos frente a nuestros hijos. Implica amenazar, chantajear, ignorar, mentir, gritar, atemorizar, etc.

La mejor manera de evitar el castigo en los niños es a través de la comprensión. Ponernos en el lugar de nuestros hijos, hablarles con claridad y, especialmente, con respeto. Somos sus mayores ejemplos. A través de la violencia sólo les enseñamos a que los problemas se solucionan con una nalgada. Algo que, de adultos, sabemos que está muy mal.

Nuestros hijos deben saber que en nosotros pueden confiar, no deben tenernos miedo. Brindarle soluciones, herramientas y plantear consecuencias lógicas a sus actos son la mejor manera de educación.

Evitar el castigo en los niños es necesario para una buena educación.

Si aún crees que “una nalgada a tiempo” es capaz de educar, te contamos cuáles son las consecuencias del castigo en la vida de los niños:

  • Los hijos actúan por sumisión. Los hijos aprenden a ser sumisos, a actuar sin pensar en las consecuencias, a cumplir órdenes sin analizarlas. Viven con el objetivo de agradar a los demás y tienen dificultades a la hora de tomar sus propias decisiones.
  • Retrasa el conocimiento de uno mismo y afecta la autoestima. Si no recibes respeto desde pequeño, si no te tratan como mereces, tu autoestima se ve gravemente afectada.
  • Origina ansiedad, temor y frustración. Si no te permiten errar o acertar, si no confían en ti, si no atienden a tus estados emocionales, a la larga se genera una gran frustración.
  • Problemas en las relaciones sociales. La frustración, el temor al castigo. los problemas de autoestima y la falta de claridad para tomar decisiones, afectan a la vida social.